5 errores que se cometen al iniciar una estrategia online - Ideas para tu Empresa
[wpdreams_ajaxsearchlite]

5 errores que se cometen al iniciar una estrategia online

Lectura: 4 min | 24 Feb 21

Es una realidad que es obligatorio estar informado de las actualizaciones que ofrecen el mundo digital para los autónomos en la actualidad. Sin embargo, para algunos profesionales es todavía un reto saber implementar una estrategia adecuada para su proyecto. En este post te mostramos los 5 errores más comunes que se cometen a la hora de poner en marcha un perfil más digital de la empresa.

La presencia corporativa en redes sociales hace tiempo que ha dejado de ser una alternativa para convertirse en una necesidad. Los consumidores esperan encontrar un perfil en redes de cualquier negocio, incluso como forma de conocer mejor a qué se dedica y qué ofrece. De hecho, más del 60% busca información en Internet antes de decidir sobre su compra.

Este dato revela que las marcas, independientemente de su sector de actividad o tamaño, deben estar presentes en el escenario virtual. No obstante, la presencia por sí misma ya no es suficiente, pues es algo que se da por hecho. Los consumidores esperan, además, encontrar en estos perfiles contenido relevante, que no sea de carácter únicamente comercial, que incluso actúen como prescriptores de referencia, etc.

Las altas expectativas que tienen los usuarios acerca de la presencia de los negocios en redes elevan la importancia que las marcas deberían dar a estos espacios. Es necesario adoptar una estrategia adecuada para satisfacer estas expectativas, y para ello es preciso no caer en algunos errores comunes al iniciarte en el espacio virtual. A continuación, te contamos cuáles son los aspectos que debes evitar.

  1. La omnipresencia en redes, poco recomendable

Tener un perfil de redes es importante, pero no necesariamente hay que tener presencia en todas las redes. Cada plataforma tiene unas características, unos objetivos y un target diferente. Por tanto, no todas son igualmente válidas para cada negocio. Para saber en qué redes necesitas estar debes valorar los siguientes aspectos:

  • Qué objetivos quieres conseguir: si tu meta es de carácter relacional, establecer una red de contactos o crear comunidad, probablemente te interese más estar en LinkedIn o Facebook. Si, por el contrario, tienes un objetivo puramente comercial, Instagram puede ser más adecuada.
  • Tipo de negocio: la actividad que desarrolles también puede influir en la elección de una u otra red. Mientras que Instagram o Twitter suelen responder más a marcas B2C, LinkedIn y Facebook están más pensadas para el B2B.
  • Target: así como la naturaleza de tu negocio te ayuda a orientar tu estrategia en redes, también lo hace el tipo de público al que te quieras dirigir. Siguiendo la misma línea anterior, si tu audiencia objetivo es un público más joven, probablemente optes más por Instagram o TikTok.
  1. Utilizar los canales digitales solo como un escaparate

Las empresas cuyo contenido digital es exclusivamente de carácter comercial suelen generar más rechazo que aquellas que, además, aportan un valor añadido. Si consigues que los usuarios digitales te vean como un referente sectorial, tendrás más probabilidades de que se interesen por tu producto o servicio. Si, por el contrario, les abrumas con publicidad comercial, ofertas y descuentos constantemente, puedes arriesgarte a que dejen de seguirte.

Una buena opción puede ser incluir en tu web un blog en el que compartas contenido de interés sectorial: estudios de referencia, noticias de actualidad e información de interés, como nuevas normativas legales, fusiones importantes, etc. Igualmente, en redes sociales también deberías combinar contenidos comerciales con este tipo de informaciones que te elevan a una posición de referente en el mercado. De esta forma, tanto tus clientes como los potenciales acudirán a tu perfil en busca de información.

En esta línea explica Ismael Teijón, emprendedor y experto en marketing para Pymes, por qué es tan importante tener una presencia online optimizada.

 

  1. No realizar una búsqueda de keywords relevantes

El contenido que crees en las plataformas y espacios virtuales no solo debe responder a las expectativas de tus usuarios. También debe seguir una función SEO-friendly; es decir, incluir aquellas palabras clave que ayuden a posicionarte en buscadores. Cuanto mejor posicionamiento consigas, más probabilidades tendrás de aparecer en búsquedas de clientes potenciales. Por tanto, es aconsejable que dediques un tiempo a indagar sobre qué keywords debes repetir en tus artículos de blogs y en las páginas de tu web para optimizar el SEO.

  1. Diseño de web no adaptado para móviles

Seguramente habrás oído en alguna ocasión que una web debe ser “responsive”. Esto significa que su visualización debe adaptarse a diferentes formatos: ordenador, móvil, tablet, etc. Es fundamental tener en cuenta esta eventualidad, pues una mala experiencia de usuario puede truncar la captación de un posible cliente. Piensa que más del 50% del tráfico de Internet a nivel mundial procede de dispositivos móviles. Si el diseño de tu web no se visualiza bien en estos equipos, no solo predispondrás negativamente al usuario, sino que además dará una imagen de desconocimiento digital que no se corresponde con el momento que vivimos.

  1. Responder solo a las opiniones positivas

Conseguir que tus clientes escriban una reseña positiva sobre tu negocio es tu objetivo primordial, pero puede haber ocasiones en las que te encuentres con opiniones negativas. Es muy fácil responder a una crítica positiva; no tanto a una negativa, si bien es incluso más importante. Cuanto más te intereses por su experiencia, más opciones tendrás de conseguir que te den una segunda oportunidad. Preocúpate de responderles y de comprobar por qué su experiencia no ha sido buena, pide disculpas y comprométete a mejorarla la próxima vez. Evita responder de forma prepotente o ignorar el comentario, pues no es una actitud que los usuarios perciban como adecuada y puede influir negativamente en potenciales clientes.

La estrategia digital de tu negocio es tan importante como la comercial; de hecho, puede incluso ser una extensión de la misma. Por ello, te recomendamos que le dediques tiempo y que definas las acciones más adecuadas para optimizarla. De lo contrario, estarás desaprovechando una ventana que te puede abrir muchas posibilidades de negocio por simple dejadez o desconocimiento.