[wpdreams_ajaxsearchlite]
7 consejos para reducir los gastos del autónomo

7 claves para reducir los gastos del autónomo

Lectura: 5 min | 5 Feb 19

Con el incremento reciente de las bases de cotización, y por ende de la cuota, muchos autónomos estarán pensando: “toca pagar más”. Y por lo tanto, compensar ahorrando en otros gastos. En este artículo os dejamos con las claves para reducir los costes más habituales.

Pagar a proveedores, a colaboradores, invertir en mejoras en el local o en la web, suministros como el agua y la electricidad, la gasolina… todos los meses, las facturas llaman a tu puerta. Indefectiblemente. Y ahora, además, la cotización ha subido y, con ella, la cuota. Así que muchos de los más de 3 millones de trabajadores por cuenta propia españoles tendréis un pensamiento común: ¿cómo reducir los gastos del autónomo?

Si de algo estamos seguros es de que no existe una fórmula mágica, válida para todos y en todas las situaciones. Sin embargo, sí se pueden establecer una serie de medidas generales destinadas a recortar los gastos del autónomo. Concretamente, queremos darte 7 claves que pueden ayudarte. Quizá no todas sean aplicables a tu caso, pero sí, al menos, varias de ellas:

1. Control de gastos

Se suele decir que lo que no se mide no se puede mejorar. Y también, que hasta un reloj parado acierta dos veces al día. Por eso, aunque creas tener en tu cabeza la estimación perfecta y pienses que no es necesario tener un control absoluto de los gastos, será mucho más fácil recortarlos si los tienes totalmente identificados. Seguro que te llevas más de una sorpresa.

Por esto, la primera recomendación es clara: controla tus gastos al detalle, los fijos y los eventuales. Es el paso inicial para ser consciente de cuáles son los gastos que puedes recortar, los que puedes renegociar y aquellos que son compensables, o no, con los ingresos esperados.

Nuestra sugerencia es que todos los movimientos queden registrados y que haya una persona que, entre sus funciones, tenga la del control del gasto. Por eso, esta plantilla puede servirte para ver cómo va tu negocio en el equilibrio ingresos-costes y cuáles puedes reducir.

2. Deducciones de los gastos del autónomo

Un punto clave en un plan de ahorro y reducción de gastos de un trabajador por cuenta propia es saber, al pie de la letra, qué desembolsos son deducibles según la legislación vigente. En este sentido, en los últimos años se han producido cambios que conviene tener muy en cuenta. Por ejemplo, desde hace algunos meses puedes deducirte el IRPF de las dietas y la manutención, siempre y cuando:

  • Sea un gasto vinculado a tu actividad y generado en días laborables
  • Estés en posesión de la factura asociada al gasto
  • El abono se haya realizado de forma telemática

Pero los de dietas no son los únicos gastos del autónomo deducibles. Entre otros, entran dentro de esta categoría los realizados en el extranjero, la cuota, los gastos bancarios, algunos tributos, las primas de seguros, los salarios o los asociados a contratos mercantiles, todos ellos sin necesidad de justificarlos con una factura; y otros que sí deberán contar con justificante, como el alquiler del local, los gastos de mantenimiento y conservación, los asociados a profesionales externos o el teléfono móvil, entre otros. También, por supuesto, los gastos del vehículo.

Desgravar todos estos gastos puede ayudarte a equilibrar tus cuentas a final de mes y al cierre del ejercicio, pues pagarás menos impuestos.

Cómo reducir los gastos del autónomo

3. Si necesitas contratar, contempla las bonificaciones

Es posible que necesites una, o varias, manos en tu negocio. Será en ese momento cuando debas plantearte contratar. Pues bien, puedes hacerlo de la manera usual, teniendo en cuenta, eso sí, los costes vinculados a la contratación (puedes calcularlos con esta plantilla), o valorar algunos de los supuestos en los que existen bonificaciones para esta operación. Lo cierto es que, tras el último Real Decreto Ley, se han derogado algunas de estas ayudas, por lo que no está de más repasar cuáles son los supuestos que actualmente están bonificados:

  • Personas con discapacidad
  • Víctimas de la violencia de género o del terrorismo
  • Familiares de hasta segundo grado de consanguinidad
  • Personas en exclusión social
  • Beneficiarios del Sistema Nacional de Garantía Juvenil
  • Desempleados menores de 30 años en situación de desempleo y con contrato de formación
  • Contratos de prácticas, sustitución o relevo a trabajadores procedentes de ETT en empresas de menos de 50 trabajadores

4. Planifica el ahorro

Comenzar el ejercicio estimando los ingresos del año no es algo extraño. De hecho, raro es que un emprendedor o autónomo no lo haga. Sin embargo, no todos elaboran un plan de ahorro. Esta herramienta será muy útil no solo para saber cuándo podrás tener el suficiente dinero disponible para hacer una inversión o abrir una nueva línea de negocio, sino también para controlar tus gastos de forma más pormenorizada y, sobre todo, de forma más consciente. Porque el plan de ahorro depende tanto de los ingresos como de los gastos.

Queremos facilitarte esta gestión, así que te dejamos esta plantilla para llevar al día tu ahorro. Te permitirá ir ajustando tus gastos en función de los objetivos de ahorro de cada mes.

5. Permanece atento a las posibles bonificaciones que te puedan corresponder

Aunque seguro que ya lo tienes en el radar, lo cierto es que el colectivo de los autónomos cuenta con diversas bonificaciones. Estas dependen de múltiples factores o situaciones. A continuación detallamos algunas. Si estás en una de estas casuísticas, has de saber que acogiéndote a ellas puedes reducir tus gastos impositivos:

  • Tarifa plana del autónomo. Hasta el pasado mes de diciembre se pagaban 50 euros al mes. Con el nuevo Real Decreto Ley, la tarifa plana sube a 60 euros. A pesar del incremento, está lejos de los 283,3 euros mensuales que paga un trabajador por cuenta propia que cotice por la base mínima
  • Mujeres menores de 35 años u hombres menores de 30, también pueden aprovecharse de la tarifa plana
  • Baja de maternidad y paternidad
  • Autónomos con discapacidad en un grado mayor o igual al 33%
  • Víctimas de la violencia de género o el terrorismo
  • Trabajadores por cuenta propia del sector agrario
  • Autónomos colaboradores o familiares
  • Autónomos pluriempleados

6. Digitaliza la publicidad y la gestión diaria

La Digitalización no figura entre las principales preocupaciones de los autónomos, profesionales y pequeñas empresas. Así lo atestigua el Estudio de Digitalización del Observatorio Vodafone de la Empresa. Sin embargo, sí está entre sus prioridades ser sostenibles económicamente. Y eso pasa por reducir los gastos del autónomo, algo a lo que puede contribuir, y mucho, digitalizar algunos de tus procesos y tareas.

Por ejemplo, dejar atrás lo archivadores llenos de contratos y documentación de clientes para almacenarlos en Google Drive o en un CRM gratuito como pueden ser Zoho o Suma, pues ambos disponen de versiones sin coste. Con esta medida ahorrarás en papel, pero también en material de oficina. En la misma línea, digitalizar tus facturas tendrá los mismos beneficios.

Además, ya sabrás que hay muchos trámites con la Administración que ya puedes realizar de forma telemática. Por ejemplo, a través del Sistema RED. Así, evitarás desplazamientos a las sedes de AEAT y Seguridad Social, con el ahorro en billetes de transporte público o gasolina que conlleva.

Por último, si estás decidido a publicitar tus servicios, recuerda que las redes sociales son un canal muy efectivo. A buen seguro, más que otros tradicionales como las cuñas en radios locales o la cartelería. Ten en cuenta que las posibilidades de segmentación para llegar al público objetivo que tienen las plataformas sociales no las tienen otros medios. Será, por lo tanto, una manera de anunciarse más efectiva, más económica y con mayores posibilidades de retorno. Te damos algunas pistas para crear tu primer anuncio en Facebook e Instagram.

7. Ahorro energético y en suministros

Este punto quizá sea el más conocido entre todos los autónomos que, como tú, quieren o deben reducir sus gastos. Sin embargo, no está de más recordar que es necesario, siempre que sea posible, destinar una parte de tu tiempo a buscar y comparar cuáles son los mejores proveedores de energía y las ofertas que más se ajustan a tus necesidades. El energético es uno de los costes más importantes para los negocios, por lo que toda ayuda es poca para recortar.

Además, implementar en tu oficina o local una serie de buenas prácticas te ayudará a disminuir los costes. En este post te dábamos 15 claves.

Aplicar estas 7 claves o todas las que sean posibles al día a día de tu negocio te permitirá cumplir con un propósito tan recurrente como difícil de conseguir: pagar menos para mejorar la rentabilidad.

Suscríbete a nuestra Newsletter y recibe los artículos en tu email.