[wpdreams_ajaxsearchlite]

Autónomo TRADE: Ventajas y desventajas

Lectura: 2 min | 1 Ago 17

En un tejido empresarial como es el español, donde autónomos y Pymes son mayoría, una nueva forma jurídica está emergiendo, el Trabajador Autónomo Económicamente Dependiente, conocido normalmente como autónomo TRADE.

Se trata de una figura cada vez más común en sectores como la programación o el desarrollo informático y que, por su especial naturaleza, cuenta con una mayor protección que el resto del cuerpo autónomo, si bien está sometido a una mayor incertidumbre laboralmente hablando.

Pero, ¿qué es exactamente el autónomo TRADE?

Comenzando por el principio, el trabajador por cuenta propia, para poder optar a ser TRADE, tiene que cumplir dos requisitos principales:

  • Depender económicamente de un cliente en al menos el 75% de tus ingresos.
  • No contar con trabajadores por cuenta ajena.

Estamos, por lo tanto, ante una persona física que dedica la mayor parte de su jornada laboral a satisfacer las peticiones de un cliente concreto, del que percibe la mayor parte de sus ingresos por rendimientos de trabajo y actividades económicas o profesionales.

Como antes hemos comentado, el autónomo TRADE tiene una protección especial derivada de esa dependencia prácticamente total, circunstancia esta que, por otro lado, le resta capacidad de reacción si pierde ese cliente principal.

Ventajas de ser un Trabajador Autónomo Económicamente Dependiente

Para ser autónomo TRADE, lo primero que debes hacer es entregar un contrato que acredite tu situación de dependencia en la oficina del Servicio Público de Empleo Estatal o SEPE. Este documento deberá justificar también las horas que se dedican a los proyectos de la empresa que es tu cliente principal, incluyendo las horas extra y el salario.

Al estar dado de alta como TRADE, tendrás una serie de ventajas asociadas, las cuales se encuentran recogidas en la Ley 20/2007 de 11 de julio del Estatuto del Trabajo Autónomo. Entre ellas, podemos destacar:

  • Derecho a contar con un descanso anual de, al menos, 18 días hábiles.
  • Permiso de maternidad y paternidad sin necesidad de contar con el periodo mínimo de cotización de 180 días habitual.
  • Posibilidad de recibir indemnización por daños y perjuicios.
  • Cobro de prestación por desempleo, en caso de que el cliente incumpla de manera no justificada su contrato.
  • Derecho a descuento en los pagos a la Seguridad Social para TRADE menores de 30 años.

Asimismo, el contrato entre un autónomo económicamente dependiente y su cliente principal incluye todas las condiciones de la relación laboral, acotando los plazos de facturación y forma de pago de los montantes acordados.

Inconvenientes de ser un Trabajador Autónomo Económicamente Dependiente

Sin embargo, no todo son ventajas. Acogerse a esta figura tiene también una serie de limitaciones:

  • Imposibilidad de contratar trabajadores o subcontratar alguna de sus funciones.
  • No puede disponer de infraestructuras propias, como por ejemplo una oficina, software, materiales…
  • Las cuotas a la Seguridad Social e impuestos corren de su cuenta, no de la empresa que le contrata.
  • Las vacaciones no serán remuneradas.
  • El contrato no fija las fechas máximas de trabajo ni de descanso entre distintas jornadas. Tampoco los días festivos de descanso marcados por ley.

Ahora que ya conoces las particularidades del TRADE y los requisitos para serlo, además de sus ventajas y desventajas, puedes decidir si es la forma jurídica que más te conviene o si, por el contrario, prefieres seguir como trabajador autónomo común.

Suscríbete a nuestra Newsletter y recibe los artículos en tu email.