Autónomos: cómo atraer inversores para tu negocio
[wpdreams_ajaxsearchlite]

Autónomos: cómo atraer inversores para tu negocio

Lectura: 5 min | 7 Sep 20

Ser emprendedor significa tener capacidad de liderazgo, desarrollar la creatividad, mostrar iniciativas y proactividad… Pero también requiere tener poder de convicción para captar negocio exitosamente. Iniciar un negocio propio implica conseguir financiación para el mismo, y una opción recurrente es convocar rondas de financiación y atraer inversores dispuestos a impulsar tu actividad. A continuación analizamos algunas claves para lograr despertar su interés.

Tener una buena idea de negocio no es suficiente para desarrollarla; hace falta un respaldo económico que lo permita. Aunque existen diferentes fórmulas, una de las más habituales es acudir a rondas de fondas de financiación y captar la atención de potenciales inversores. Si consigues presentar tu idea de forma atractiva tendrás más posibilidades de contar con un llamado ‘Business Angel’.

Se trata de un inversor con capital privado dispuesto a impulsar un nuevo negocio. Para ello no solo aporta financiación, sino que además puede compartir su propia experiencia como empresario y orientarte en base a ella. Este activo intangible puede ser incluso más valioso que la financiación en sí misma, si bien ésta es necesaria para ejecutar el negocio.

La importancia de resultar atractivo en una primera impresión es muy elevada. Como creador de tu negocio tienes la idea muy clara en tu cabeza. El reto es transmitirla a un tercero que no tiene ningún tipo de involucración en el proyecto y convencerle de que debe invertir en él. Un contexto en el que debes tener una estrategia bien definida. A continuación te damos algunas claves que te ayudarán a ello.

Consejos para atraer la atención de inversores

La dificultad de convencer a un ‘Business Angel’ radica en cómo traslademos nuestra idea de forma que resulte suficientemente atractiva desde un primer momento. Estas son algunas de las cuestiones que debes tener en cuenta:

  • Aclara qué tiene tu negocio distinto al resto: para convencer a alguien tienes que intentar ponerte en su lugar. Aunque para ti tu idea es única, los inversores están acostumbrados a ver multitud de propuestas de negocio, y lo que buscan es un elemento diferenciador al que le vean el suficiente potencial como para llevarlo a cabo. En este sentido te recomendamos analizar objetivamente tu modelo de negocio e identificar aquellos aspectos en los que sea realmente innovador. Debes transmitir al potencial inversor que lo que tú ofreces es único.
  • Escalabilidad, crecimiento y rentabilidad, claves para convencer: son tres conceptos muy comunes en la jerga de los inversores con los que te recomendamos familiarizarte. Una idea que resulte convincente debe reunir estas tres características: que sea escalable, que tenga potencial de crecimiento y que además sea rentable. Para medir estos factores es útil analizar cómo es el mercado al que nos dirigimos. ¿Es un mercado grande o más concentrado y pequeño? ¿El target es joven? ¿Es un nicho que me permita expandirme fácilmente o dicha expansión requeriría muchos más recursos y gastos? Este es el tipo de preguntas que es probable que se planteen los inversores.
  • La digitalización y la tecnología como ADN de la idea: los empresarios que se dedican a impulsar otros negocios miran siempre las tendencias que marcarán el panorama empresarial a medio o largo plazo. Por ello tu idea proyectar esta visión global y 360º tan cotizada hoy en día, y ello significa cimentarla en una base digital importante. Hoy en día es poco probable que un negocio en el que la tecnología no tiene un papel relevante consiga captar la atención de muchos inversores.
  • Presenta un equipo de trabajo óptimo: un buen planteamiento de negocio debe ser posteriormente ejecutado de forma impecable. Los Business Angels suelen fijarse mucho en qué personas componen el equipo, cuál es su experiencia previa y, en definitiva, cómo es su perfil. Es tan importante tener un equipo experimentado como contar con gente que tenga iniciativa, capacidad de aprendizaje y creatividad, entre otros factores. En este caso no se realiza tanto una valoración cuantitativa, sino cualitativa, así que potencia a tu propio equipo.

Cómo plantear una ronda de inversión

Una de las fórmulas más habituales que tienen los nuevos autónomos para captar financiación es acudir a lo que se llama una ronda de inversión. Se trata de un proceso en el que una empresa, generalmente incipiente o muy reciente, consigue incorporar a nuevos inversores al negocio. Automáticamente estos pasarían a ser socios y a formar parte del capital social de la empresa. La gran pregunta es qué hay que hacer para levantar una ronda de inversión, es decir, para conseguir financiación. No hay un truco mágico para esto, pero sí hay ciertos factores que pueden ayudarte a transmitir una primera imagen perfecta que anime a tus oyentes a invertir en tu idea.

Lo primero que debes saber es que existen dos tipos de rondas de financiación. Las llamadas «Rondas A» son aquellas en las que una empresa nueva, generalmente startup, establece un primer contacto con inversores para conseguir capital. Por su parte, las «Rondas B» son para las empresas que ya generan rentabilidad y que buscan aumentar sus beneficios.

  • Prepara toda la documentación necesaria. Cuanta más información tengan los potenciales inversores menos dudas les surgirán. En este punto es importante presentar costes, flujos de caja, objetivos de ventas, estados financieros, evaluación legal de la empresa, contratos, avales, etc. El objetivo es mostrar la máxima transparencia ante las personas que podrían convertirse en tus socios. Piensa que, en caso de levantar la ronda, tendrás que rendirles cuentas obligatoriamente.
  • Estudia los perfiles de los inversores y dirígete a los más estratégicos. Es posible que no todos los empresarios se ajusten a tu modelo de negocio porque no compartan tu filosofía, porque estén acostumbrados a otro tipo de sectores o por cualquier otro motivo. Por ello, es más recomendable analizar quiénes son los inversores que, por sus características, se adecúan más a tus necesidades antes que probar suerte con todos. La búsqueda cualitativa debe ser bilateral.
  • Crea una presentación visual, clara y amena. Es muy difícil plasmar en una presentación con límite temporal todo lo que te gustaría destacar de tu negocio. Lo importante es centrarte en aquellos aspectos clave para captar la atención de tu público y hacer hincapié en ellos.
  • Sé coherente con los atributos y valores de tu marca. Mantener coherencia con respecto a los aspectos que caracterizan a tu empresa es fundamental para transmitir confianza y credibilidad. Por ejemplo, si tu negocio es muy digital y creativo en el que el equipo está formado por gente joven, quizá no tenga mucho sentido presentarte como una empresa conservadora o ponerte una corbata. La esencia de tu negocio debe corresponderse con la tuya propia, lo cual incrementa tu atractivo hacia los inversores.

Levantar una ronda de financiación es una gran responsabilidad de la que depende, en muchos casos, la ejecución o no del proyecto. Por ello es importante dedicar el tiempo necesario a prepararla adecuadamente y a definir una estrategia ganadora. Tener claro los mensajes que quieres transmitir, potenciar tus fortalezas y ser transparente con respecto a tus debilidades pueden ayudarte a captar la atención de los inversores. Por último, es importante que no te vengas abajo si no lo consigues a la primera. De hecho, lo más probable es que pases unas cuantas rondas de financiación en las que no logres nada, pero que te servirán para coger experiencia. No todo es como empieza, sino como acaba.

Suscríbete a nuestra Newsletter y recibe los artículos en tu email.