[wpdreams_ajaxsearchlite]
cerrar en agosto

Cerrar en agosto ¿compensa?

Lectura: 3 min | 3 Jul 17

Los autónomos y los empresarios en general -excepciones aparte como las empresas del sector turístico- ven cómo, en los meses de verano, su carga de trabajo disminuye. Este descenso es especialmente pronunciado durante el mes de agosto, 31 días en los que la mayoría de proveedores y clientes suelen “bajar la persiana” y tomarse unos días de vacaciones.

Considerando este aspecto, la bajada de la demanda y la necesidad de cuadrar las diferentes agendas para no cerrar y seguir dando servicio a los usuarios que todavía queden en la ciudad podría, incluso, llegar a perjudicar a tu negocio.

Contratar temporalmente a un profesional durante tus vacaciones puede ser una opción interesante para mantener tu negocio abierto todo el año, pero si la demanda de tus bienes y servicios cae en picado durante el periodo estival quizá debas plantearte si te conviene parar tu negocio para, al menos, reducir los gastos en la medida de lo posible. Hay que tener en cuenta que, seguramente, las ventas caerán, no así los costes de algunos servicios.

Ventajas de cerrar en agosto tu negocio

Cerrar durante el mes vacacional por excelencia, agosto, puede ser una buena opción si:

  • Cuentas con un buen colchón de ingresos obtenido en los meses anteriores, pues aunque no ingreses, tampoco gastarás.
  • Quieres ahorrarte algunos costes de funcionamiento como: el coste de los equipos, el aire acondicionado, la luz, el agua, el gas, el coste de las materias primas o, incluso, si el cierre de tu negocio va unido a tu baja del RETA, el pago de la cuota de autónomos.
  • Quieres, o necesitas, tener unas vacaciones reales, tanto para ti o para tus trabajadores. Permitirte desconectar y mejorando la productividad del servicio a la vuelta de las mismas. Esta decisión tiene, además, el importante aliciente de que te ahorrará tener que planificar las ausencias de tus colaboradores o trabajadores y estar pendiente de cuándo se van de vacaciones.
  • Quieres dar un giro o hacer cambios en tu negocio. Imaginemos que debes hacer reformas en tu local o mudarte de una oficina a otra, ¿cuándo mejor que en agosto? Seguro que menos clientes echan de menos ver el negocio abierto. Además, es más comprensible para ellos un cierre en ese mes que en otros.
  • Necesitas formarte en alguna nueva disciplina: idiomas, mundo online, ventas, comunicación… Si este aprendizaje requiere de un tiempo que no puedes compaginar con la actividad diaria de tu negocio, agosto es sin duda un buen momento para planteárselo.

Eso sí, si finalmente decides cerrar en agosto, debes planificarlo bien antes. Es importante dejar al día todos los proyectos y la contabilidad de tu empresa, organizando tanto la salida como la llegada, así como hacerte cargo de tus obligaciones con Hacienda –puedes solicitar días de cortesía para que no te envíen notificaciones durante un máximo de 30 días-.

Desventajas de cerrar tu negocio en agosto

Indudablemente cerrar unos días en agosto puede ayudarte a mejorar tu balance de ingresos y gastos al reducir los derivados de la apertura y las necesidades de personal. Sin embargo, no todo es ahorro, puesto que deberás hacer frente a varios costes que, aunque decidas cerrar, se mantendrán invariables y sin ningún ingreso con el que compensar durante el período de cierre. Algunos de estos costes son:

  • Cuota de autónomos, si decides no darte de baja del RETA.
  • Alquiler del local u oficina
  • Consumos mínimos

Es posible que, aunque tú hayas decidido tomarte unos días, sean las propias necesidades de tus clientes las que te impidan cerrar, pues ellos no lo harán y necesitan un servicio habitual o especial en esa época. Irte de vacaciones significaría perderlos y que otra empresa se encargue de ser su proveedor en esa época, lo que podría desplazarte del sitio de privilegio que ahora ocupas.

Por ello, es importante que ponderes los efectos colaterales de cerrar, como por ejemplo que puedas perder alguna oportunidad de negocio en un sector de actividad que, como el turismo, la restauración o las actividades deportivas, tengan su temporada alta en agosto.

 

Suscríbete a nuestra Newsletter y recibe los artículos en tu email.