Cómo ahorrar en la factura de la electricidad si tienes un negocio de cara al público - Ideas para tu Empresa
[wpdreams_ajaxsearchlite]

Cómo ahorrar en la factura de la electricidad si tienes un negocio de cara al público

Lectura: 3 min | 24 Sep 21

El fuerte encarecimiento del precio de la electricidad ha añadido más presión a los autónomos que ofrecen sus servicios cara al público. La bajada del IVA del 21 al 10% en la luz no ha servido para frenar el exponencial incremento de este coste entre los profesionales. Pendientes de las nuevas medidas que ha prometido el Gobierno para aliviar la factura, intentaremos ayudarte con algunos consejos útiles para que tu gasto energético no condicione tus ingresos a final de mes.

Calentadores, cámaras frigoríficas, escaparates, rótulos luminosos, luces o secadores de pelo, son algunos de los elementos imprescindibles para miles de negocios que deben estar funcionando en las horas en que la electricidad es más cara. Según Lorenzo Amor, presidente de la Asociación de Autónomos (ATA), los autónomos están pagando de media entre 200 y 300 euros más respecto al año pasado. Entonces, ¿cómo podemos ahorrar sin dejar de dar un buen servicio?

Aunque las facturas de luz de las Pymes o empresas se componen de los mismos elementos que los de un hogar convencional, debes tener en cuenta dos conceptos clave. Por un lado, el consumo, que es el importe a pagar por el consumo de energía realizado y que dependerá de otros factores. Por otro lado, la potencia, que será el precio que debes abonar por la potencia contratada y que variará dependiendo de las dimensiones y tipo de negocio. Es fundamental entender la información que nos proporcionan las empresas, esta comprensión te permitirá tomar una decisión sobre el servicio que quieres consumir. A continuación os damos algunos consejos sobre las iniciativas que puedes aplicar en tu día a día para que la factura de la luz no sea una amenaza para tu bolsillo:

Ajustar la potencia

En muchos casos la potencia contratada no es la más adecuada y eficiente. Por ello, es importante comprobar el contrato para ver si se ajusta a las necesidades de tu negocio. Hacer el cambio a una potencia adecuada puede suponer un ahorro medio de 300 euros al año.

Lo más normal es que lo autónomos escojan entre dos tipos de potencias dependiendo del tipo de negocio y las condiciones. Una potencia inferior a 15kW — tarifa 2.0TD — o superior a 15kW que corresponde a las tarifas 3.0TD en adelante.

A la hora de elegir la potencia, debes tener en cuenta los siguientes parámetros:

  • Dimensiones del espacio
  • Actividad económica
  • Número de trabajadores
  • Cantidad de aparatos eléctricos que trabajan en simultáneo

Si decides cambiar tu potencia contratada, ten en cuenta que dicha modificación conlleva un coste impartido por la distribuidora y es el mismo para todo el territorio nacional. El precio de la subida de potencia dependerá directamente de la cantidad de kilovatios que quieras aumentar y se abonará en la siguiente factura de luz. Además, deberás abonar los derechos de extensión y enganche.

Bajar la potencia tendrá un coste inferior de 9,04€ + IVA y corresponderá a los derechos de enganche.

factura

Elegir bien la tarifa

A la hora de ahorrar en la factura de la luz es importante escoger una buena tarifa. Muchas compañías ofrecen precios especiales para autónomos y pymes, así que es conveniente que te informes.

Con una sencilla búsqueda en internet se pueden obtener rápidamente datos sobre las tarifas que ofrecen las comercializadoras y suministradoras. Por ejemplo, la página web de la OCU ofrece un comparador que te puede ayudar a elegir mejor entre las diferentes ofertas del mercado.

Elegir equipamiento eficiente

Cámaras refrigeradoras, ordenadores, secadores, aires acondicionados… un autónomo utiliza gran cantidad de equipamientos que necesitan estar conectados a la red eléctrica.

Es cierto que el precio inicial de compra de estos aparatos es superior, pero viendo los incrementos del último año en la factura de la luz, lo pagado de más lo acabarás amortizando rápidamente.

Iluminación de bajo consumo

Sustituir todas las fuentes de luz por bombillas de bajo consumo es una inversión rápida y sencilla que nos permitirá reducir considerablemente la factura de la luz. Otra opción, algo más cara, es la iluminación LED que supone un ahorro de hasta el 80% del consumo eléctrico.

Aunque parezca obvio, limpiar habitualmente bombillas y lámparas para evitar que el polvo bloquee la intensidad de su luz también es muy recomendable.

Apagar las luces y aparatos cuando no son necesarios

Muchos de los aparatos que se usan en un negocio siguen consumiendo algo de energía incluso cuando no están funcionando. Para evitar esto conviene desenchufar al final de la jornada todos los aparatos posibles.

Una buena forma de hacerlo es conectarlos a una regleta que tenga un botón que abra y cierre el paso de energía. El microondas, la cafetera, sistemas de audio… desenchufarlos te costará solamente unos segundos.

Controlar la temperatura

Realizar un uso más racional y eficiente de los sistemas de aire acondicionado y calefacción te permitirá un mayor ahorro. Programando el termostato a una temperatura de 20 grados en invierno y 24 grados en verano permitirá reducir considerablemente los costes manteniendo un ambiente agradable.

No sabemos cuándo se aplicarán los cambios que quiere introducir el Gobierno. No obstante, no es tarde para que tomes una decisión sobre tu consume eléctrico para que tu factura de la luz no suponga un problema para tu negocio. Si sigues estos consejos la subida te afectará un poco menos y, en consecuencia, tu forma de trabajar será más responsable con el entorno.