Cómo crear contenidos en tu web para posicionarlos con éxito en Google
[wpdreams_ajaxsearchlite]
Contenidos Google

Cómo crear contenidos en tu web para posicionarlos con éxito en las búsquedas de Google

Lectura: 5 min | 26 Jul 21

La elaboración de los contenidos que se exponen en una web es más compleja de lo que a priori puede parecer. Además de utilizar un lenguaje atractivo y que explique de forma sencilla el mensaje que queremos transmitir, es importante tener en cuenta ciertos aspectos que te ayuden a posicionar mejor tu web en Google. Pese a que en muchas ocasiones este planteamiento no es prioritario, es un error mantenerse totalmente ajeno a él, puesto que el tráfico de tu web dependerá, principalmente, de cómo esté posicionada dentro del buscador más relevante que hay en la actualidad. A continuación, te damos algunas ideas que pueden ayudarte.

Ese tráfico del que hablamos se llama tráfico orgánico y es el que llega a tu web a través de Google y otros buscadores, aunque a día de hoy, prácticamente todo el tráfico se canaliza a través de Google. Es el tipo de tráfico más barato y generalmente el de mayor calidad, pero, claro, también es el más difícil de obtener. Conseguirlo es una carrera de larga distancia, hay muchos factores que influyen y herramientas muy útiles para mejorarlo, tanto de programación como de contenido. Repasamos los más importantes.

Optimiza el contenido estático

El contenido estático de la web es el que va a mantenerse igual durante bastante tiempo, por ejemplo, no es probable que la home page o la sección de contacto pase por muchas variaciones. Este tipo de páginas, llamadas páginas estáticas, deben estar optimizadas con las keywords (o palabras clave) principales relacionadas con tu producto o servicio.

Supongamos que tienes una clínica dental en Granada, un potencial cliente escribirá en Google: “dentistas en Granada”, si tu clínica aparece entre los primeros resultados es probable que haga clic y conozca tu negocio, eso es el tráfico orgánico.

Puedes utilizar las páginas estáticas como la home para describir tus servicios de forma más genérica y también aprovecharlas para diferenciarte de tus competidores. Emplea las palabras clave, pero sin abusar. A Google no le gustan las páginas llenas de palabras clave sin sentido, recuerda que estás escribiendo para las personas.

Completa tu optimización de contenido estático con la optimización de metadatos. Acuérdate de añadir etiquetas y de dedicar tiempo también a las fotos: súbelas bien nombradas desde tu ordenador, renómbralas cuando estén online y no olvides las descripciones y los textos alt.

Trabaja en el contenido refrescado

A Google le gusta una web actualizada, así que una vez tengas lo anterior bien definido y estructurado, es el momento de crear un espacio para el contenido refrescado, es decir, ese que va cambiando periódicamente; dos veces a la semana sería lo ideal. Por ejemplo, un blog o una sección de noticias.

Este apartado será clave para atraer tráfico orgánico de búsquedas relacionadas con tu producto, pero que no corresponda exactamente a tu keyword principal. Siguiendo con la clínica dental, puedes encontrar una temática muy variada: cómo cuidar los dientes, cuándo hay que hacer un blanqueamiento dental, qué corrector dental es mejor… Si consigues posicionar bien tus artículos, atraerás a tu web a gente que está interesada en la materia sin necesidad de que escriban específicamente el nombre de tu marca o las keywords principales.

Para llegar al único sitio que de verdad importa, la primera página de Google, hay que trabajar en cada texto teniendo en cuenta los siguientes factores:

Keywords

Las palabras clave son términos o frases relacionadas con un tema, producto, servicio y prácticamente cualquier cosa que queramos consultar en un buscador de internet. Representan la idea central de un post o del contenido de un sitio web. Por eso, primero debemos saber con qué términos queremos posicionar cada post, estos siempre deben tener sentido dentro de la estrategia de la marca.

Antes de empezar a escribir un artículo, conviene hacer una búsqueda en Keyword Planner, con todas las opciones que se nos pasen por la cabeza. El resultado será un excel con montones de resultados, ahora toca organizar las keywords por volumen de búsqueda (de más a menos) y por eliminar aquellas que sean demasiado genéricas o que no nos interesen. El objetivo es quedarnos con una keyword principal en base a la que construir el texto.

Redacción

Además de los consejos de antes, sumamos estos:

  • Usa tu keyword principal en el titular y en el lead (la entradilla).
  • Usa la secundaria en el lead.
  • Recurre a la variante a modo de sinónimo.
  • No fuerces ni abuses, huye de textos plagados de palabras clave.
  • Recuerda que tu texto debe tener contenido real, debes intentar resultar interesante.

Metadatos

Los metadatos son palabras que incluimos en el código de una web o una publicación y que sirven para dar la información fundamental sobre el tema del que tratan. Son la puerta de entrada para los buscadores, y también la forma que tenemos de llamar la atención del usuario. Desde Google a tu web.

  • Tittle Tag

El title tag es la carta de presentación de nuestro post ante los buscadores, debe tener una extensión de entre 50-60 caracteres como mucho. Debemos combinar nuestra keyword o palabra clave principal con la secundaria.

  • Meta Description

Nos sirve para completar la title tag de cara al usuario y para convencerle de que tenemos la mejor respuesta a la pregunta que ha escrito en el buscador. Es importante que este apartado repita nuestras keywords, puesto que, si el usuario hace una búsqueda en base a ellas, aparecerán en negrita y dará mayor sensación de que nosotros tenemos la respuesta más acertada.

  • H1,H2…

El H1 es el titular de tu post, tiene que ser corto y conciso y contener la keyword principal, recordemos que podemos servirnos de varios H2 , H3, H4… (y es recomendable hacerlo) para estructurar la información, pero solo podemos tener un H1.

URLs

La URL es la dirección única y específica que se asigna a cada uno de los recursos que hay en Internet para que puedan ser localizados por el navegador y visualizados por el usuario.

Las URLs también influyen en el posicionamiento, si queremos que tenga buena visibilidad en Google, debemos ponérselo fácil, para que Google sepa lo que va a encontrar en cada una. Por eso, necesitamos URLs amigables, para conseguirlo, solo tenemos que seguir estos consejos:

  • Añadir la palabra clave

Es importante añadir la palabra clave en la URL siempre que se pueda, ayuda a los usuarios que encuentren tu URL en redes sociales, en una newsletter o cualquier otro medio a entender qué es lo que se va a encontrar en la página. Además, las palabras clave se resaltan en los resultados de búsqueda y las URLs son una parte muy importante de lo que se muestra en Google.

  • Menos es más

En principio no hay ningún límite para la longitud de una URL, pero es recomendable que sea corta por dos motivos:

  1. Para el usuario va a ser mucho más fácil leer y entender una URL corta que una larga.
  2. La capacidad de posicionamiento de una palabra en una URL es menor cuanto más a la derecha de la URL esté y cuantas más palabras tenga la URL.
  • Evitar usar caracteres extraños

Cualquier carácter que no sea del abecedario inglés no es bienvenido en una URL, es decir, eñes, tildes o signos de apertura de interrogación. Lo óptimo es usar únicamente letras y números dentro del abecedario inglés.

Del mismo modo, se debe evitar  poner espacios ya que el navegador los reescribe como “%20”.

Enlazado interno

El enlazado interno facilitará la navegación al usuario e incrementará el tiempo de estancia en nuestra web. Recordemos que el robot de Google (el que marca nuestra posición en el buscador) funciona como un usuario, es decir, con esto les ayudamos a ambos y, de paso, a nosotros mismos.

Para hacerlo bien, y evitar penalizaciones de Google, es importante tener claro que los enlaces deben seguir estas recomendaciones:

  • Incluir los hipervínculos con naturalidad y usando un anchor text adecuado.
  • Agregar los enlaces en los primeros párrafos de un post o en el primer tercio de la página.
  • Añadirlos en momentos clave del discurso para enganchar al lector.
  • Asegurarse que los links se abran en nuevas ventanas.

Recuerda que este no es un trabajo de un día para otro, la constancia será será tu mejor aliada. También es importarse mantenerse al día, tanto para no perderse con las nuevas actualizaciones en los criterios de Google como para descubrir nuevas herramientas que te hagan el trabajo un poquito más fácil.