[wpdreams_ajaxsearchlite]

Cómo hallar soluciones creativas para tu actividad profesional

Lectura: 7 min | 19 Ago 19

Autor: Isabel Alba

Tu organización debe enfrentarse a un reto profesional para acceder a un nuevo mercado. Te encuentras a punto de aceptar un proyecto como freelancer y el cliente exige innovación y originalidad en tu ejecución. Tu equipo está sumido en un conflicto interno que está comenzando a afectar a la calidad del servicio… Necesitas obtener una solución poco convencional pero no sabes por dónde empezar. Es momento de aplicar la creatividad y pensar fuera de lo estándar.

Como verás, la creatividad para retos empresariales es aplicable tanto a una gran empresa, pyme o autónomo. La utilidad y recursos disponibles dependerán del reto. En este artículo te mostraremos las diferentes fases que deberás abordar en un proceso creativo, el rol de los participantes, así como técnicas y protocolos de actuación. ¡Adelante! ¿Jugamos? 

Fase 0. ¿Qué sabes de la creatividad?

Antes de empezar a trabajar el proceso creativo, te dejamos con algunos consejos de utilidad.

Consejo 1: ¡Observa lo que ya funciona! Cópialo y transfórmalo. Los grandes genios ya lo hicieron. No deseches elementos ya existentes.

Consejo 2: La flexibilidad y la capacidad de adaptación a diferentes entornos son características propias de las personas creativas. No pienses que la creatividad es propia de seres brillantes o iluminados. Investigadores como Guilford (1950) y Dedboud (1992) identifican ocho habilidades que caracterizan a la creatividad y que podrían sorprenderte tales como: sensibilidad para los problemas, fluidez, flexibilidad, originalidad, redefinición, análisis, síntesis y penetración. ¿Te identificas con algunas de ellas?

Consejo 3: Una idea creativa si no se materializa en algo concreto deja de ser realmente creativa, no tiene utilidad. La utilidad es una característica del producto creativo, recuerda: ¡estás buscando soluciones!

Fase 1 o lógica: define el problema

Comenzar un proceso creativo para la resolución de un reto, interrogante o conflicto exige la formulación concreta del mismo. Aplicar técnicas como el conocido brainstorming o lluvia de ideas sin un claro propósito nos hará perder el foco y nos encontraremos con ideas inconexas y participantes sin conocimiento previo sobre la cuestión a tratar.

Es momento de recoger datos de forma exhaustiva para clarificar exactamente los detalles del reto al que nos enfrentamos y los recursos con los que vamos a contar para hallar la solución y su posterior ejecución.

Normalmente, en las empresas este rol lo ejerce el ejecutivo de cuentas si estamos ante un reto relacionado con nuestro cliente, el responsable de recursos humanos o jefe de equipo si es una cuestión que afecta más al aspecto humano de la organización. Si somos autónomos esta tarea recaerá en uno mismo, aunque sí sería conveniente solicitar la colaboración de algún socio de proyecto o proveedor, el cual nos dará un visión externa del asunto.

Fase 2 o divergente: genera muchas ideas

Al principio de este artículo comenzamos citando que necesitábamos hallar soluciones no convencionales. Para ello, es vital generar un gran número de ideas. Estamos acostumbrados a que nuestra mente sea tan analítica que cuando estamos ante un reto, rápidamente tendemos a enunciar las soluciones. ¡Error! Cuando comenzamos con un proceso creativo y estamos en la fase de generar ideas, lo importante es el número (cuantas más mejor). Lo que debemos evitar es que nuestra mente nos guíe hacia el pensamiento lineal. Buscamos el pensamiento lateral. Ya lo decía Paul Souriau: “para pensar bien hay que pensar al margen”.

 

Consejo 1: claves para la dinámica creativa

El número idóneo de componentes para trabajar el proceso creativo debe ser entre 3-5 personas. Menos de este número dificultará la generación de ideas y podríamos llegar a un atasco creativo. Más de 5 profesionales trabajando potenciará la aparición de líderes que dominen la conversación, dificultando el trabajo individual. Por otro lado, la heterogeneidad del grupo será un aspecto que enriquecerá el trabajo y la búsqueda de soluciones. Aportarán diferentes perspectivas sobre un mismo reto.

Por otro lado, selecciona un espacio de trabajo que facilite la intimidad del grupo.  Aunque te cueste entenderlo, la creatividad es realmente una tarea que implica una alta actividad mental; en este sentido, se recomiendan realizar breves pausas para evitar el aburrimiento y evitar sesiones de trabajo cuya duración sea superior a 3 horas.

Consejo 2: ¿ trabajo en grupo o individual?

Seguramente me dirás que el trabajo en equipo siempre es el más recomendado; nos aportará mayores combinaciones de ideas, eliminaremos posibles errores de producción y además, el colectivo aporta seguridad a cada uno de sus miembros.  Sin embargo, estudios sociológicos nos revelan que la aparición de líderes dentro del grupo podría provocar la anulación de personalidades más débiles cuyas ideas podrían sernos de gran utilidad.

Ante esto, lo recomendado es que combines técnicas de generación de ideas en las que se permita el trabajo individual para dar paso, posteriormente, a la puesta en común con el grupo.

Consejo 3: prepara la actitud antes de comenzar la sesión creativa

Existen una serie de frases y comportamientos que quedan totalmente prohibidos dentro del proceso creativo ya sea porque te las dices a ti mismo o a algún otro participante:

  • ¡No juzgamos!
  • Voy a hacer el ridículo…
  • No va a funcionar
  • En teoría muy bien, pero en la práctica…
  • Si fuera tan buena ya la habrían utilizado
  • Demasiado moderna…
  • No entra en el presupuesto
  • Primero hagamos una investigación de mercado
  • Jamás se lo venderás a la Dirección
  • No veo la relación con…

La pregunta que invita a crear sería la siguiente: ¿POR QUÉ NO?

Consejo 4: combina diferentes técnicas de generación de ideas

Existen muy diversas técnicas para generar muchas ideas:

– De asociación libre como podría ser el brainstorming o lluvia de ideas. No existe un condicionante a la hora de generar las nuevas ideas.

– Combinatorias: se basan en la combinación de elementos preexistentes o dados por otro participante anterior.

– De asociación forzada: estas técnicas se basan en combinar ideas de nueva aparición con una serie de parámetros que nos interesan como podrían ser las cualidades de un nuevo producto o los recursos dados por el cliente por ejemplo.

asociación forzosa

 

Una vez expuestas las recomendaciones, comparto un protocolo de trabajo con la combinación de varias técnicas de generación de ideas:

Técnica 1: brainstorming individual

El dinamizador o la persona encargada de recopilar la información expone los datos obtenidos y formula el reto. Este debe aparecer bien visible en una pantalla o pizarra durante todo el proceso creativo. Los participantes no deben olvidar el foco del problema. Debe plantearse en formato de pregunta abierta para evitar ideas cerradas y la aparición de soluciones (es importante recordar que no estamos en la fase de buscar soluciones, solo ideas).  El tiempo idóneo para esta actividad estaría entre 7-10 minutos. Tras esto, los participantes exponen sus ideas públicamente y no se desecha ninguna.

Técnica 2: diagrama de afinidad de Kawakita Jiro

Esta técnica ya nos permite generar un debate en el grupo ya que los participantes tendrán que agrupar las ideas en diferentes categorías que ellos mismos deberán de nombrar. El consenso deber ser clave. Como recomendación, se sugiere incluir una categoría tipo “cajón desastre” para incluir aquellas ideas que el grupo no sepa categorizar.

Se recomienda contar con post-it de colores y otros recursos que nos permitan visualizar cada una de las ideas en un solo papel (lo que permitirá poder moverlas de lugar durante la fase de discusión) y claramente identificar en columnas la agrupación temática realizada por los participantes.

Diagrama de afinidad

 

Técnica 3: mapa mental con combinación de ideas

El mapa mental es una herramienta  que te permite visualizar las diferentes partes de una propuesta o proyecto a través de conexiones de diferentes niveles. Es utilizada para muy distintos propósitos tanto profesionales como personales. En esta ocasión, para continuar con el protocolo propuesto, el grupo selecciona una de las categorías establecidas en el trabajo previo con el diagrama de afinidad.  El segundo paso, es plasmar las ideas de la categoría seleccionada en un mapa mental, decidiendo cuál será la idea central.

Una vez creada la base del mapa mental, comenzamos las rondas de intervenciones. Cada participante sin excepción, deberá generar y reflejar en el mapa mental una idea o bien nueva o conectada con una ya preexistente.  Es imprescindible escribir el concepto o la idea surgida y realizar con una línea la conexión. Se recomienda utilizar otro tipo de lenguajes como iconos,  jugar con las sensaciones y los colores para que nuestro mapa mental sea de lo más diverso y rico posible. Lo recomendado es realizar entre 7-10 rondas completas.

Mapa mental de comunicación interna

 

Fase 4 o convergente: testea tu propuesta creativa

Una vez hemos logrado hallar una solución creativa al reto planteado, entramos en la fase crítica. Es el momento de examinar nuestro descubrimiento o hallazgo. Verificamos si cumple con los requisitos o parámetros que nos marcaba nuestro cliente, nuestro socio o nuestros propios recursos.

Podríamos optar por verificar si nuestra propuesta pasaría por los siguientes filtros:

– Filtro de creatividad: ¿es lo suficientemente creativo?

– Filtros del problema: ¿se entiende lo que vamos a realizar?, ¿la propuesta refleja una diferencia reconocible?, ¿es útil?

– Filtros de ejecución:  ¿se adecua a los medios que tenemos?

Una técnica que nos permitirá expresar nuestra perspectiva más crítica es la de los 6 sombreros para pensar de Edward de Bono.  Se trata de una mecánica de rolplay en la que cada participante selecciona un sombrero de color y durante varias rondas de intervenciones deberá adoptar el papel que se le otorga según el sombrero que mantiene. De tal forma que se irán sucediendo diferentes visiones sobre la propuesta creativa que el grupo ya ha seleccionado. Pasado un tiempo, se pueden volver a asignar nuevos roles.

A continuación, explico el rol según el color:

Sombrero blanco: representa la objetividad y neutralidad. Se ocupa de hechos y cifras. No hace interpretaciones ni da opiniones.

Sombrero rojo: representa el pensamiento intuitivo y emocional. Una persona que piense con el sombrero rojo expresará lo que siente respecto al asunto.

Sombrero negro: representa el color de la negación y el pesimismo. Señala lo que está mal, lo incorrecto. Advierte respecto de los riesgos. Sería algo así como el “abogado del diablo” de nuestra propuesta.

Sombrero amarillo: representa el pensamiento positivo. Indaga y explora lo valioso. Mira el vaso medio lleno y no el vaso medio vacío.

Sombrero verde: representa la abundancia. Es provocativo y busca nuevas alternativas. Es el sombrero que mejor representa el pensamiento lateral. Busca lo no obvio.

Sombrero azul: representa la serenidad y simboliza la visión de conjunto. Compara opiniones diferentes y resume los puntos de vista y hallazgos del grupo. Se ocupa del control y la organización. Es nuestro dinamizador.

los 6 sombreros para pensar de Edward de Bono

 

Por último si te interesa este tema, te propondré 3 libros indispensables para poner a punto tu creatividad. ¡Disfruta de su lectura!:

6 sombreros para pensar y El pensamiento lateral: Manual de creatividad de Edward de Bono (ambos Editorial Paidós)

El poder de la mente desenfocada de  Srini Pillay   (Editorial Sirio)

Mindset de Carol Dweck (Editorial Sirio)

Autor

Isabel Alba

Lcda. en CC de la Comunicación (especialidad Periodismo). Máster en Dirección de Comunicación Empresarial e Institucional por la Autónoma de Barcelona. Experto Universitario en Protocolo y RRII. Máster en Coach Personal. Extensa formación en el ámbito de la comunicación pública y la oratoria, Comunicación de Marketing, Comunicación de Marca y estrategia de Comunicación Corporativa. Así como Branded Content y transformación digital.

Suscríbete a nuestra Newsletter y recibe los artículos en tu email.