Cotización por ingresos: así afecta a la jubilación de autónomos
[wpdreams_ajaxsearchlite]
Jubilación autónomos

Cotización por ingresos reales: así afectará a la jubilación de los autónomos

Lectura: 3 min | 15 Nov 22

A partir del 1 de enero de 2023 entrará en vigor el nuevo modelo de cotización para los autónomos en base al volumen real de sus ingresos. El sistema no solo repercutirá en las cotizaciones actuales de los autónomos, sino que también tendrá consecuencias en las pensiones que percibirán en el momento de su jubilación. Te contamos cómo puede afectarte.

Esta reforma del Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA) para aplicar el nuevo modelo de cotización de los autónomos según sus ingresos reales, llega tras el acuerdo alcanzado entre el Gobierno, a través del Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, y las principales asociaciones de autónomos. De este modo, la Asociación de Trabajadores Autónomos (ATA), la Unión de Asociación de Trabajadores Autónomos y Emprendedores (UATAE) y la Unión de Profesionales y Trabajadores Autónomos (UPTA) han participado en las negociaciones y en la aprobación del texto final.

Asimismo, también estuvieron presentes, sindicatos como UGT y CCOO, la Confederación de Pequeñas y Medianas Empresas (CEPYME) y la CEOE.

El nuevo sistema incluirá un período de transición que se alargará hasta 2032 y empezará a aplicarse en enero de 2023, con 15 tramos de cuotas, que irán desde los 230 hasta los 500 euros.  Será el propio trabajador autónomo el que elija en qué tramo se ubica según la previsión que tenga de ingresos y rendimiento. No obstante, estará autorizado a cambiarse de tramo hasta en un total de seis ocasiones al año, para adecuar la cotización a las vicisitudes de la empresa.

Según estimaciones del Ministerio de la Seguridad Social, el nuevo modelo implica que, al menos, un 25% de los autónomos, se vean obligados a cotizar más, por lo que este incremento de la cotización supondría una mejora de las pensiones en el futuro, aunque el gobierno todavía no ha facilitado las cifras oficiales a este respecto. Y es que, la pensión por jubilación de un trabajador autónomo es un 37% más baja que la de un asalariado, por tanto, aquellos trabajadores autónomos que empiecen a cotizar por cuotas superiores debido a sus niveles de ingresos, verán claramente una mejora en sus futuras pensiones.

En términos porcentuales, los autónomos con ingresos más bajos experimentarán una reducción de su cuota de más del 30% respecto a la actual. Los trabajadores con rendimientos por debajo del SMI, entre los que abundan jóvenes y mujeres, pagarán cuotas de entre 200 y 260 euros al mes en 2025. Ese año, los tramos de rendimiento medio tendrán cuotas entre 290 y 294 euros mensuales y quienes ganan más de 6.000 euros al mes, 590 euros.

Otra de las novedades que presenta esta reforma es la inclusión de la cuota reducida para autónomos que inicien su actividad, que será de 80 euros durante los doce primeros meses y afectará a todos los trabajadores por cuenta propia que sean “novatos”. Dicha cuantía únicamente se podrá prorrogar en el caso de que sus rendimientos no consigan estar por encima del Salario Mínimo Interprofesional (SMI) después de un año.

Deducción de gastos

Este modelo resuelve una de las principales reclamaciones históricas de los autónomos: la deducción de gastos de difícil justificación, que será del 7% para los trabajadores por cuenta propia y del 3% para los autónomos societarios.

Con esta reforma, un autónomo que presente unos ingresos medios de 900 euros y unos gastos por el ejercicio de su actividad de 185 euros tendrá unos rendimientos netos de 715 euros, resultado de la resta de los ingresos y los gastos. De ese monto se podrá deducir un 7%, equivalente a 50,05 euros. Los rendimientos netos finales serían de 664,95 euros (715-50,05), por lo que el autónomo pagaría una cuota de 230 euros al mes, al encontrarse dentro del primer tramo, con rendimientos iguales o inferiores a 670 euros.

Paro autónomo

Otro de los aspectos que también cambia en esta materia es el de la prestación por desempleo para los trabajadores por cuenta propia.

Se establece una ayuda del 50% de la base que se prolongará en un periodo establecido entre cuatro meses y dos años, siempre y cuando se demuestre una reducción del 75% del nivel de ingresos o ventas (sin empleados) o si los ingresos no han superado el salario mínimo durante al menos dos trimestres, contando con trabajadores a cargo. Las crisis sectoriales, las crisis cíclicas y las causas de fuerza mayor también están contempladas en este nuevo marco.

En función de la experiencia del despliegue de prestaciones durante la pandemia y la erupción del volcán de La Palma, se amplían las modalidades del cese de actividad para mejorar la cobertura de distintas contingencias, como en el caso de una interrupción solo parcial de la actividad. Además, se adapta a los trabajadores por cuenta propia la protección de la que disfrutan los empleados por cuenta ajena del mecanismo RED incluido en la reforma laboral para situaciones excepcionales, como crisis cíclicas o sectoriales.

Con este modelo de cotización se pretende, por lo tanto, aliviar la situación económica de aquellos autónomos que tienen menos ingresos y modificar la forma en la que accede este colectivo a las prestaciones por desempleo.

No son uvas, pero sí son 12 ideas que harán crecer tu empresaEstas Navidades, te regalamos un eBook muy especial con nuestros 12 mejores artículos del blog IdeasParaTuEmpresa.com

No

Quiero recibir comunicaciones con información comercial, invitaciones a cursos de formación o eventos que puedan ser de mi interés. (+info)

Revisa tu bandeja de email. Te llegará un correo con un enlace al eBook.