[wpdreams_ajaxsearchlite]
El auge de las fintech

Las fintech: qué son y cómo pueden ayudar a mi Pyme [Infografía]

Lectura: 3 min | 17 Ago 16

El fintech es como un león dormido. Hace ya un tiempo que existe. Por ejemplo PayPal es una especie de avanzadilla y lleva en el negocio 18 años. Pero el boom fintech, es decir, el de las finanzas cocinadas al calor de las nuevas tecnologías, se ha producido recientemente y se constituye como una fuente innovadora y alternativa de financiación (y de otros servicios) para las Pymes.

La palabra fintech en realidad engloba mucho más. Nace de la unión de finance más technology (finanzas y tecnología) y se refiere a los servicios que hasta ahora definiríamos como bancarios servidos a través de las nuevas tecnologías. Lo realmente interesante de todo ese enorme bosque son las startups que aprovechan esos avances para ofrecer servicios financieros alternativos.

Los servicios de las fintech en España

 

El abanico es amplio. De un vistazo podemos ver cómo se ofrecen los servicios tradicionales bancarios y algo más como el crowdfunding o el crowdlending. Estos precisamente son los servicios que más pueden interesar a las pequeñas y medianas empresas, puesto que son una importante alternativa de financiación. Algunas de las compañías interesantes son estas:

  • Loanbook. Es una plataforma de crowdlending especializada en dar crédito a Pymes. A través de su marketplace, la compañía interesada en obtener financiación hace la solicitud. Después el equipo la estudia y le asigna un rating, es decir, una nota que refleja el riesgo de prestar dinero a esa empresa. Tras ello, los inversores hacen ofertas, establecen lo que quieren prestar y a qué interés, y se forma así algo parecido a una subasta. La compañía acepta o rechaza las ofertas hasta llegar a su tope de financiación. Los inversores pueden entrar en distintos proyectos y diversificar el riesgo. Además, pueden vender a otros inversores sus distintas participaciones.
  • Spotcap. Spotcap entraría en la categoría de préstamos. Ofrecen líneas de crédito dependiendo de las necesidades de la empresa. Garantizan la cantidad por 3 meses, periodo en el cual nuestra compañía podrá tirar de esa línea o no, según lo crea oportuno. Los intereses van desde el 0,5% mensual, pero hay que tener en cuenta que cobran una comisión mínima del 1% durante los dos primeros meses. Es importante no olvidarse de ésta para calcular el coste total. Para acudir a la financiación de Spotcap, el negocio debe tener unos ingresos mínimos de 100.000 euros al año y llevar al menos 12 meses funcionando. Además, la empresa debe tener una cuenta bancaria online en España, aportar las declaraciones del IVA y del Impuesto de Sociedades y demostrar que el negocio esté registrado en España.
  • Ebury. Con esta plataforma las Pymes pueden hacer y recibir pagos internacionales en moneda extranjera. Ebury ofrece la posibilidad de acceso a más de 140 divisas. También da servicio para cubrir riesgos que tienen que ver con el cambio de divisa y para la disposición de liquidez. Para comenzar a trabajar con ellos hay que inscribirse. Después se comprueban los datos y se establece el contacto con un gestor que diseña las estrategias. Es una herramienta ideal para exportadores e importadores.
  • Paga+Tarde. Es una compañía de financiación al consumo. Por el momento funciona para el comercio electrónico, aunque la intención es dar el salto a las tiendas físicas. Con su servicio de financiación se puede ofrecer al consumidor el aplazamiento de los pagos sin exigirle nada. Existe la opción de que la empresa absorba todo o parte del interés que se le cobra al cliente. De ahí que el coste de la financiación para el cliente pueda ir del 0% al 25% TAE. Se trata de tasas similares a las del aplazamiento mediante tarjeta de crédito.

Son los ejemplos destacados. Pero hay mucho más. Mooverang ofrece un útil buscador para encontrar las diferentes fintech españolas según actividad, tipo, ciudad en la que operan o número de empleados.

Para que nos hagamos una idea de la explosión la inversión a nivel mundial del sector fintech en 2014 superó los 12.000 millones de dólares, según un estudio de Accenture. En Europa el crecimiento anual fue del 215%. La revolución fintech es algo que ya amenaza a la banca tradicional. A pesar de ello, más de la mitad, según el documento de Accenture, confiesan estar simplemente “algo equipados” o “mínimamente equipados” frente a los retos tecnológicos, como vemos en el siguiente gráfico.

Preparación de los bancos para el fenómeno Fintech

 

También los gigantes tecnológicos amenazan con meter la cabeza en este mundo. Facebook, por ejemplo, cuenta con una aplicación de envío de dinero entre usuarios de Messenger. Apple es una amenaza por su Apple Pay y Google ya ha dado los primeros pasos con Google Wallet y Android Pay. Lo refleja el estudio III Ranking Competidores Sector Financiero elaborado por el Instituto de Estudios Bursátiles (IEB).

El auge de las Fintech es una amenaza para la banca tradicional

 

Las ventajas que el sector ofrece a las Pymes son los precios competitivos (lógico si la competencia aumenta), la interlocución más directa y la flexibilidad dado que los productos se pueden adaptar mejor a las necesidades. En todo caso hay que tener cuidado con ciertas condiciones y observar el precio total de la financiación (interés y otros costes). A la hora de captar inversores por crowdlending conviene informarles bien de los riesgos que tienen, entre los cuales está la posibilidad de perder el capital invertido.

¿Has tenido ya alguna experiencia con estas fórmulas financieras de última generación? Cuéntanos tu caso y recomiéndanos las plataformas más interesantes.

Suscríbete a nuestra Newsletter y recibe los artículos en tu email.