ERTE y cese de actividad: aprobada la ampliación de plazos - Ideas para tu Empresa
[wpdreams_ajaxsearchlite]

ERTE y cese de actividad: aprobada la ampliación de plazos

Lectura: 4 min | 29 Sep 20

El período para que finalizase la vigencia de los acuerdos de ERTE y cese de actividad para los autónomos vencía el 30 de septiembre. Tras varias semanas de negociaciones, el Ejecutivo y los agentes sociales han llegado a un acuerdo en ambos casos. A continuación, analizamos las claves de ambas extensiones y te contamos todo lo que debes saber.

El acuerdo para ratificar la prórroga tanto de los ERTE como de la prestación por cese de actividad ha llegado in extremis. Los autónomos acaban así con varias semanas de incertidumbre a causa de la falta de sintonía entre los miembros del Gobierno, la patronal y los sindicatos. Finalmente, a pocas horas para que se cumpliera el plazo de vigencia, han formalizado las características de las dos renovaciones de acuerdo.

El 30 de septiembre era la fecha que muchos trabajadores por cuenta propia tenían en su cabeza desde el comienzo del verano. Especialmente, aquellos que continúan en ERTE o los que solicitaron la ayuda económica por cese de actividad a causa de la pandemia. Los rebrotes y la cada vez más complicada situación sanitaria de los últimos días han acrecentado la sensación de inseguridad de este colectivo. Por tanto, esta noticia supone un respiro temporal para estos trabajadores.

Los dos principales frentes que tienen los autónomos ante sí son la prestación por cese de actividad y los ERTE. A estos se suman otras medidas que también llegan a su plazo de vencimiento, como la moratoria en la cuota de autónomos. Sin embargo, el alcance de los dos primeros es mayor. De hecho, según datos de la Asociación de Trabajadores Autónomos, casi 400.000 mantienen sus negocios paralizados a día de hoy. Una situación en la que la prórroga de ambos acuerdos era la noticia más esperada.

Cese de actividad: se amplía la prestación hasta el 31 de enero

El Ministerio de Seguridad Social ha comunicado a las principales asociaciones de autónomos la prórroga de esta bonificación hasta el 31 de enero de 2021. Es decir, los trabajadores que hayan solicitado esta medida tendrán cobertura durante cuatro meses más. Sin embargo, la cuantía de la prestación se reduce del 70% de la base reguladora actual al 50%.

La prestación por cese de actividad está destinado a los autónomos que se hayan visto obligados a paralizar por completo su actividad como consecuencia de la pandemia, así como a los que registren una disminución del 75% en su facturación.

Los autónomos que tengan que cerrar a partir del 1 de octubre como consecuencia directa de los rebrotes también podrán solicitar esta prestación. Igualmente, podrán hacerlo los que tengan menos de un año de cotización por cuenta propia (siempre que sus ingresos no sean superiores al Salario Mínimo Interprofesional), y los autónomos pluriempleados que no ingresen más de 2,5 veces el SMI.

En el caso de los autónomos de temporada también se aplicaría esta prórroga. Para estar considerado como tal, debes haber estado dado de alta como autónomo un mínimo de 120 días entre junio y diciembre de 2018 y 2019.

ERTE: limitación de actividad, figura clave para la prórroga

La negociación de los ERTE ha ido más al límite que la del cese de actividad. La falta de acuerdo ha demorado hasta casi el final la decisión, si bien los agentes sociales y el Gobierno han mantenido numerosas reuniones durante el mes de septiembre. El principal punto de fricción era el alcance de los ERTE. Mientras el Gobierno se inclinaba por que la prórroga se limite solo a algunos sectores, la patronal considera que no sería una propuesta aceptable. El motivo es que, tal y como estaba planteada la propuesta, se quedarían fuera de la extensión dos de los sectores más castigados, el comercio y la hostelería.

Finalmente han conseguido llegar a un acuerdo pocas horas antes de aprobar el documento en el Consejo de Ministros, y se ha fijado la extensión hasta el 31 de enero de 2021. Para ello ha sido clave la inclusión del ERTE por limitación de actividad, que entrará en vigor cuando las autoridades aprueben limitaciones de aforo u horarios. Se trata de una distinción especial dentro de los ERTE por rebrote. De esta manera, los sectores del comercio y la hostelería estarían cubiertos, tal y como exigía la patronal. El documento contempla un marco de exoneraciones que oscila irán del 100% al 80% para los negocios más afectados que tengan menos de 50 trabajadores. Es decir, se les aplicaría una exoneración del 100% en octubre, del 90% en noviembre, el 85% en diciembre y, finalmente, el 80% en enero. Si tienen más de 50 empleados, los porcentajes variarían al 90%, 80%, 75% y 70% respectivamente.

Los negocios que no puedan desarrollar su actividad de ninguna manera, como el ocio nocturno, podrán acogerse a un ERTE específico. En este caso, la cuota recibirá una exoneración del 100% durante cuatro meses, si dicho negocio tiene menos de 50 empleados. Si se supera esta cifra, la exoneración será del 90%. En último lugar estaría la prórroga automática de los ERTE por fuerza mayor, que se mantiene para los sectores incluidos en unos códigos de actividad concretos. Las exenciones en las cuotas de estos negocios serán del 85% hasta enero (75% con más de 50 trabajadores). Si se modifica el tipo de ERTE y se pasa de uno por fuerza mayor a otro por causas técnicas, no variarán dichas exoneraciones.

A diferencia de la prestación por cese de actividad, en el caso de los ERTE no se modificará la cuantía. Es decir, se mantendrá sobre el 70% de la base reguladora. También se mantiene la obligatoriedad de mantener, seis meses después, los puestos de trabajo; y continuará el «contador a cero». Esto significa que no se descontará tiempo de paro.

¿Qué pasa si mi negocio sigue en ERTE?

Si mantienes el ERTE en tu empresa y quieres hacer efectiva su extensión más allá del 30 de septiembre, debes extinguir el actual y presentar uno nuevo. Eso sí, siempre y cuando cumplas los requisitos que figuran en el acuerdo de prórroga y bajo las nuevas condiciones. La notificación al SEPE sobre el cambio de expediente es obligatoria para que los empleados acogidos puedan cobrar la prestación.

La imprevisibilidad de la situación sanitaria conlleva la necesidad de variar las decisiones prácticamente cada semana. En cualquier caso, es preciso que exista sintonía y unidad entre todos los agentes empresariales y sociales para ello. De lo contrario, resultará más difícil remar en la misma dirección para minimizar los efectos, tanto económicos como sanitarios, de la pandemia.

Suscríbete a nuestra Newsletter y recibe los artículos en tu email.