[wpdreams_ajaxsearchlite]

Factura intracomunitaria en la Unión Europea: cómo emitirla sin errores

Lectura: 3 min | 10 Sep 19

En el mundo empresarial, donde la globalización adquiere cada vez más importancia, establecer relaciones comerciales con empresas europeas es muy común. Sin embargo, a la hora de facturar hay que tener en cuenta diversos aspectos que difieren con la forma de facturación habitual de las compañías españolas. En este post te contamos qué pasos debes seguir para realizar tu factura intracomunitaria correctamente.

Internet ha derribado las fronteras físicas. Ahora, desde tu página web o eCommerce puedes vender a cualquier parte del mundo. Esto tiene una ventaja muy clara: tu mercado se ha multiplicado exponencialmente. Pero también, un inconveniente intrínseco a la propia condición universal de la Red: tu competencia también es cada vez mayor, por lo que los consumidores tienen muchas más opciones para elegir.

En este contexto, no es extraño comercializar con personas o entidades ubicadas en otros países. Especialmente, si estos están en la Unión Europea. De hecho, según los datos del Banco de España, el 67,3% de las exportaciones de España se dirigen a países de la UE.

Sin embargo, y aunque trabajemos en el marco de un mercado común, existen ciertas particularidades a la hora de facturar nuestro trabajo a entidades o personas de la Unión. La principal, la obligatoriedad de emitir una factura intracomunitaria, que tiene algunos condicionantes, especialmente en el IVA.

El IVA en las operaciones con la Unión Europea

Todas aquellas empresas que realicen operaciones (de importación o exportación) con otros países de la Unión Europea están condicionadas por un sistema específico de tributación del IVA. Además, deben estar inscritas en el Registro de Operadores Intracomunitarios (censo VIES).

Quote factura intracomunitaria

En este sentido, una de las primeras cosas que debes saber es que puedes acogerte al régimen de exención del IVA cuando vendas o exportes tus servicios o productos a países de la Unión Europea. Por lo tanto, no necesitarás incluir este concepto en tus facturas de venta. Pero para poder beneficiarte de esta medida, hay unos requisitos:

  • El receptor del servicio o producto debe contar con un NIF de sujetos comunitarios pasivos en un estado miembro de la UE
  • El servicio o producto debe expedirse a otro estado miembro
  • Los sujetos pasivos comunitarios deberán reflejar en un libro específico todas estas entregas intracomunitarias de mercancías o servicios

Por el contrario, cuando adquieras algún producto proveniente de otros países miembros, esta operación sí estará sujeta al IVA intracomunitario.

En un proceso de compra, por lo tanto, recibirás la factura sin IVA, pero debes pagarlo en España y contabilizarlo simultáneamente como IVA repercutido y soportado. Existe un modelo propio para declarar este tipo de operaciones ante la Agencia Tributaria, el 349.

Y en este punto, otro aspecto muy relevante. Esta normativa está referida a las operaciones entre empresas -B2B-. Si el que compra es un particular, la venta tributa en el país de origen y, como consecuencia, la factura debe llevar IVA.

Quote factura intracomunitaria

¿Cómo es la factura intracomunitaria?

Una vez aclarado uno de los componentes principales y que cambia con respecto a las transacciones entre actores españoles, es el momento de profundizar en la factura intracomunitaria. ¿Qué debe incluir? Pues, como casi cualquier otra, los siguientes campos:

  • Datos del vendedor
  • Datos del cliente: razón social o nombre y dirección
  • Número de factura
  • Fecha de emisión y de vencimiento
  • Información del Registro Mercantil
  • Concepto y/o descripción de los bienes o servicios intercambiados
  • Precio unitario, si procede
  • Total

Como ves, no se incluye el IRPF. Tampoco el IVA, por la razón antes comentada, siempre y cuando cliente y proveedor sean operadores intracomunitarios.

Pero, a cambio, debe figurar el NIF-IVA. Que no es exactamente el NIF, sino que está formado por el prefijo asignado a España en función del código internacional ISO-3166 alfa 2 + el NIF. En nuestro país este prefijo corresponde con “ES”.

¿Y cómo obtienes esta identificación? Presentando ante la Agencia Tributaria el Modelo 036 (casillas 582 y 584), paso previo para poder formar parte del anteriormente mencionado Registro de Operadores Intracomunitarios y, así, estar exento del IVA.

Se trata de un paso que, realmente, no es obligatorio, pero sí te hará ser más competitivo en tus precios al no llevar IVA.

Por último, la Unión Europea y el Gobierno de España ponen en disposición de cualquier interesado un portal donde comprobar qué empresas son operadores intracomunitarios realmente.

Como has podido observar, facturar a una empresa o persona en otro país miembro no es excesivamente complejo, pero debes estar muy atento para gestionar el IVA correctamente, si procede, y cumplir unos requisitos previos para beneficiarte de la exención.

Suscríbete a nuestra Newsletter y recibe los artículos en tu email.