[wpdreams_ajaxsearchlite]
Las fintech enfocan su negocio hacia las Pymes

Las fintech enfocan su negocio hacia las Pymes

Lectura: 4 min | 4 Abr 18

Financiación y otros servicios ajustados a las especificidades de la pequeña y la mediana empresa. Las tecnológicas financieras, más conocidas como fintech, son esas empresas, esas startup que han entendido que las grandes entidades han dejado un hueco. Por eso últimamente se van abriendo camino por esta senda que les lleva a ofrecer soluciones que van más allá de los préstamos.

Lo confirma el estudio ‘El informe fintech de la pequeña empresa’ realizado por BI Intelligence. Estas nuevas compañías financieras se han ido haciendo fuertes en el sector de la pequeña y la mediana empresa, con soluciones a su medida. La consultora que ha realizado el informe también confirma el diagnóstico: “Las Pymes han estado desatendidas en todo el mundo por los proveedores de servicios financieros”. En España esos proveedores son principalmente bancos.

¿Por qué esa desatención? El informe citado lo expone claramente: “Las Pymes generan menos ingresos”. Sin embargo, “demandan servicios más avanzados que la mayoría de consumidores”. Pero ese es solo el diagnóstico.

Las claves de un sector en auge

En España el sector de las fintech se encuentra en un momento de expansión. La Asociación Española de Fintech & Insurtech (AEFI) agrupa a estas empresas. Son 112, y en su web es posible consultarlas todas y ver qué ofrecen.

En España el sector de las fintech se encuentra en un momento de expansión

Se trata este de un signo evidente de su expansión. El informe ‘Presentando el mundo de las fintech 2017’ realizada de la consultora Capgemini sitúa a España como uno de los países con mayor penetración de este tipo de compañías. Más de la mitad de los usuarios (un 53%) emplean sus servicios. Esta cifra ni siquiera Estados Unidos (donde nació el fenómeno) la supera.

Pero, ¿qué es eso que comienzan a ofrecer las fintech y que tanto necesitan las Pymes? Especialización. Hay ejemplos incluso de soluciones centradas en sectores muy, muy concretos. Uno de ellos es Bolsa Social, enfocada a la Responsabilidad Social Corporativa. Se trata de una herramienta para ofrecer financiación a empresas “con impacto positivo”. La clave está en cumplir una serie de requisitos de sostenibilidad y otros de este ámbito para publicar las necesidades de liquidez. Entonces los inversores privados aportan sus fondos en forma de préstamo.

Otro ejemplo es el de Cobiscorp, una fintech que trabaja con el método Agile. Ese método le sirve para adaptar las soluciones a las necesidades que tiene el cliente. En lo que a financiación pura y dura se refiere se encuentra la española MytripleA, dedicada a al crowdlending. Es decir, a los prestamos de inversores. Es un tipo de financiación alternativa que ha florecido a partir de las dificultades para la obtención de financiación de la manera más tradicional.

 Y si miramos fuera, debemos destacar la norteamericana Mint. Se trata de una solución con la que llevar al día las cuentas. Su sistema trata los datos y la información financiera de la empresa para centralizarla automáticamente. Desde aquí se pueden consultar las transacciones y la liquidez.

Una fuente de financiación que crece y que conviene vigilar

Como toda solución financiera, pueden existir reticencias de primeras. Al fin y al cabo estamos jugando con algo serio. Es tal el auge que los reguladores del mercado ya se han puesto manos a la obra para controlar que todo vaya bien. De ahí que la Comisión Nacional del Mercado de Valores haya creado un portal específico para ayudar a los emprendedores que decidan comenzar a realizar una actividad fintech.

En esta web se pueden consultar “aspectos relacionados con la normativa” y plantear dudas y sugerencias a través del formulario. Otro signo del auge del sector está en una noticia conocida recientemente. La AEFI ha lanzado una bolsa de empleo mediante la que busca “perfiles expertos en transformación digital”.

Las fintech también son pymes

Pequeñas y medianas empresas en constante expansión. Un signo de esto se observa en una noticia conocida recientemente: la AEFI ha lanzado una bolsa de empleo mediante la que busca “perfiles expertos en transformación digital”. Para el vicepresidente de la asociación, Rodrigo de la Cruz, “la llave para entrar al sector tradicionalmente ha sido tener un buen expediente académico, especialmente relacionado con el campo de la economía, la administración de empresas o el derecho”. Sin embargo, ahora “el abanico de perfiles académicos se ha abierto”.

De momento las fintech atraen mayoritariamente a profesionales fuera del sector financiero. Una vez dentro, casi la mitad de las compañías dan formación específica. La evidencia de la sed de nuevos perfiles se ve en el hecho de que el 31% de los encuestados por la asociación ha tenido que realizar colaboraciones con otros socios para poder llevar adelante proyectos por no haber encontrado los especialistas que buscaban.

Del potencial que tienen las fintech con las Pymes ya se han dado cuenta los grandes. De ahí que hayamos visto compras de estas startups o acuerdos de colaboración. Google, Amazon, Apple o PayPal son algunos ejemplos.

A veces se dan alianzas cruzadas para hacer frente al avance de las pequeñas y poderosas fintech: por ejemplo el acuerdo entre BBVA y Google para introducir el sistema Android Pay. El avance por este camino es tal que el 45% de las entidades financieras ya tienen algún acuerdo con fintech, según refleja el estudio de ‘Fintech 2017’ de la consultora PwC España.

Son estas fintech las que amenazan con dar un bocado del 24% a los ingresos de los bancos tradicionales, según este mismo informe. ¿Y qué se llevan de esto las Pymes? Un sector centrado y especializado en sus necesidades y unos actores tradicionales que buscan mejorar en este ámbito. De momento se vuelve a poner el foco en los pequeños.

En resumen, estamos ante un sector enfocado hacia las Pymes que además crece y busca ampliar su oferta.

Daniel Hernández

Suscríbete a nuestra Newsletter y recibe los artículos en tu email.