[wpdreams_ajaxsearchlite]
Formación bonificada Pymes

Formación bonificada para Pymes: ventajas, requisitos y cómo solicitarla

Lectura: 4 min | 9 Sep 19

Contar con trabajadores formados redunda, de manera directa, en la competitividad de las empresas. Sin embargo, no son muchas las Pymes que acuden a recursos como la formación bonificada. Te damos todas las claves necesarias para que sepas cómo recurrir a este tipo de formación, qué ventajas tiene para tu negocio y dónde solicitarla.

Para cualquier empresa es importante que sus trabajadores muestren unas competencias profesionales que, por un lado, les permitan desarrollar su actividad a la perfección, y por otro, posibiliten crecer a la organización en términos de talento y competitividad. Por eso, la Administración pone a disposición de cualquier empresa la formación bonificada, una modalidad que no todos los gerentes conocen y que puede ser de gran ayuda. También, por supuesto, para las Pymes.

Pero, ¿qué es exactamente la formación bonificada?

La formación bonificada es un tipo de crédito enfocado a las empresas para que sea invertido en la formación profesional de sus trabajadores. De esta forma, es de esperar que se incremente el rendimiento de estos y, por ende, la productividad y competitividad de la entidad.

La formación bonificada está disponible para cualquier empresa, independientemente de su tamaño o sector de actividad. La entidad que se encarga de coordinarla es la Fundación Estatal para la Formación en el Empleo (FUNDAE). Esta organización colabora con el Servicio Público de Empleo y su objetivo es llevar a cabo la ejecución de las políticas públicas en materia de Formación Profesional relacionada con el empleo.

En la FUNDAE participan además distintas organizaciones empresariales como la CEOE o CEPYME, así como los principales sindicatos de trabajadores.

Sin embargo, a pesar de tratarse de una gran ayuda para el desarrollo y evolución de las empresas, no son muchas las Pymes que se benefician de ella. Según los datos que publicó la FUNDAE, el pasado año 360.052 entidades se beneficiaron de este recurso.

Para financiar esta formación, tanto empresas como empleados destinan a la Seguridad Social una cantidad determinada cada mes en concepto de formación. Este dinero se recuperará más tarde si los empleados optan por alguno de los cursos que la FUNDAE ofrece.

Quote formación bonificada

Cómo conseguir la bonificación en tu empresa

Si efectivamente te has decidido por ofrecer estos planes a tus empleados, toma nota de los pasos que debes seguir y qué debes tener en cuenta según la propia FUNDAE.

  1. Evaluar las necesidades de la empresa

Antes de empezar los trámites con FUNDAE, es esencial mirar hacia dentro. ¿Qué necesita tu empresa? Puedes querer cubrir algunas necesidades generales de formación en tu organización o bien es un trabajador quien pretende beneficiarse de los Permisos Individuales de Formación. La diferencia entre uno y otro es que en el primero, es el empleador el que se lo propone al trabajador; y el segundo, el empleado manifiesta a la empresa su intención de recibir la formación.

  1. Designar un responsable para organizar la formación

En este caso, hay tres variantes: la formación puede ser impartida por la propia empresa a sus trabajadores; también se puede contratar a una entidad externa especializada; o bien, se puede beneficiar de los cursos que organice el grupo empresarial al que pertenece su compañía (si es el caso).

  1. Calcular el crédito disponible

Como su propio nombre indica, esta formación tiene una bonificación. En este punto, es necesario calcular el crédito a disposición de la empresa. Este se calcula en función de la cuota de formación profesional que la empresa haya ingresado en el año inmediatamente anterior y en función de la plantilla media de la entidad:

  • Empresas de 1 a 9 trabajadores: 100%.
  • De 10 a 49 trabajadores: 75%.
  • Entre 50 y 249 trabajadores: 60%.
  • De 250 o más trabajadores: 50%.

Puedes calcular una simulación de tu crédito aquí. Ten en cuenta que, además, a partir de este año las empresas pueden acumular el crédito formativo.

  1. Informar a la Representación Legal del Trabajador (RTL) y comunicar el comienzo de la formación

La empresa debe poder documentar que ha hecho saber a la representación sindical que el empleado va a cursar una formación. De este modo, si desde la FUNDAE se hace un requerimiento, la empresa tiene que acreditar que ha informado puntualmente a la RTL.

Una vez cumplido este requisito, se procederá a comunicar cuándo comenzará la formación. Siete días antes del inicio se deberá informar a la FUNDAE de fechas, horarios, lugar de impartición, denominación y contenidos de la acción, modalidad, número de participantes y relación de empresas (en la comunicación de finalización no será admitido un número de participantes superior ni empresas distintas a las notificadas en el inicio).

Una vez presentados estos datos, se podrán modificar hasta cuatro días antes de la fecha de inicio de la formación.

  1. Celebrar la formación

La formación debe ser gratuita para los participantes. La empresa abonará el curso y podrá bonificarse por ello, llegando a recuperar incluso hasta la cantidad total invertida, lo que en la práctica no supone gasto alguno. La duración mínima de los cursos debe ser de dos horas y la máxima de ocho horas al día.  Además, durante el desarrollo de los mismos, la empresa debe custodiar los documentos de control de asistencia diaria de los trabajadores al curso.

  1. Colaborar con la Administración en las acciones de seguimiento

En las acciones formativas impartidas en modalidad de teleformación, todas las plataformas deberán posibilitar el registro de la actividad de los participantes, actuando dicho registro como control de asistencia.

Tanto si la formación se lleva a cabo a través de la propia empresa o de un centro impartidor, es obligatorio entregar, en un máximo de dos meses a partir de la fecha de finalización, el certificado o diploma.

  1. Comunicar el final de la formación

Antes de dar por terminada la formación, se deben tener dos aspectos en cuenta. En primer lugar, que para recibir el certificado o diploma los participantes deben haber realizado al menos el 75% de las horas en la modalidad presencial o en en formato online en el caso de la teleformación.

En segundo lugar, los costes. Si la empresa ha organizado su propia formación, podrán ser directos, directamente relacionados con la impartición;  o indirectos (limitados a un 10% del coste total de la actividad formativa). En caso de encomendar la organización a una entidad externa se aplican los mismos costes, sumándole los costes de organización limitados a un 10% del coste de la actividad formativa (15% en el caso de empresas de entre 6 y 9 trabajadores, y 20% en el de empresas de hasta 5 trabajadores).

Límites aplicación bonificación

Fuente: FUNDAE
  1. Aplicar la bonificación en el Sistema Red

Finalmente, las empresas recibirán el reintegro de la bonificación mediante la solicitud a la Seguridad Social a través del Sistema Red. ¿Cuándo pueden solicitarla? Desde la comunicación de la finalización del curso hasta la presentación del boletín del mes de diciembre del mismo año en el que se celebre curso.

Como ves, la formación bonificada es un recurso muy útil para aumentar la productividad de tus empleados y la competitividad de tu empresa. Aunque hemos explicado en 8 sencillos pasos cómo solicitarla, te recomendamos que revises que todo el proceso se ajusta a la normativa vigente.

Suscríbete a nuestra Newsletter y recibe los artículos en tu email.