Gestión del estrés: claves para combatirlo si trabajas en la Administración - Ideas para tu Empresa
[wpdreams_ajaxsearchlite]

Gestión del estrés: claves para combatirlo si trabajas en la Administración

Lectura: 3 min | 20 Ago 20

Pese a haber estado meses teletrabajando, una parte importante de los empleados del sector público se han enfrentado a la que ha sido, probablemente, la época de trabajo más intensa que recuerden. La dificultad añadida de trabajar a distancia, junto con el elevado volumen de trámites que han tenido que procesar (ERTE, solicitud de desempleo, gestión de ayudas económicas, etc.), se suma a la tensión generada por la propia incertidumbre sanitaria. A continuación desarrollamos cómo puedes combatir esta presión laboral.

La situación generada por la crisis sanitaria que hemos vivido ha supuesto la adaptación de miles de trabajadores de las Administraciones Públicas en un entorno de incertidumbre. Este contexto se ha traducido en un nuevo foco de estrés para los empleados públicos. Saber identificar qué está pasando es el primer paso para plantear una solución al problema. El año pasado un estudio concluía que el 71% de los encuestados sufre estrés en el trabajo en España. Por otra parte, desprendía que solo el 57% detectaba el ambiente de estrés que hay en su entorno.

Los trabajadores de la Administración Pública se han visto expuestos a un aumento en su carga de trabajo.  Esto ha sido principalmente consecuencia de las miles de solicitudes y trámites documentales: la resolución de los ERTE, la gestión de ayudas económicas, la variación en las normativas de la declaración de la renta para empresas o las solicitudes de desempleo.

Cómo identificar el estrés laboral

La OMS diferencia los términos “presión” y “estrés”, y puntualiza que el estrés aparece cuando la presión sobre las tareas de trabajo es excesiva. Detallamos los principales síntomas que sufren los trabajadores con estrés laboral:

  • Ansiedad. Se produce cuando aparece una emoción negativa ante situaciones ambiguas o inciertas, según describe el Ministerio de Sanidad, y nuestra capacidad para controlarla es limitada.
  • Sensación de falta de confianza. La incapacidad para tomar decisiones en el trabajo o la sensación de que no está bien hecho es uno de los factores que contribuye a causar estrés laboral y que en el largo plazo termina minando la confianza en uno mismo.
  • Irritabilidad y mal humor. Un entorno laboral sano conduce a los empleados a trabajar con tranquilidad y bienestar. Sin embargo, tener una visión de la oficina y las horas de trabajo negativa generará un estado anímico que hará que el trabajador se vuelva irascible.
  • Sentimiento de culpabilidad. Convencerse a uno mismo de la propia falta de capacidad a la hora de desempeñar el trabajo puede derivar en un sentimiento de culpabilidad por entorpecer o ralentizar el trabajo del resto de compañeros.

Claves para combatir el estrés laboral

Una vez sepas qué está pasando podrás empezar a trabajar para solucionar el problema. Te damos algunas pautas que debes tener en cuenta si crees que te encuentras esta situación:

  • Comunícate con tus superiores. Si no te encuentras bien, tus jefes deben ser los primeros en saberlo. Mantener una comunicación fluida con tus responsables ayudará a que puedan tomar las decisiones necesarias en cada circunstancia para ayudarte a superar la situación de estrés.
  • Organiza tu tiempo. El tiempo que pasamos en la oficina es limitado. Saber gestionarlo para que tu rendimiento sea lo más fructífero posible ayudará a que la carga de trabajo esté equilibrada a lo largo de las 8 horas de jornada laboral. Te proporcionará más libertad para administrar el trabajo y saber en qué debes centrarte en cada momento.
  • Delega tareas. Saber delegar es una aptitud fundamental para desarrollar el trabajo sin adquirir responsabilidades adicionales. Valora los objetivos que tienes que cumplir, hasta dónde puedes llegar y quién de tus compañeros o tus jefes puede ayudarte.
  • Desconecta del trabajo. Es muy importante que, cuando una persona sale del trabajo, deje de pensar en ello. De hecho, la desconexión digital es uno de los nuevos derechos reconocidos en la última actualización de la Ley Orgánica de Protección de Datos y Garantías de Derechos Digitales.
  • Sé consciente de lo que está y lo que no está en tu mano. En situaciones como la que hemos vivido, nuestro sentido de la responsabilidad tiende a elevarse. Ello hace que sea habitual que adquiramos, de forma inconsciente, más responsabilidad de la que realmente está a nuestro alcance. Inevitablemente esto puede generar un estrés evitable. La clave está en reflexionar acerca de cuáles son tus responsabilidades y hasta dónde puedes llegar con tus medios y desde tus funciones.

Propiciar un entorno laboral sano en el que las tareas que hay que realizar supongan una oportunidad y no un factor de tensión es vital. No solo para que los empleados trabajen con tranquilidad y bienestar, sino porque cuanto mejor desarrollen ellos sus tareas, más productivos serán y mayor beneficio tendrá su trabajo. Especialmente en el caso de la Administración Pública, cuyo cometido es facilitar la vida a los ciudadanos, siendo un pilar fundamental en la sociedad.

Suscríbete a nuestra Newsletter y recibe los artículos en tu email.