Impuesto de Sociedades: novedades que afectan a tu Pyme
[wpdreams_ajaxsearchlite]

Impuesto de Sociedades: novedades que afectan a tu Pyme

Lectura: 4 min | 10 Sep 20

Una de las principales consecuencias de la pandemia es el colapso de los trámites administrativos. Hasta el momento las empresas estaban obligadas a haber aprobado sus cuentas anuales antes de presentar la declaración del Impuesto de Sociedades. Sin embargo, debido a la COVID-19, la Administración ha permitido que este año se presentase la autoliquidación en julio sin haberlo hecho. Si este es tu caso, debes saber que estás obligado a presentar de nuevo la declaración antes del 30 de noviembre, en este caso con las cuentas anuales ya aprobadas. Te contamos cómo tramitarlo.

La pandemia que ocupa nuestras vidas desde hace ya seis meses ha trastocado buena parte del día a día. La adaptación a una nueva realidad en la que imperan aspectos como el teletrabajo o la distancia social ha sido muy repentina. Además, la paralización empresarial derivada del confinamiento provocó importantes retrasos en los trámites y procesos burocráticos. Un escenario en el que, en muchos casos, las fechas se han tenido que reubicar.

El cese de actividad de muchas empresas como consecuencia del coronavirus también ha afectado a la Administración. Esta se vio obligada a reducir su ritmo de actividad, algo que ha repercutido también en las empresas. La ralentización en los trámites administrativos ha obligado a flexibilizar las condiciones de presentación de los mismos.

Uno de estos casos atañe al Impuesto de Sociedades. Debido a la COVID-19, las empresas han podido presentar, de forma voluntaria, la autoliquidación en julio sin haber aprobado sus cuentas anuales. Un requisito que, habitualmente, es imperativo antes de tramitar dicho impuesto. De esta forma, el plazo para presentar de nuevo la declaración junto con las cuentas aprobadas se extiende hasta el próximo 30 de noviembre. Te explicamos ahora cómo puedes tramitarlo.

Impuesto de Sociedades: novedades y situación en tiempos de COVID-19

Habitualmente la declaración del Impuesto de Sociedades debía realizarse una vez que la empresa hubiese aprobado sus cuentas anuales. Sin embargo, la aprobación de las cuentas este año se ha visto interrumpida como consecuencia de la pandemia y del confinamiento, época en la que muchas empresas han optado por acogerse a ERTE. Esta situación excepcional ha obligado a las Administraciones a variarla y a adoptar mayor flexibilidad al respecto.

En caso de no tener aprobadas las cuentas anuales de tu empresa, habrás presentado la declaración del Impuesto de Sociedades especificando en la casilla correspondiente la no aprobación de las mismas. Si este es tu caso, no pienses que tus trámites al respecto de este documento han finalizado aquí. Debes aprobar tus cuentas y volver a presentar la autoliquidación antes del 30 de noviembre. En esta situación se pueden presentar diferentes escenarios:

Que la primera declaración resultase a ingresar

En este caso lo primero que debes tener en cuenta es si el resultado de la nueva liquidación ha variado, que es lo más probable en función del tiempo que haya pasado.

  • Si la nueva declaración desprende una mayor cantidad a ingresar, habrá intereses de demora a partir del 28 de julio a favor de la Agencia Tributaria. Además, esta segunda declaración tendrá el carácter de “complementaria”.
  • Si, por el contrario, la segunda declaración da como resultado una cantidad menor a ingresar de lo que resultó la primera, los intereses de demora serán a favor de tu empresa. En este caso tendrás que presentar la declaración como “rectificación” de la inicial.
  • Si la nueva declaración da una cantidad a devolver, el plazo de seis meses a partir del cual se desprenden intereses a favor de tu empresa contabilizará a partir del 1 de diciembre. En este caso también se presentará como “rectificación” de la inicial.

Que la primera declaración resultase a devolver

El segundo escenario que has podido tener es que la declaración que presentaste en julio, sin haber aprobado las cuentas, devengase un resultado a devolver.

  • Si la segunda declaración desprende una cuantía a devolver mayor que la primera, los intereses en tu favor se cuantificarán en dos plazos distintos. Por la primera devolución (correspondiente a la declaración de julio) los intereses correrán cuando pasen seis meses desde el 28 de julio. Por la segunda devolución (correspondiente a la declaración presentada antes del 30 de noviembre), el período de seis meses empezará a contar desde el 1 de diciembre. En este caso debes marcar a la segunda autoliquidación como “rectificación” de la inicial.
  • Si en la segunda declaración sale a devolver una cantidad menor que la primera, los intereses a tu favor serán los correspondientes a la parte que se devuelva según la nueva declaración. Empezarán a contar los seis meses desde el 28 de julio, y también se adjuntará como “rectificación” de la inicial.
  • Si la segunda autoliquidación desprende un resultado a ingresar, los intereses correrán a favor de la Agencia Tributaria y a partir del 28 de julio. En este caso, la segunda declaración será “complementaria” a la primera.

Cómo especificar el tipo de declaración en el modelo

En lo que respecta a trámites administrativos, la forma es casi tan importante como el fondo. Por tanto, debes tener muy claro qué documento y datos tienes que aportar. En primer lugar, el escrito que debes presentar es el modelo 200, descargable desde la web de la Agencia Tributaria.

Una vez tengas descargado el documento, en la primera página verás una nueva identificación para habilitar. Así, si vas a presentar una nueva autoliquidación que sea distinta de la inicial, debes marcar la casilla “Nueva declaración art. 12.2 RDLey 19/2020”. Aquí tendrás que aportar también el número de justificante de la declaración inicial.

Ya sabes que la declaración que puedes presentar hasta el 30 de noviembre tiene dos estatus distintos: rectificación de la anterior o complementaria. En caso de ser complementaria, además de haber marcado la casilla anterior, tienes que marcar una opción extra. La encontrarás en la página 14 bis, específica para autoliquidaciones complementarias.

Si la nueva declaración no es complementaria, sino que es una rectificación, la casilla que te corresponde activar es: “Nueva declaración art. 12.2 RDLey 19/2020 no complementaria”, también en la página 14 bis. En ella además tendrás que añadir el importe que salió (ya sea a ingresar o a devolver) en la declaración inicial.

Conocer exhaustivamente todos los requisitos para presentar correctamente la declaración del Impuesto de Sociedades una vez se han aprobado las cuentas anuales es fundamental para que ésta sea válida y evites así sanciones administrativas. Por ello te recomendamos recurrir a la sede electrónica de la Agencia Tributaria y consultar cualquier duda que te surja.

Suscríbete a nuestra Newsletter y recibe los artículos en tu email.