[wpdreams_ajaxsearchlite]
Inspección Hacienda

Inspección de Hacienda: motivos por los que tu negocio puede recibir una

Lectura: 3 min | 30 Sep 19

La comunicación de las empresas a Hacienda debe ser clara y transparente. Sin embargo, puede existir un desconocimiento sobre todos los procesos que los empresarios deben realizar ante la Agencia Tributaria. Especialmente en el caso de los autónomos y las empresas pequeñas que carecen de un departamento específico. En situaciones en los que esta entidad tenga dudas puede plantear una inspección para disiparlas. A continuación enumeramos cuáles son las principales razones que motivan una inspección de Hacienda.

En los últimos años, y desde la puesta en marcha del Plan de Acción del IVA, se ha incrementado el número de inspecciones de Hacienda a empresas, con el fin de evitar la economía sumergida y la evasión de impuestos. Dicho plan es una iniciativa europea, aprobada en 2016, al detectar una gran diferencia entre los ingresos estimados de las empresas y los realmente declarados.

Por ello los autónomos y pequeñas empresas, sobre todo aquellas que se dedican al comercio digital, son el principal foco de estas inspecciones. Es bueno que estés preparado para pasar este control y que conozcas las razones que llevan a Hacienda a revisar la actividad de tu compañía.

Hay dos principales motivos por los que pueden llamar a tu puerta. Por un lado, que tu negocio presente irregularidades, tus resultados difieran de la media del sector o que hayan recibido una denuncia hacia tu empresa. Por otro, cuestión de ‘suerte’: Hacienda también hace inspecciones de forma aleatoria, en cuyo caso es probable que no recibas siquiera una notificación anunciando la visita.

Los motivos más habituales de una inspección de Hacienda

Pero, volviendo a las inspecciones motivadas, te contamos algunas razones por las que tu negocio podría levantar sospechas ante Hacienda.

  • No se ha presentado la declaración. La AEAT hace un seguimiento de las empresas que han presentado la declaración en otras ocasiones y, por tanto, saben cuándo dejan de hacerlo. Es probable que se presenten en tu negocio para ver si, efectivamente, ha cesado su actividad o no ha llegado a la cuantía que obliga a la declaración.
  • Presentación de una liquidación con más gastos que ingresos. Aunque suele ser habitual en los primeros períodos de actividad de las empresas, es una de las principales causas que motiva las inspecciones de Hacienda.
  • Solicitud de importantes devoluciones de IVA. No es raro que en la declaración anual te salga a devolver, pero si ese importe es considerado ‘excesivo’ por Hacienda, es probable que sea objeto de inspección.
  • Descuadre entre modelos trimestrales y anuales. Conviene curarse en salud y revisar los informes antes de enviarlos, asegurando que todo cuadre: los modelos anuales 190 y 390, y los trimestrales de IVA 303 e IRPF 130.
  • Tu empresa ha recibido algún tipo de subvención pública. Cuando recibes dinero del Estado y, con más motivo, si las ayudas no están exentas de declaración, es muy probable que Hacienda quiera asegurarse de que todo está en orden.
  • Deducciones de cuantías exageradas vinculadas a gastos. Pueden ser sospechosas las grandes partidas de gastos considerados asociados a la actividad de la empresa, ya sean dietas, facturas de móviles, transporte, etc. Por ello es fundamental guardar todos los justificantes de este tipo de operaciones. Solo así puedes demostrar ante Hacienda que se trata de gastos derivados de tu actividad.
  • Tu empresa va a operar fuera de España. El hecho de que solicites el NIF intracomunitario puede ser motivo para que Hacienda te visite, a fin de revisar las condiciones en las que se planea hacerlo.
  • Detección de una sociedad que ha quedado inactiva. Probablemente seas objetivo seguro de inspección si dejas sin actividad una sociedad y se crea otra paralela, en la misma sede y con los mismos socios. Estas situaciones son bastante habituales, y Hacienda acude a ellas para comprobar qué ha ocurrido.

Conociendo qué puede motivar una inspección fiscal a tu negocio, presta especial cuidado y prepárate para ese posible control. Si se determina que tu empresa ha incumplido con sus obligaciones contables, has de saber que la multa oscila entre el 50 y el 100 % sobre la base de la cuantía, por lo que es recomendable que revises que está todo en orden antes de cualquier declaración a Hacienda.

Suscríbete a nuestra Newsletter y recibe los artículos en tu email.