La digitalización de la Administración Pública, clave en la nueva normalidad - Ideas para tu Empresa
[wpdreams_ajaxsearchlite]

La digitalización de la Administración Pública, clave en la nueva normalidad

Lectura: 4 min | 16 Jul 20

La pandemia ha paralizado al mundo entero durante varios meses al tiempo que ha acelerado la implantación de procesos digitales de manera forzosa. Esto ha supuesto un cambio cultural en la sociedad, que ha comprobado la importancia de adaptarse a un mundo conectado. Por ello, tanto las empresas como la Administración Pública entran en la “nueva normalidad” convencidas de que la digitalización ha llegado para quedarse.

La sociedad actual vive en un mundo permanentemente conectado gracias a las nuevas tecnologías. Lo que hasta hace unos años se contemplaba como un futuro lejano, hoy en día es una realidad tangible e innegable que ha quedado patente tras el confinamiento. La distancia física ha supuesto un parón de actividad para aquellos organismos que no contaban con un plan preparatorio, incluyendo a la Administración Pública.

Ahora cabe preguntarse si la necesidad de digitalización que se ha manifestado durante el confinamiento desaparecerá en la nueva normalidad o seguirá existiendo. Establecer previsiones es complicado, pero lo que sí parece claro es que la Administración deberá incorporar la digitalización a sus procesos, alineándose así con una sociedad conectada. La transformación digital ya era una asignatura pendiente para el sector público que se ha acelerado tras la pandemia.

España es uno de los países europeos que más avanza en esa dirección, tal y como refleja el Índice de Economía y Sociedad Digital 2020 (DESI), un informe elaborado por la Comisión Europea. De hecho, el documento posiciona a nuestro país como el segundo con mejores servicios públicos digitales. En la misma línea, la inversión pública en tecnología creció un 7% durante 2019. No obstante, todavía puede seguir mejorando en la carrera hacia la digitalización.

La Administración digital ante el nuevo perfil ciudadano

Las entidades que conforman la Administración tienen como objetivo mejorar la vida de los ciudadanos. Así lo refleja el Estudio de Digitalización de la Administración elaborado por Vodafone, que apunta que el 83% de las Administraciones creen que la tecnología debe utilizarse para mejorar el servicio público. Lo primero que deben hacer es elaborar una radiografía sobre cómo es el perfil del ciudadano actual, su contexto y sus características, resumidas en tres grandes territorios:

  • Movilidad geográfica: es uno de los efectos colaterales de la globalización. El arraigo en un mismo lugar es cada vez menos común, dejando paso a una necesidad de conocer mundo y vivir experiencias en sitios diferentes. La ausencia de una Administración digital supone un obstáculo para esta movilidad en la medida en que obligue a los ciudadanos a realizar los trámites presencialmente.
  • Conectividad: la tecnología y las plataformas virtuales han superado la barrera física y nos permiten mantener un estrecho contacto interpersonal de forma virtual. Las personas están acostumbradas a operar de esta forma a todos los niveles: personal, laboral, sanitario, etc. Por tanto, una Administración poco conectada no estaría alineada con esta nueva forma de interacción social.
  • Conciencia medioambiental: la sostenibilidad gana cada vez más peso como pilar de actuación cotidiana para la sociedad. La digitalización en las entidades públicas supondría una importante mejora en esta área, que se notaría especialmente en el ahorro de papel.

Estos atributos que definen a la gran mayoría de la sociedad actual han generado nuevas necesidades a las que la Administración debe dar respuesta. Es decir, los organismos públicos tienen que adaptarse a las tendencias sociales y a los cambios demográficos para proporcionar un servicio cualitativo que ayude a los ciudadanos a mejorar su vida. Algo que, a día de hoy, es posible gracias a las innovaciones tecnológicas de las que disponemos.

¿Cómo puede la Administración Pública dar respuesta a las nuevas necesidades sociales?

Los ciudadanos tienen unas altas expectativas sobre el rol de la Administración en esta nueva normalidad. Esperan una Administración accesible, multicanal y eficiente, que sea capaz de aportar soluciones inmediatas y prácticas. La agilidad a la hora de realizar trámites es, por tanto, uno de los principales objetivos para la Administración digital. El Portal de Administración Electrónica es uno de los primeros avances que se dieron en este sentido. El portal ha permitido implantar sistemas de identificación, firma y validación digital de documentos.

Existen ciertas tendencias en las que la Administración debería avanzar a la par que lo hacen tanto las empresas como los ciudadanos hacia lo que ya se empieza a llamar ‘España 5.0’. Es el caso de la utilización de la nube, que previsiblemente crecerá en los próximos años. De hecho, aproximadamente el 70% de los organismos públicos contempla el uso de la nube en sus planes de modernización tecnológica. La disposición de plataformas Cloud permiten una gestión documental colaborativa y segura. La accesibilidad inmediata a los datos es una de las claves para agilizar los trámites burocráticos.

La implantación definitiva de 5G será otro de los focos que impulsará la digitalización de la Administración. De hecho ya se están llevando a cabo proyectos piloto en esta área, y se espera que su aplicación pueda extenderse en las administraciones de todo el territorio nacional. La tecnología 5G contribuye a que sectores más tradicionales como la agricultura optimicen sus procesos gracias a la rápida monitorización y recopilación de datos.


Administración digital y conectada: casos de éxito

La digitalización total de las entidades públicas reporta importantes ventajas en el desarrollo social de los países. Así lo han demostrado las administraciones europeas que ya llevan un largo recorrido en ello. Es el caso de Estonia, el que ya se ha calificado como “el primer país digital del mundo”. La Administración estonia aplica la tecnología en todos los ámbitos sociales: sanidad, educación, gestión de ciudades, transporte, etc. Esto implica que prácticamente todos los trámites se pueden realizar electrónicamente y al momento. De hecho, según el asesor digital del Gobierno de Estonia, la declaración de impuestos se realiza en apenas 15 minutos.

Aunque el objetivo ideal es lograr una Administración 100% digitalizada, ya podemos identificar algunas aplicaciones exitosas a nivel local. Es el caso del Ministerio de Defensa, que ha creado un asistente virtual basado en Inteligencia Artificial. Otro ejemplo de digitalización llega de la mano del programa ‘Wifi4EU’, que ha permitido que ayuntamientos como el de Algadefe (León) o Quintanas de Gormaz (Soria) instalen un nuevo sistema wifi que da mejor cobertura y mayor velocidad de conexión a todos los habitantes que hasta el momento carecían de ella.

La digitalización de la Administración Pública es una obligación no escrita que parte de la nueva realidad que viven los ciudadanos, multicanal, conectada y con una perspectiva 360º. Con las miras centradas en conseguir unos organismos públicos completamente digitalizados y replicar algunos modelos europeos que ya lo están consiguiendo, las Administraciones españolas necesitan avanzar con más velocidad en la implantación de nuevas tecnologías. De lo contrario no estarán capacitadas de proporcionar un servicio de calidad que se ajuste a la demanda de la sociedad.

Suscríbete a nuestra Newsletter y recibe los artículos en tu email.