[wpdreams_ajaxsearchlite]
La hora de los sillones rotatorios

La hora de los sillones rotatorios

Lectura: 3 min | 31 May 16

¿Hay líderes imprescindibles para el buen funcionamiento de una empresa? Una dirección rotatoria puede acabar con los personalismos y enriquecer, con visiones diferentes, la gestión del negocio. Es un modelo que se impone en algunas empresas más innovadoras. Te explicamos cómo funciona en la compañía china Huawei, donde los directivos rotan cada seis meses.

En 2012, Huawei sorprendió a todo el mundo empresarial al anunciar que su dirección ejecutiva y sus mandos intermedios no eran eternos. Se empezó a hablar de sillones rotatorios. La cultura colaborativa se extendía así a la gestión diaria de una empresa.

El presidente ejecutivo -también llamado CEO, por las siglas en inglés de Chief Executive Officer- es quien toma las decisiones, pero poco a poco la imagen del CEO como un líder heroico e insustituible está desapareciendo, quizá por el desembarco en España de compañías cuya filosofía de trabajo es muy distinta y cuya motivación principal es la innovación.

Es el caso de la tecnológica de Shenzhen. La cabeza de la multinacional china rota cada seis meses entre tres personas: Erik Xu, Ken Hu y Guo Ping. Así, en los meses de abril y septiembre de cada año, cambian de CEO y traspasan la responsabilidad de las operaciones diarias de la compañía. Ahora mismo, Guo Ping es el que lidera la empresa.

Y no debe ser mala opción, ya que este curioso modelo ha tenido excelentes resultados. Huawei es una de las empresas tecnológicas que más ha crecido en los últimos años y es la primera firma china que entró en la lista de las cien marcas más reconocidas del mundo, publicada por la consultora Interbrand.

Desde Huawei aseguran que como los perfiles de cada uno de sus CEO son diferentes -“aunque complementarios”-, la compañía se ha fortalecido en algunos sectores clave, “sin descuidar las inversiones en otros”. De esta forma, uno de los CEO opta por el lado más comercial, otro está más enfocado en las operaciones y el tercero se basa en el I+D, lo que da una visión completa del mundo empresarial.

La cúpula directiva de Huawei

La empresa ha obtenido un beneficio neto de 5.027 millones de euros en 2015, un 33% superior al del año anterior, según cifras de su informe anual, y emplea a cerca de 170.000 personas, 40.000 de ellos no chinos (el 75% de los empleados fuera de China son locales), además de atender a más de 3 millones de clientes en todo el mundo.

Su fundador, Ren Zhengfei, es conocido por ser un líder que inspira y motiva a la gente a perseguir la innovación en todos los niveles. Quizá por ello no es de extrañar que la verdadera innovación esté en la gestión de la empresa, en la gestión del liderazgo.

Además, la empresa utiliza un sistema de votación democrático para elegir a sus miembros de la junta directiva. Es necesario destacar que Huawei es una empresa de los empleados, donde Zhengfei solo posee el 1,4% de las acciones de la compañía, mientras que 82.471 trabajadores tienen el resto de la propiedad.

¿Cómo se implementó el sistema de rotación de CEO?

Huawei no aplicó este sistema de rotación inmediatamente después de su fundación. El primer paso fue la implementación de un sistema rotatorio de los directores de operaciones (COO). Así, ocho ejecutivos iban rotando en el puesto, lo que ayudó a Zhengfei a mover su foco de atención de las tareas más operativas al desarrollo de la estrategia y cultura de la empresa.

Dados los buenos resultados, en 2012 decidieron extender el sistema rotatorio en los directores ejecutivos, una de las mayores innovaciones nunca antes vista en empresas de esta envergadura. De esta forma, el fundador fue capaz de inculcar una filosofía de trabajo aún más libre y participativa.

En el futuro, Huawei seguirá con su cultura empresarial basada en el liderazgo compartido, en el que todos los ejecutivos salvaguardan y desarrollan los valores de la compañía en cada momento, según aseguran desde la sede española de la multinacional.

Al rotar el CEO cada seis meses, la compañía está dirigida por diferentes personalidades, lo que crea un estilo de trabajo mucho más diverso, en la que se comunican y se prueban diferentes formas de trabajar. Para evitar posibles conflictos, debido al hecho de que los miembros del Comité Permanente tienen diferentes personalidades, todos los miembros han de estar de acuerdo de antemano con cualquier comunicación que vaya a hacerse pública.

En resumen, el liderazgo es un fenómeno social compartido, donde el CEO es un cargo que consigue solucionar los problemas de la compañía de forma eficaz y rápida. Con un sistema rotatorio, se evitan colapsos debido a la existencia de un solo líder en torno al que gira todo, y se saca provecho de la sabiduría compartida para aumentar los beneficios. En Huawei así lo han entendido. ¿Te parece posible en tu negocio?

Suscríbete a nuestra Newsletter y recibe los artículos en tu email.