[wpdreams_ajaxsearchlite]
RSC

La RSC para atraer y retener talento

Lectura: 4 min | 18 Oct 16

La tendencia laboral en nuestro entorno es que los empleados priorizan hoy en día aspectos como la flexibilidad laboral, el desarrollo profesional o el sentimiento de pertenencia frente a otros como la remuneración (sobre todo los millennials). Por eso si queremos retener talento, y también captar nuevo, la Responsabilidad Social Corporativa es esencial.

Hace unos años empleábamos el término Responsabilidad Social Corporativa (RSC), también denominada Responsabilidad Social Empresarial (RSE), para referirnos a aquellas iniciativas impulsadas por las empresas con un objetivo social, ecológico o filantrópico. Esta faceta “comprometida” era importante, porque les permitía construirse una imagen frente a los grupos de interés o stakeholders (clientes, proveedores, competencia y sociedad en general).

Sin embargo, con el paso del tiempo el concepto ha ido perdiendo fuerza y se ha quedado algo obsoleto. Incluso el que lo acuñó, Lord Edmund John Philip Browne, la daba hace poco por muerta. Esto es porque, aunque la RSC nació con un propósito muy loable, se ha ido desinflando a causa de la transformación del sector empresarial e industrial, la madurez de las sociedad, mucho más informada e incrédula que hace años, y también por algún que otro escándalo corporativo.

El propio Browne opina que la RSC necesita un impulso revitalizador, un nuevo enfoque que le devuelva la importancia que tenía sin perder de vista su objetivo constructivo social o filantrópico. Este nuevo enfoque defiende que, para que una empresa construya una imagen positiva, necesita a sus empleados, a las personas que forman parte de ella. Solo así resulta creíble y solo así puede calar el mensaje en la sociedad.

La RSC se construye hoy desde dentro y para ello es imprescindible la comunicación interna. No importa que tu empresa sea una pequeña Pyme o una multinacional: si transmitimos a los empleados nuestros valores, cometido y filosofía, tratando de que se identifiquen con ellos, será más fácil que se conviertan en embajadores de la compañía.

Varios estudios demuestran que para los profesionales es importante compartir los valores corporativos de la empresa para la que trabajan. Y que estén a gusto. El bienestar laboral se ha convertido en objetivo principal de los empleados, casi al mismo nivel que el salario.

Y esto se acrecienta cuando hablamos de las nuevas generaciones, los millennials (nacidos en los 80 y 90). Para ellos la flexibilidad, la sostenibilidad o el bienestar están por encima de la remuneración económica. Así como el sentimiento de pertenencia a la organización para la que trabajan, lo que les impulsa a implicarse en los proyectos.

¿Cómo ser reconocida como una empresa RSC?  

En España hay varias convocatorias anuales para premiar a las empresas con mejores políticas de RSC o RSE. El premio Corrresponsables, por ejemplo, galardonó en la categoría Pymes el proyecto Kilómetros Verdes, de Redyser Transportes (España) y en la de Micropymes al Sello Amigos de la Infancia de Baby Essentials y Fundación Mi Mamá Me Cuida.

El proyecto de RSC Kilómetros Verdes

El employer branding

Para lograr esa identificación entre empleado y empresa, las compañías aplican distintas iniciativas, como el employer branding, del que seguramente hayas oído hablar en alguna ocasión. Forma parte de la estrategia de RSC, y comprende todas las acciones encaminadas a convertir nuestra empresa en el lugar donde cualquiera quisiera trabajar: fomentar una cultura organizacional ética, mejorar las condiciones de trabajo, construir un buen clima laboral o implementar planes de desarrollo para los empleados (gestión del talento).

Pero una buena política de employer branding nunca será certera si no conocemos las inquietudes de nuestros empleados. Por eso es importante la escucha activa y el diálogo bidireccional. De esta manera se sentirán parte importante de la empresa y se convertirán en la nueva pieza fundamental de la estrategia de RSC.

La retención del talento es esencial en cualquier estrategia empresarial de hoy en día, y el employer branding ayuda a este fin. Si nuestros empleados están contentos, no querrán marcharse, pero es que además esta política contribuye a construir una reputación empresarial de cara a la atracción de talento externo.

El mercado laboral actual tiene características singulares: hay muchos profesionales buscando trabajo y las vacantes son escasas pero muy específicas. Entre tanto ruido, hay que saber identificar aquellos perfiles especiales y con talento, para que conozcan nuestra empresa, tengan una idea positiva de ella y quieran trabajar con nosotros.

Varios estudios (Trabajando.com y Universia) corroboran que el 52% de los profesionales tiene en cuenta los principios de una compañía al decidir si entrar en ella, un porcentaje que aumenta al 56% cuando se trata de millennials. Por ello la RSC es tan importante porque influye en la percepción de los demás y proyecta la gestión empresarial. Sin embargo, muchos candidatos reconocen que nadie les menciona los valores de la empresa ni si quiera durante el proceso de selección. Y cuando una compañía no transmite cuál es su cometido y las razones que la mueven, difícilmente retiene el talento pero desde luego no lo atrae.

La RSC se ha incorporado a las empresas como una realidad esencial de su identidad y de su cultura y se traslada a todos los ámbitos de actividad. Una estrategia de RSC transparente, consolidada y estrechamente ligada a la estrategia del negocio es clave tanto para atraer el talento como para retener con el que ya contamos.

Ahora que ya sabes que la RSC es un foco de retención y atracción del talento, ¿qué acciones vas a poner en marcha para practicarla en tu compañía? ¿Mencionáis vuestros valores corporativos a los candidatos durante un proceso de selección?

Suscríbete a nuestra Newsletter y recibe los artículos en tu email.