[wpdreams_ajaxsearchlite]

Las declaraciones fuera de plazo ¿qué consecuencias tienen?

Lectura: 2 min | 21 Mar 19

Autor: Daniel Hernandez

 

Cumplir con Hacienda es, además de una obligación, un trabajo en sí mismo. Cada cierto periodo se cumplen plazos de pagos de impuestos que, si se sobrepasan, conllevan la imposición de multas y sanciones. Sabemos que haces todo lo posible por estar al día, pero ¿qué ocurre cuando tenemos un despiste con la declaración? Veamos.

 

IVA e IRPF

Hay muy pocas excepciones. Prácticamente todos los autónomos deben realizar declaraciones trimestrales del IVA, una tasa que recaudan a clientes y luego abonan a Hacienda. También un número alto de trabajadores por cuenta propia deben rendir cuentas ante el fisco trimestralmente por el IRPF (Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas).

Los plazos para realizar las liquidaciones son los siguientes:

  • Primer trimestre: del 1 al 20 de abril
  • Segundo trimestre: del 1 al 20 de julio
  • Tercer trimestre: del 1 al 20 de octubre
  • Cuarto trimestre: del 1 al 30 de enero

Conviene grabarse a fuego estas fechas, pero, ¿qué pasa cuando vencen? La respuesta es asumir que Hacienda nos sancionará, aunque hay diferentes grados. Una vez advertido el error, hay que realizar la autoliquidación de la misma manera que si estuviéramos fuera de plazo.

¿Y después? La sanción depende de un hecho importante: que Hacienda se haya dado cuenta y nos lo haya advertido o no.

Si Hacienda no nos notifica el retraso

Realizaremos la autoliquidación y esperaremos a que nos envíen una notificación. Esa carta incorporará las siguientes sanciones según el tiempo de retraso:

  • Menos de 3 meses: 5% de recargo.
  • De 3 a 6 meses: 10% de recargo.
  • De 6 a 12 meses: 15% de recargo.
  • Más de un año: 20% de recargo.

A este último plazo habrá que sumarle los intereses de demora. Esa tasa se obtiene incrementando un 25% el interés legal del dinero. Para el año 2018 está fijado en el 3,75%.

Si Hacienda notifica el retraso

El problema se agrava. Al recargo especificado antes habría que sumar una sanción que puede ser:

  • Leve. Cuando la base de la sanción está por debajo de los 3.000 euros. Si se supera esa cifra y no hay ocultación entonces la multa equivaldrá al 50% del importe que se debe.
  • Grave. Evidentemente, si se superan los 3.000 euros y además hay ocultación, entonces la multa puede ir del 50% al 100%.
  • Muy grave. Igualmente superando los 3.000 euros, pero usando medios fraudulentos para no pagar, la sanción se incrementa hasta una horquilla del 100% y el 150%.

 

Seguridad Social

El autónomo también debe pagar una cuota a la Seguridad Social. Su abono debe estar domiciliado pero a veces no hay saldo en la cuenta. Cuidado porque ese despiste también se paga, aunque sea por un día. Sin embargo, desde el 1 de enero de 2018, esos recargos se han suavizado para los primeros días.

  • Si el retraso no pasa de un mes, habrá que pagar un recargo del 10% sobre lo no abonado.
  • Si el retraso es de más de un mes, hasta dos, el recargo sube hasta el 20%.
  • Si el retraso supera los dos meses, el recargo alcanza el 35%.

 

En resumen, son plazos y cifras que hay que tener muy en cuenta para no dañar nuestras cuentas. Aunque lo mejor es no llegar hasta aquí porque, como hemos visto, cualquier retraso se paga.

 

Img_declaracion renta

Autor

Daniel Hernandez

Periodista especializado en asuntos de empresa y Pymes.

Suscríbete a nuestra Newsletter y recibe los artículos en tu email.