Lean Management: Qué es y cómo puedo beneficiarme en mi negocio
[wpdreams_ajaxsearchlite]
Metodología Lean Management

Lean Management: Qué es y cómo puedo beneficiarme

Lectura: 3 min | 17 Mar 16

El plan de negocio es ese libro de 300 páginas en el que se explica la vida y obra futura de una empresa. Requiere tal esfuerzo que para muchos supone el equivalente a que le arranquen la piel a tiras. ¿Y hacerlo bien? En la era de la comunicación instantánea, directa y breve, con los SMS primero, y Twitter después, ¿a nadie se le había ocurrido simplificarlo?

La respuesta la dio el suizo Alexander Osterwalder en 2004 con el «Lean management» o «Método Canvas»: tu plan de negocio en un folio y algunos post-it. Simple. Efectivo. Después la idea se desarrolló en «Generación de Modelos de Negocio», escrito por Osterwalder y el profesor Ives Pigneur, y que contó con la participación de casi 500 expertos que aportaron casos prácticos.

Para plasmar un negocio en un esquema simple, el inventor del Canvas propone dividir la cara de un folio en nueve módulos. Así es la metodología Lean Management:

  • Socios clave 

El trabajo colaborativo está de moda. Si ni sabes algo, alíate con quien sí tiene ese conocimiento o habilidad. En este apartado se habla de esas alianzas, de las colaboraciones, socios industriales o inversores. Una pieza fundamental dentro de la metodología Lean Management.

  • Actividades clave 

Es complicado, pero aquí toca definir el meollo de tu negocio, esa actividad principal que, si falla, todo se va al garete. Con el método Lean Management conseguirás definirla después de analizar el resto de puntos. Hay tres posibles claves: los procesos de fabricación y producción (principalmente la industria), la solución de problemas (principalmente en el sector servicios, como consultorías o agencias de publicidad) y el mantenimiento (empresas que crean plataformas, por ejemplo compañías que comercializan cupones descuento, redes sociales, etc.).

  • Recursos clave 

lean managementLos medios que vas a necesitar para construir todo lo que te propones. De todo tipo: recursos humanos, tecnología o espacios físicos (un local, una oficina, garaje, taller, etc.). Valora bien lo que necesitas y los costes y plantéate si es imprescindible tal o cual recurso o si es mejor externalizar.

  • Propuestas de valor

¿Qué es eso tan bueno que tienes, tan diferente y por lo que la gente está dispuesta a pagar? Recuerda que las dos patas son primordiales: un buen producto y tener clientes. Y ambas deben quedar reflejadas en tu Lean Management.

  • Relaciones con clientes

relación clientesEn este apartado definirás cómo vas a llegar a tus clientes, si por relaciones personales, a través de Internet, por teléfono o externalizando servicios, o todo a la vez.

  • Segmentos de cliente 

Si tienes clientes todo va bien, y si no los tienes todo va mal. Es tan obvio que a muchos se les olvida. El objetivo aquí es concretar y definir los potenciales clientes. Es difícil pero hay que buscar un nicho pequeño pero con necesidades. Después se irá creciendo. ¿Alguien recuerda a Amazon como una librería virtual? Pues al principio lo fue, y acertó.

  • Canales

lean managementEs la carretera por la que llegarás al cliente. También puedes usar varias a la vez. Eso te lo definirás en este apartado del método Lean Management. Eso te ayudará a definir los recursos: una tienda online, o física, comerciales, etc.

  • Estructura de costes

Analiza la tesorería, es decir, lo que sale y cuándo sale y lo que entra y cuándo entra. Si tu negocio consiste en cobrar una vez hecho el trabajo o si pagas a los proveedores después de cobrarle al cliente. Un crecimiento rápido hará que necesites mucha financiación y que puedas morir de éxito. Piensa también cómo financiarás el negocio cuando al principio no sea rentable.

  • Fuentes de ingresos

lean management¿De dónde vas a sacar el dinero? A una revista le puede venir de los anunciantes, de los suscriptores o de la venta de servicios premium; a una fábrica de tornillos, de la venta de piezas. Es importante, pero no definitivo, porque el modelo puede evolucionar y surgir nuevas fuentes. Hay muy pocos Facebook y Twitter, es decir, empresas que piensan en crecer y crear una comunidad enorme sin preocuparse al principio cómo lo van a rentabilizar.

 

Los autores del modelo proponen que rellenes los huecos con post-it. Alejándose de lo rudimentario del invento, lo que se quiere transmitir es que tu plan es algo dinámico, que te obliga a estar midiendo en todo momento y estar en contacto con los clientes o potenciales clientes. El Canvas, de paso, ha dignificado ese papel amarillo cuyo destino no solía ir más allá de un frigorífico con el clásico mensaje: “Compra leche”.

Suscríbete a nuestra Newsletter y recibe los artículos en tu email.