Ley de Residuos: qué implicaciones tendría para tu Pyme - Ideas para tu Empresa
[wpdreams_ajaxsearchlite]
residuos

Ley de Residuos: qué implicaciones tendría para tu Pyme

Lectura: 3 min | 21 Jun 21

El Ejecutivo ha aprobado recientemente una nueva Ley de residuos y suelos contaminados que afectará a todas las compañías. Entre las principales implicaciones, éstas deberán gestionar sus propios desechos durante todo el ciclo de vida útil de los productos, desde su compra hasta su reciclaje. Además, conlleva implicaciones específicas para los trabajadores por cuenta propia, que no tendrán que soportar dos impuestos sobre las bolsas de plástico que repartan en sus negocios. En este artículo te explicamos en detalle en qué consiste esta nueva ley y qué acciones de tu día a día se verán afectadas.

La economía circular es uno de los principales retos de la Unión Europea para reducir residuos y promover productos sostenibles. Aunque el compromiso con el medio ambiente ya se ha convertido en una demanda por parte de los clientes, ahora también será un requisito legal para las empresas.

La Ley de Residuos y Suelos Contaminados aprobada por el Gobierno responde a esta iniciativa que pretende impulsar un modelo de economía sostenible y baja en carbono. Las restricciones a los plásticos de un solo uso, la reducción del volumen de pedidos o el uso de materiales reciclados son algunas de las implicaciones que podrían afectar a tu Pyme. A continuación, te contamos todas las claves de esta nueva ley, que trata de promover un futuro más verde en toda la cadena de valor:

Restricciones a los plásticos de un solo uso

La legislación española incluye por primera vez limitaciones a los plásticos de un solo uso. A partir de ahora, se restringirá la introducción en el mercado de nuevos plásticos no reutilizables y se impondrá un nuevo impuesto de 0,45€ el kilo para reducir su comercialización.

Si en tu negocio utilizas vasos de plástico, botellas con tapones o recipientes alimentarios para el consumo inmediato, te interesa saber que, a partir de 2023, quedará prohibida su distribución gratuita. Será necesario cobrar por cada producto de plástico y reflejarlo en el ticket de venta.

El objetivo es impulsar alternativas reutilizables en lugar de plásticos de un solo uso y reducir en un 50% la comercialización de este tipo de materiales en 2026, con respecto a 2022. Además, el diseño de los envases también será una de las claves para conseguirlo: las tapas y tapones ahora irán unidos al recipiente y las botellas PET deberán contener un 25% de plástico reciclado a partir de 2025 y todas las bebidas, un 30% en 2030.

quote

Reducir el volumen de residuos

La reducción del peso de los residuos es otro de los puntos esenciales de la nueva ley. A partir de 2025, los residuos deberán pesar un 13% menos respecto a los generados en 2010, en línea con la ley vigente del 10% menos a partir de 2020. De esta manera, las empresas deberán tomar acciones para dar una segunda vida a los alimentos no consumidos y a los excedentes de productos no perecederos, como textiles, juguetes o aparatos eléctricos.

Además, la ley da un paso más a favor de la reutilización y prohíbe la destrucción de productos no perecederos no vendidos. La gestión responsable, tanto de la producción como de los residuos, se une a la lista de nuevos requisitos para todas las empresas.

Preferencia por el agua no envasada

En consonancia con el objetivo de reducir los residuos y el consumo de envases.  Además, se establece que los establecimientos el sector horeca deberán ofrecer la posibilidad de consumir agua no envasada de forma gratuita.

Si tu empresa pertenece al sector de la hostelería o la restauración, esta medida puede ser de especial interés. Aunque debes tener en cuenta que solo es aplicable siempre que el ayuntamiento o la empresa suministradora garanticen que la calidad del agua sea apta para el consumo humano.

Una buena noticia para los autónomos

Esta nueva ley trae un respiro para los autónomos, que dejarán de soportar dos impuestos sobre las bolsas de plástico. La ley anula la normativa anterior que obligaba a los trabajadores por cuenta propia a gravar dos veces el uso de bolsas de plástico. Este proyecto pone fin a la incertidumbre para los autónomos, ya que no es posible gravar dos veces el mismo producto.

Ahora los trabajadores por cuenta propia solo estarán sujetos a esta nueva ley, cuyos tributos son de carácter penalizador, no recaudatorio. El objetivo es desincentivar el consumo de plástico y sustituirlo por materiales sostenibles. Para los negocios de alimentación será un reto a la hora de envasar, distribuir o transportar productos.

La nueva legislación se aplica a toda la cadena de valor, incluidos los autónomos, las Pymes e incluso los ayuntamientos. De hecho, entre las principales novedades, se implantarán nuevas recogidas diferenciadas de residuos, además de las existentes para el papel, los metales, el plástico o el vidrio. Además, a partir de 2024 todos los municipios contarán con recogida separada de biorresiduos domésticos, como textiles o aceite de cocina.

Este proyecto confirma que, a partir de ahora, la sostenibilidad pasará a ser una primera necesidad para las empresas y un elemento más en la estrategia de negocio. La Cámara de Comercio ya incluye incentivos de hasta 7.000 euros para que las Pymes sean sostenibles. Pero si todavía no sabes cómo poner en marcha un plan que cuide tanto de tu negocio como del medioambiente, te recomendamos echar un vistazo a la guía de sostenibilidad de buenas prácticas para tu empresa