Ley de Startups: qué sabemos del anteproyecto - Ideas para tu Empresa
[wpdreams_ajaxsearchlite]
Ley de startup

Ley de Startups: qué sabemos del anteproyecto

Lectura: 2 min | 5 Ago 21

Llevamos tiempo oyendo hablar sobre el proyecto de la Ley de Startups. Recientemente, el Gobierno ha aprobado el anteproyecto de esta ley. Entre las propuestas encontramos iniciativas como que este tipo de organizaciones tributen a un tipo reducido del 15% durante cuatro años. A continuación, desarrollamos toda la información que te interesa sobre esta Ley para que puedas tenerla en cuenta en caso de que te afecte como autónomo.

Recientemente, el Consejo de Ministros ha aprobado el anteproyecto de Ley de fomento del ecosistema empresaria de las empresas emergentes, conocido popularmente como la Ley de Startups. Es el paso previo a su tramitación definitiva en el Parlamento.

El objetivo de la ley es flexibilizar las actividades de este tipo de empresas, para ello, la ayuda llegará en sus primeras etapas. Recordemos que cuando se crea una startup, hay una serie de trámites relacionados con la fiscalidad o el trámite de visados, que la penalizan con respecto a otras empresas.

Estas son algunas de las condiciones indispensables para acceder a las ayudas:

  • La sede social de empresas y emprendedores debe estar en España de forma permanente.
  • Las empresas no pueden haber distribuido dividendos ni ser cotizadas.
  • Deben tener carácter innovador.

Y a continuación presentamos algunas de las principales medidas que plantea el anteproyecto:

Reducción de la tributación de las empresas emergentes.

La tributación para este tipo de empresas pasa del 25% al 15% del Impuesto de Sociedades, hasta 4 años después de su creación.

También se incluye la posibilidad de que las startups soliciten el aplazamiento de la deuda de dichos impuestos y elevar el importe de la exención de las stock options, hasta los 45.000 euros anuales. Por último, en este apartado se contempla la creación de un régimen tributario específico para los nómadas digitales.

Impulso al I+D+i

Se eleva la base máxima de deducción por inversión en empresas de nueva o reciente creación de 60.000 a 100.000 euros anuales con el fin de fomentar la inversión en este tipo de empresas.

Se acompaña, además, por una elevación también del tipo de deducción, la cual pasa del 30 al 40 %, así como el periodo en el que se considera de reciente creación que sube de 3 a 5 años, con carácter general, o a 7 para empresas de biotecnología o industria.

Una burocracia ágil

Se elimina la obligación de efectuar pagos fraccionados del impuesto de sociedades y del impuesto sobre la renta de no residentes en los dos años posteriores a aquel en el que la base imponible sea positiva. El texto también incluye la no obligatoriedad de obtener el número de identificación de extranjeros, el conocido como NIE, para los inversores no residentes. Solo se exigirá que tanto estos inversores como sus representantes obtengan los números de identificación fiscal, nada más. También se agilizan los trámites para el cese de actividad, que se cumplimentarán por vía electrónica.

Atracción de talento

Además, se quiere facilitar la creación de un régimen tributario concreto para los profesionales que teletrabajan y se han desplazado en territorio español, así como un visado específico para aquellos que trabajen en el país para una empresa extranjera. Uno de los objetivos más importantes de la Ley de Startups es evitar todo lo posible la fuga de cerebros y atraer talento e inversiones. También se hará un esfuerzo por fomentar la colaboración entre empresas emergentes y emprendedoras con las universidades y centros de formación.