[wpdreams_ajaxsearchlite]
Madrid-Silicon-Valley

Madrid, ciudad de emprendedores: ¿Es el Silicon Valley español?

Lectura: 4 min | 22 Nov 16

La capital española lidera el ranking de ciudades para emprender y con mayor influencia económica. Madrid propone aportar luz en el ámbito de la transformación digital a cada sector económico. Analizamos sus posibilidades en este artículo.

Del mismo modo que el Barrio de las Letras fue epicentro de grandes mentes durante el Siglo de Oro, parece que una tendencia similar se está consolidando y transformando Madrid en un lugar donde algunos de las mejores ideas se dan cita. Compañías como Cabify, Proximus o beBee nacieron en la capital, que junto a Barcelona se encuentra en la lista de las 15 grandes ciudades europeas para startups.

Si bien la crisis económica ha marcado un antes y un después en el panorama económico-financiero y socio-cultural de nuestro país, hay quien ha visto en la recesión una época de cambio, con huecos en el sistema que permiten encontrar nuevas oportunidades que, de otra forma, nunca se plantearían. En cualquier caso, si algo ha quedado claro es que ha sido una crisis económica, ni mucho menos de ideas.

En los últimos años, el crecimiento de la Red y la irrupción y desarrollo de los dispositivos móviles han propiciado la creación de nuevas compañías de base tecnológica y la implantación de iniciativas destinadas a la transformación digital en empresas de todos los ámbitos y tamaños que, conscientes de la necesidad de adaptar sus procesos y operaciones a las nuevas formas de consumo y al perfil de sus clientes, utilizan la tecnología para optimizar la productividad de sus trabajadores, ahorrar costes e incrementar sus beneficios.

A la hora de emprender, tan importante es el qué vamos a hacer como la forma en que se va a llevar a cabo. En este modus operandi, el lugar, la ubicación donde se decida establecer la empresa, es un factor clave.

Madrid está considerado actualmente como uno de los principales núcleos en la creación y gestión empresarial de España. Da fe de ello que más de las dos terceras partes de las compañías españolas tienen allí su sede.

A nivel de emprendimiento, según el Global Entrepreneurship Monitor, que cada año elabora un informe sobre la actividad emprendedora en España:


Un 2,7% de la población de la Comunidad de Madrid se ha involucrado en los últimos 3 años en actividades de emprendimiento corporativo, siendo el promedio de España del 1,8%


Si analizamos estas misma cifras en lo que a emprendimiento individual se refiere, Madrid, con un 5,8%, también se encuentra por encima de la media española (5,5%). Es además la región donde es más fácil hacer negocios, según el estudio Doing Business.

A su favor está también una localización privilegiada en el centro de la Península y su condición de capital del Estado, donde se ubican las oficinas centrales de las principales instituciones y organismos. Una importante red de comunicaciones, un acceso sencillo y rápido a las nuevas tecnologías y el hecho que se trata del centro de la actividad económica de diferentes sectores de actividad, lo certifican.

En el extremo contrario, no es menos cierto que las empresas tecnológicas se encuentran con algunos inconvenientes a la hora de asentarse en Madrid. El principal, la competencia, pues en la ciudad se concentran más de 500.000 empresas, hecho que a su vez refrenda el importante cuerpo empresarial existente. Otros factores que merman el emprendimiento en Madrid son, según el Financial Times, la rigidez y la complejidad de la burocracia gubernamental, unos impuestos más altos que en otras ciudades y países o la falta de financiación para la puesta en marcha de nuevos proyectos con raíz tecnológica.

Aprendiendo de Silicon Valley

Aun tratándose de uno de los principales centros de startups en España, a Madrid le queda todavía mucho camino por recorrer para convertirse en una alternativa a Silicon Valley. Salvando las distancias, claro está, pues competir con el conglomerado empresarial de San Francisco es, al menos a día de hoy, una quimera.

El talento se configura como un valor diferencial para poder adaptar la realidad de Silicon Valley a otra ciudad. Se necesitan trabajadores interesados en incorporarse a empresas startup, guiados siempre por empleadores con experiencia y conocimientos sobre el papel de las nuevas tecnologías en la transformación digital y, sobre todo, dispuestos a invertir. La tercera condición sería, cómo no, la capacidad de inversión, el capital para convertir ideas brillantes en compañías rentables. Ya sea mediante fondos, aceleradoras o inversiones particulares, lo cierto es que la falta de capital es una de las rémoras para poder competir con otras regiones internacionales.

El proyecto MadridTech

Empresas como Google o Amazon ya han visto el potencial de Madrid como sede para sus proyectos tecnológicos. La primera abrió en la capital Campus Madrid, uno de los 3 campus de innovación que tiene en Europa. Por su parte, Amazon ha escogido la ciudad para instalar su centro europeo de desarrollo de software.


Con el objetivo de consolidarse como centro de innovación, la Comunidad de Madrid ha anunciado el desarrollo de un polo tecnológico en el sur de la región, conocido como ‘MadridTech’, que contará con universidades, centros tecnológicos e infraestructuras adaptadas a las necesidades del desarrollo. El proyecto se estructura en tres vertientes o líneas de actuación: promoción del talento joven, creación y atracción de nuevas compañías y financiación, y aumentar la presencia del sector en el PIB.

De lo que no cabe duda es que, en los últimos años, España ha experimentado un crecimiento constante de la actividad emprendedora y en la adopción de soluciones que contribuyan a la transformación digital en el ámbito empresarial. Y lo ha hecho en un mundo en el que las fronteras son irrelevantes y en el que lo más importante es tener un buen producto y, sobre todo, voluntad por conseguir que tu idea guste, interese y pueda convertirse en una necesidad.

Suscríbete a nuestra Newsletter y recibe los artículos en tu email.