Novedades fiscales para cerrar el ejercicio 2020
[wpdreams_ajaxsearchlite]

Novedades fiscales que tu Pyme debe recordar para cerrar el ejercicio 2020

Lectura: 3 min | 4 Dic 20

Muchos negocios se enfrentan en diciembre a un dilema: por un lado, están deseando que acabe este complicado año, pero por otro, resulta complicado realizar el cierre de ejercicio y hay que tener en cuenta todas las novedades fiscales que se han ido produciendo. No solo las relativas a la aplicación de ERTE, sino otras como los cambios en relación a las rentas inmobiliarias, la tributación por módulos… Analizamos todos los factores que debe tener en cuenta tu Pyme.

Entramos en el último mes del año, momento de reflexión sobre los resultados de 2020 para encarar el próximo ejercicio. Las Pymes, que han vivido en 2020 una de sus épocas más complejas a causa de la crisis sanitaria, deben centrarse ahora en cerrar correctamente este ejercicio. Para ello deben hacer un repaso de todas las novedades fiscales que han ido surgiendo.

Además del coronavirus hemos visto cómo han ido modificando otras cuestiones en materia de fiscalidad. Algunas derivadas de la situación empresarial durante la pandemia, y otras totalmente ajenas a ella. En cualquier caso, los negocios deben hacer un ejercicio de memoria para no olvidar ningún aspecto fundamental de reciente aplicación.

A continuación, recopilamos las principales novedades que han surgido a lo largo del último año y que podrían afectar a tu negocio para realizar el cierre del ejercicio fiscal.

Rentas inmobiliarias: modificaciones para declarar la vivienda

El pasado mes de marzo se anunciaba un cambio relativo a la forma de proporcionar la información del domicilio fiscal. A partir de este año se separan los datos relativos al domicilio fiscal del resto de información. Es decir, tendrás que comprobarlo en el borrador de la Declaración de la Renta que rellenes el próximo mes de abril, correspondiente a 2020.

Además, debes explicar claramente cualquier modificación que se haya producido en el contrato de arrendamiento a causa de la declaración de estado de alarma y de la posterior evolución sanitaria y económica. Conviene tener en cuenta que la imputación de las rentas inmobiliarias corresponde a la disponibilidad de las mismas, no al uso efectivo. Es decir, si tienes una segunda propiedad de la que no has podido disfrutar, debes imputarla igualmente por el hecho de que es tuya.

Cambio en el sistema de tributación

Otro de los efectos colaterales del estado de alarma se refiere a la posibilidad excepcional de tributar por estimación directa en lugar de por módulos, debido principalmente a la reducción drástica de los ingresos de muchas Pymes. En este sentido, debes decidir si en 2021 volverás a tributar mediante el sistema de estimación objetiva de nuevo, si bien todo apunta a que el sistema de cotización por ingresos reales podría ser una realidad común a todos los empresarios en el futuro.

Impuesto de Sociedades: doble autoliquidación

En aras de flexibilizar todo lo posible la situación económica de los pequeños negocios, la Agencia Tributaria ha permitido que, este año, se presentase el Impuesto de Sociedades en julio aunque no se hubiesen aprobado las cuentas anuales, condición que habitualmente es indispensable. En compensación, las Pymes estaban obligadas a presentar el documento de nuevo antes de final de año incluyendo ya dicha aprobación.

Ayudas económicas temporales en contexto COVID-19

Durante los meses del primer estado de alarma se sucedieron diversas modificaciones que afectaban, a nivel económico, directamente a las empresas. Te recomendamos diferenciar entre dos categorías:

  • Medidas de aplazamiento o exención de pagos habituales. Entre ellas destacaron los aplazamientos en el pago de impuestos, la exención del pago de la cuota a los autónomos con ingresos menores al 75% habitual o en cese de actividad, exención también para los autónomos que se hubiesen acogido a ERTE, etc.
  • Ayudas económicas extra solicitadas como consecuencia de la paralización de actividad. Es decir, los avales y préstamos específicos para hacer frente a pagos periódicos, los créditos ICO, etc.

En el caso de los aplazamientos y moratorias de pago, debes tener en cuenta si los últimos meses del año has empezado a afrontarlos ya. Es decir, si solicitaste el aplazamiento en mayo y has comenzado a pagarlo en noviembre, debes reflejarlo en tu cierre de ejercicio. Es recomendable diferenciar la naturaleza de los pagos para evitar olvidarte de ninguno relevante, en función de las fechas en las que éstos se reanuden.

ERTE: exoneración de cuotas a la Seguridad Social

Es importante tener en cuenta que, aunque tu negocio continúe en ERTE tras la prórroga de los mismos, debes contemplar las implicaciones que haya tenido hasta el 31 de diciembre de 2020. Estas dependerán del tipo de ERTE al que te hayas acogido o de la fecha en la que lo hicieras. Además, tendrás que asegurarte de haber comunicado correctamente a la Administración tanto la declaración de ERTE como la reanudación de la actividad, si durante los últimos meses del año la has llevado a cabo.

Realizar el cierre del año fiscal es una tarea compleja habitualmente, si bien este año las circunstancias provocadas por la pandemia la alteran aún más. Por ello es importante revisar todos los trámites, diligencias y documentos que te sirvan para aclarar tu situación a nivel fiscal todo lo posible. De esta forma evitarás olvidarte o duplicar alguno de ellos, teniendo en cuenta que tanto los plazos como las condiciones varían mucho según cada caso concreto.