Nuevos sistemas de pago que deberías plantearte tener en tu negocio
[wpdreams_ajaxsearchlite]

Nuevos sistemas de pago que deberías plantearte tener en tu negocio

Lectura: 4 min | 30 Oct 20

Autor: Arantxa Herranz

“¿Con tarjeta o en efectivo?”. Esta pregunta, tantas veces repetida en cualquier comercio físico, podría ir quedando poco a poco en el olvido. Sobre todo porque la pandemia de la Covid-19 también ha empujado a que, en la medida de lo posible, se evite el intercambio de dinero en metálico.

De hecho, según los datos de MasterCard, durante el Estado de Alarma, 2 de cada 3 compras se realizaron con tarjeta, bien de débito o bien de crédito.

Sin embargo, sigue habiendo muchos establecimientos que evitan el pago con tarjetas por el precio de las comisiones bancarias que deben asumir, pese a que hayan podido bajar en los últimos años. Algo que se suele producir en muchas ocasiones cuando el importe de la compra es pequeño.

Sin embargo, poco a poco están apareciendo nuevos sistemas de pago que permiten que la transacción pueda hacerse de forma digital, sin dinero en efectivo de por medio, pero sin tener que incurrir en gastos asociados a comisiones bancarias.

Unos sistemas de pago que también podrías incluir en tu negocio, sea este físico o puramente online. Te contamos cuáles son.

Bizum

Esta utilidad es ampliamente conocida entre los españoles. Es, de hecho, un servicio desarrollado conjuntamente por varios bancos españoles (27 en total) en respuesta a la amenaza que llegaba de los actores digitales. Tal es su éxito que cada vez se van sumando más entidades a este servicio y es muy frecuente que las personas se pregunten si tienen este servicio para hacerse transferencias de poco importe.

Bizum es una solución de pagos que permite, de forma inmediata, enviar y recibir dineros entre usuarios, independientemente de qué entidad bancaria tengan cada uno de ellos. Evita tener que facilitar el número de cuenta: basta con saber el número de teléfono o que la otra persona esté entre nuestros contactos dentro de la agenda.

Pero, además, este servicio no solo se puede usar entre particulares, sino también en el comercio online. Es decir, que además de que los usuarios pueden enviarse dinero entre sí, también pueden pagar las compras online, introduciendo el número de teléfono móvil y validando la operación para que el dinero sea transferido al destinatario.

Además, ya se está trabajando para que también el comercio físico pueda utilizar este sistema de pago.

PayPal

Fue, probablemente, uno de los primeros sistemas de pago alternativos, uno de los más conocidos y con mayor éxito. Tener una cuenta en PayPal enviar y recibir pagos, y de transferir dinero online. También permite pagar en tiendas de aplicaciones como en Google Play, o transferir el dinero a tu cuenta personal.

PayPal tiene una opción pensada por los comercios, PayPal Commerce Platform. Es compatible con todos sus usuarios y con distintas plataformas y marketplaces de comercio electrónico. La compañía asegura que también gestiona los posibles riesgos de la venta online y que no solo se pueden hacer pagos, sino también recibir ingresos a través de su sistema. Los pagos pueden recibirse por correo electrónico, por Internet, por teléfono móvil o incluso usando códigos QR.

También se puede utilizar desde la aplicación para móviles.

 

Stripe

Stripe es una empresa tecnológica que ha desarrollado una infraestructura para permitir el pago, tanto de forma física como en Internet. Empresas como Deliveroo, Uber y Amazon utilizan este software de Stripe para aceptar pagos online y realizar operaciones en más de 120 países.

La compañía asegura que parte de su reto es eliminar las posibles barreras (tanto tecnológicas como legislativas) al comercio electrónico, con el fin de que cada vez más negocios apuesten por las ventas online. Por simplificarlo mucho, cabe recordar que para procesar transacciones en Internet, el comercio electrónico necesita una pasarela de pago y un procesador de pagos. Stripe combina la funcionalidad de la pasarela y el procesamiento de pagos, lo que lo convierte en una forma adecuada de manejar el comercio electrónico.

Pero, además, Stripe también funciona con comercios físicos con Stripe Terminal, un software que además es compatible con iOS y Android de manera que tu teléfono puede ser el propio TPV y gestor económico.

Lemon Way

Lemon Way es una entidad de pago independiente registrada y autorizada por el Banco de Francia que también ha recibido el visto bueno del Banco de España.

Esta empresa ofrece soluciones de pago seguras para las plataformas de financiación, de comercio electrónico y de crowdfunding. En España, Lemon Way tiene como partner al Banco Sabadell. Este acuerdo se enmarca dentro de los requisitos que establece la nueva regulación de la financiación participativa en España y que está supervisada por la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

Tanto Lemon Way como Stripe son proveedores de sistemas de pago (payment service provider, PSP). Suelen funcionar mediante API para integrarse en los comercios electrónicos y en los sistemas tecnológicos e informáticos que tengan las empresas. Ambos, al ser herramientas de servicios de pago, ofrecen servicios como garantía de cumplimiento con las normativas vigentes, realización de API para su integración en aplicaciones y páginas web, además de pago seguro.

PayExpert

PayExpert es una Entidad de Pago regulada, que ofrece soluciones de procesamiento de pagos (es decir, que sirve para autorizar pagos a negocios online con el fin de facilitar el proceso a sus clientes) y que permite integrar en una única plataforma diferentes métodos de pago. Por ejemplo, al integrarse en las plataformas on line, permite que se pueda pagar con WeChat Pay y Alipay, dos soluciones de pago muy populares en China pero que aquí no lo son.

Al ser el proveedor el que tramita los pagos, se reduce la posibilidad de fraude con tarjetas de crédito y, como vemos, puede ayudarnos a atraer nuevos segmentos de clientes potenciales, tanto nacionales como extranjeros.

Además, al incluir varios sistemas de pago se deja en manos del cliente que decida cuál es el de su conveniencia y el proveedor se encarga de garantizar la seguridad de los datos.

 Otros jugadores que vendrán

Aunque solo hemos mencionado cuatro, lo cierto es que en el mercado proliferan muchas otras soluciones: PayCafe (otra opción que asegura, además, ser compatible con redes sociales), PaySafeCard (que permite a los usuarios comprar sin tener que dar su número de tarjeta ordinaria)…

Además, cabe señalar que la industria de los pagos a través de Internet está viviendo una auténtica revolución, por lo que no es de extrañar que cada poco tiempo haya novedades: cambio de condiciones, irrupción de nuevos actores, nuevos movimientos de los bancos establecidos… Pero, en cualquier caso, el objetivo será siempre poner facilidades para que el cliente pueda pagar con aquél sistema que sea más de su conveniencia.

Autor

Arantxa Herranz

Periodista y freelance. Especializada en tecnología e innovación, Internet, papel, radio.

Le puedes encontrar en:

Twitter: @aherranz

Suscríbete a nuestra Newsletter y recibe los artículos en tu email.

*Campo obligatorio
*Campo obligatorio
*Campo obligatorio