[wpdreams_ajaxsearchlite]
Desescalada sectores

Plan de desescalada para empresas por sectores

Lectura: 5 min | 8 May 20

Empezamos a ver la luz al final del túnel. Desde el pasado 4 de mayo estamos en la denominada como ‘fase de desescalada’. Pese a la prórroga del estado de alarma 15 días más, los ciudadanos irán recuperando progresivamente la normalidad conforme avancemos en esta etapa. Y también lo harán las empresas. A continuación analizamos cómo afecta el período de desescalada a los diferentes sectores empresariales.

El plan de desescalada presentado por el Gobierno consta de cuatro fases. Acabamos de entrar en la fase 0, en la que ya algunos pequeños empresarios han podido reabrir sus negocios. En concreto, los establecimientos locales minoristas y de actividades de servicios profesionales cuyo local tenga una superficie menor de 400 metros. Sin embargo, no lo pueden hacer de cualquier manera, sino que deben seguir una serie de instrucciones.

Estas restricciones, que irán disminuyendo a lo largo de las próximas fases del plan de desescalada, tienen como objetivo estructurar la vuelta a la ‘nueva normalidad’ y evitar un repunte de la COVID-19. Esto va a exigir un gran sentido de la responsabilidad por parte tanto de los empresarios como de los clientes.

La desescalada será progresiva; es decir, no todas las empresas reanudarán su actividad al mismo tiempo ni en las mismas condiciones. Por ejemplo, todas aquellas empresas que puedan seguir funcionando bajo la modalidad de teletrabajo podrían mantenerlo durante dos meses más. En este sentido, las compañías deben tener muy presente el marco regulatorio vigente en cada fase para evitar cometer infracciones.

A continuación analizamos cómo afecta este período a las compañías de diferentes sectores de actividad, y cuáles son los principales retos que tiene cada una.

Comercio minorista

Los negocios pertenecientes a este ámbito y cuyo local no supere los 400 metros han podido reabrir sus puertas desde el lunes 4 de mayo. Eso sí, mediante sistema de cita previa e implantando medidas de higiene (uso de guantes, mascarilla y geles desinfectantes) y de distanciamiento físico. Así, no podrá haber en el local más de un cliente a la vez. En este caso el principal reto pasa por mantener una buena organización y ajuste de tiempo para no provocar retrasos en las citas.

El resto del comercio podrá reabrir el 11 de mayo, reduciendo su aforo en un 30% y preservando también la distancia mínima de seguridad interpersonal. Sin embargo, los grandes centros comerciales, las academias y las autoescuelas tendrán que esperar hasta la fase 2 para poder abrir. Ya en la fase 3 se ampliará la capacidad máxima de aforo permitida hasta el 50% en todos los comercios.

HORECA

Aquellas empresas de hostelería y restauración que ofrecen servicio de comidas para llevar han podido reabrir el lunes 4 de mayo. Esta fecha se extiende una semana más para que reanuden su actividad el resto, pero de forma parcial. A partir del 11 de mayo las terrazas podrán funcionar con un 30% de su capacidad como máximo. En cambio, no será hasta el 25 de mayo cuando se habilite el servicio en el interior de los locales para un aforo del 30% y sin servicio de barra. Este se permitirá ya en la fase 3, desde el 8 de junio, fase en la que el aforo en local y terraza se ampliará al 50%.

El principal reto del sector de la hostelería y restauración, que ha sido uno de los más castigados en esta pandemia, será velar por el cumplimiento de estas normas. La previsión es que los clientes vuelvan a los bares y restaurantes con más ganas que nunca, lo que sin duda exigirá a los empresarios una mayor cautela. Por otro lado, deben mantener de forma estricta las medidas de higiene en cocina, y evitar, por ejemplo, que los clientes compartan platos, o asegurarte de que los camareros mantienen la distancia de seguridad de 1,5 metros con los clientes.

Turismo

El sector turístico es otro de los que más negativamente está notando los efectos de la crisis sanitaria. La consultora Deloitte no prevé el inicio de la recuperación para este ámbito hasta diciembre, aunque la desescalada para estas empresas comenzará mucho antes. Así, desde el 11 de mayo (fase 1), podrán abrir los alojamientos turísticos manteniendo cerradas las zonas de uso común. Será el 25 de mayo (fase 2) cuando estas áreas comunes se puedan reabrir. Eso sí, a un tercio de su capacidad. El 8 de junio (fase 3) este mínimo se elevará al 50%.

No obstante, algunas asociaciones como Federatur ven inviable la apertura de los locales turísticos durante la desescalada debido a la ausencia total de clientes nacionales y al cierre del tráfico aéreo, lo que impide también la recepción de clientes extranjeros.

El gran reto del sector turístico en la era post COVID-19 será recuperar su actividad, pues todo parece indicar que será uno de los que más tardarán en hacerlo. Teniendo en cuenta que este sector representa el 14% del PIB español, el impacto económico se notará también en la economía nacional.

Quote desescalada sectores

Transporte y logística

El transporte es uno de los sectores cuyas restricciones son algo más flexibles ya desde la fase 0. Desde el 4 de mayo se ha incrementado la frecuencia de los servicios de transporte público, en el que los usuarios tendrán obligación de llevar mascarilla. Además, se ha limitado al 30% los servicios de larga distancia. La movilidad aérea, por su parte, se rige bajo las restricciones impuestas por la Unión Europea.

En la fase 1 se ampliará la oferta interurbana de transporte del 80% al 100%. Es decir, se recuperará la totalidad de la misma. En esta fase se mantendrá la limitación del 30% de servicios de larga distancia en los que solo se podrá ocupar el 50% de su aforo. A partir del 8 de junio (fase 3)  se incrementará la frecuencia de servicios del transporte de larga distancia.

Por su parte, la desescalada en la logística está condicionada por su desarrollo en el resto de sectores. Así, vemos cómo la logística de automoción ha comenzado a reactivarse tras la reapertura de algunas plantas. En el caso del sector retail, la logística se irá adaptando al ritmo de recuperación en cada fase.

Ocio

La realización de actividades culturales y de ocio es, probablemente, uno de los sectores que más echan de menos los ciudadanos. Desde el 4 de mayo (fase 0) han podido reabrir únicamente los archivos y librerías (mediante sistema de cita previa). A partir del 11 de mayo, en la fase 1, las librerías podrán aumentar su aforo hasta el 30% de su capacidad.

Será la semana siguiente, cuando dé comienzo la fase 1, el momento en el que reabran las bibliotecas y museos con aforo limitado. Así, los espectáculos con menos de 30 personas y que se desarrollen en espacios interiores no podrán superar un tercio de su capacidad. Si se desarrolla en el exterior, no podrá haber más de 200 personas respetando la distancia de seguridad.

Los cines, teatros, auditorios y salas de exposiciones abrirán en la fase 2, es decir, desde el 25 de mayo. En esta fecha también se reanudarán los espectáculos con público de hasta 50 personas en interior y 400 en exterior (sin superar en cualquier caso el 30% de aforo). Este aforo se ampliará en la fase 3 al 50% con espectáculos limitados a un tercio y cuyo máximo habitual sea de 80 personas en interior y 800 en exterior. Será también en esta fecha, a partir del 8 de junio, cuando se reabran las playas y los gimnasios sin uso de vestuarios.

Educación

En el sector educativo hay ciertamente más dudas sobre cómo se desarrollará la actividad durante el próximo curso. No obstante, el plan de desescalada contempla en la fase 1 la reapertura de centros educativos y universidades para proceder a su desinfección, así como para llevar a cabo trabajos administrativos o de investigación. A partir del 25 de mayo abrirán las escuelas para niños menores de 6 años cuyos padres no puedan acogerse a la modalidad de teletrabajo. También aquí se reactivarán los programas de refuerzo, y se contemplará la opción de que los alumnos que se presenten a la EBAU puedan volver a clase, siempre que se cumplan las medidas adecuadas.

El reto al que se enfrentan los profesionales de la educación es mantener la viabilidad y operatividad de impartir las clases online sin que ello repercuta en el aprendizaje de los alumnos.

La desescalada se realizará de forma asimétrica y gradual en función del sector de actividad de cada compañía. Sin embargo, las fechas son orientativas y dependerán en todo caso de la evolución sanitaria de la COVID-19. Esto implica que podría haber modificaciones durante las próximas semanas, por lo que te recomendamos permanecer muy pendiente de todas las novedades.

 

Suscríbete a nuestra Newsletter y recibe los artículos en tu email.


¡ATENCIÓN!

Hay muchas ideas en este blog que te estás perdiendo

¡Recíbelas en tu correo!