[wpdreams_ajaxsearchlite]
Planes de pensión autónomos

Planes de pensión para autónomos: ventajas e inconvenientes

Lectura: 4 min | 2 Dic 19

El fin de la vida laboral es un momento que, antes o después, nos llega a todos. A los autónomos, por supuesto, también. Para garantizar una buena calidad de vida y la estabilidad durante la jubilación, una de las opciones más habituales es contratar un plan de pensiones mientras estás en activo. Se trata de un mecanismo especialmente interesante en el caso de los trabajadores por cuenta propia, cuyo escenario genera más incertidumbre que el de los asalariados. Pero, ¿qué ventajas tiene? Te las mostramos.

Según los datos que dio a conocer la Unión de Profesionales y Trabajadores Autónomos (UPTA), los autónomos españoles se encuentran en una situación de desventaja a la hora de percibir la pensión de jubilación. Mientras que un asalariado empieza a cobrar una pensión de cerca de 1.300 euros de media al mes tras cumplir los 64 años, los trabajadores por cuenta propia reciben poco más de 760 euros al mes al cumplir los 65 años.

Además, la mayoría de los autónomos de menos de 47 años cotizan por la base mínima (944,40 euros), lo que les obligará a recurrir a una serie de complementos. Uno de ellos es el plan de pensiones, un producto de ahorro e inversión a largo plazo que se contrata a una entidad financiera privada y cuyo objetivo es disponer de cierta cantidad de dinero en el momento de la jubilación.Debes saber cuáles son sus ventajas y cuáles sus inconvenientes antes de decidirte por uno de ellos. Te los explicamos.

Planes de pensión: ventajas y desventajas

Decidir abrir un plan de pensiones es una opción a la que recurren muchos autónomos. Esta decisión deriva de la mayor inestabilidad que tienen por la propia condición de trabajador por cuenta propia. De los planes de pensiones privados se pueden destacar tres ventajas muy claras:

1. Los planes de pensión privados son flexibles

Puedes empezar a pagarlos cuando quieras y la cantidad que tú mismo te quieras fijar. Es una de sus grandes ventajas pues en ocasiones, el autónomo se encontrará con que cotizar al máximo supone una obligación demasiado arriesgada, teniendo en cuenta que no cada mes se factura lo mismo.

2. Desgravaciones que se traducen en un importante ahorro

Los planes de pensiones te permiten desgravar hasta un máximo de 8.000 euros anuales en la declaración de la renta dependiendo de las aportaciones que hayas realizado. Esto se traduce en un ahorro fiscal que se verá reflejado en la cantidad de IRPF que vayas a pagar.

3. Mejor rentabilidad

Las entidades financieras que gestionan los planes de pensiones ofrecen una rentabilidad que puede ser muy suculenta a largo plazo. Brindan la posibilidad de invertir en distintas carteras que pueden aumentar considerablemente la cantidad que percibirás una vez te hayas jubilado. Debes tener en cuenta que esa gestión depende de los profesionales que invierten el dinero y que son ellos los que, en muchas ocasiones, decidirán por ti.

Finalmente, recuerda que si optas por un plan de pensiones privado, está pensado para que lo cobres cuando te jubiles. Por lo tanto, no podrás acceder a ese dinero hasta que hayas cumplido los 65 años. Aunque en menos de seis años eso cambiará: a partir de 2025 se permitirá que los inversores puedan retirar su dinero en todos aquellos planes de pensión que superen los 10 años. Es decir, si en 2015 abriste un plan de pensiones, en 2025 podrás retirar los fondos que hayas acumulado hasta entonces.

Otras alternativas para mejorar la retribución en tu jubilación

Entre el abanico de planes de pensión con vistas a la jubilación existen muchas opciones. Cada una se adapta a las necesidades de cada trabajador. Si bien es cierto que con los años experimentaremos un endurecimiento de las condiciones de las pensiones por parte de la Seguridad Social, ninguna de las posibilidades es mejor que otra por sí misma: será conveniente dependiendo de la edad, nivel de ahorro, liquidez, riesgo, inflación (en el caso de las pensiones), y los propios condicionantes que la persona tenga según su conocimiento financiero.

  • Elevar tu base de cotización

Una de las primeras opciones que te puedes plantear es aumentar tu base de cotización. Es importante que tengas en cuenta que debes realizar la modificación o cambio antes de los 47 años. Si tu base de cotización actual es la mínima, la cuantía que pagas asciende a 944,40 euros mensuales.  En caso de que la elevaras, podrías hacerlo hasta la base de cotización máxima, de 4.070,10 euros al mes. De esta manera, se incrementaría la cantidad que percibirías en tu pensión.

Aun así, debes saber que los requisitos pueden ser muy exigentes, pues para cobrar la pensión por completo tienes que haber cotizado durante 35,5 años y el periodo de cómputo son 21 años. Ten en cuenta que podría ser un poco arriesgado tomar esta vía: las condiciones se irán endureciendo. Por ejemplo, en 2027 para cobrar el 100% de tu pensión a los 67 años tendrás que haber cotizado durante, por lo menos, 37 años.

  • Retrasa la edad de jubilación

Los autónomos, a diferencia de lo que ocurre con los trabajadores por cuenta ajena, no pueden integrar los meses no cotizados en el cálculo de la base reguladora. Lo que provoca que esos meses no cotizados se penalicen de forma que no cuentan sobre el cálculo de su pensión. Por eso, el autónomo puede verse obligado a retrasar la edad de jubilación.

Para acogerte a lo que se conoce como Jubilación Activa y disfrutar de sus beneficios, debes cumplir dos requisitos: encontrarte en edad de jubilación y haber alcanzado la pensión máxima a la que puede acceder cada trabajador. En 2019 equivaldría a acumular como mínimo 36 años y 9 meses.

En caso de que quieras cobrar el 100% de tu pensión, deberías tener en cuenta un tercer requisito: tener, al menos, un trabajador a tu cargo.

Los planes de pensión son una alternativa para los autónomos que quieran asegurarse una cantidad disponible cuando finalicen su trayectoria profesional. Pero antes de tomar la decisión de abrirlos, es recomendable barajar los pros y los contras que conllevan. La opción de abrir un plan de pensiones está condicionada por diversos factores. La salud profesional de tu negocio, tu edad y la inversión que estés dispuesto a realizar son algunos de ellos. Una vez hayas contemplado todas las posibilidades, solo te queda decidir qué tipo de plan te conviene más y cuándo puedes empezar a alimentarlo.

Suscríbete a nuestra Newsletter y recibe los artículos en tu email.