[wpdreams_ajaxsearchlite]

Prepárate ante una posible inspección de Hacienda

Lectura: 2 min | 31 Jul 17

La Agencia Tributaria ha puesto la lupa sobre el comercio, especialmente el dedicado a la venta directa al público -donde la mayor parte de los ingresos se perciben en metálico- y ha anunciado que incrementará las visitas sorpresa a los establecimientos.

Existe la sospecha de que hay casos en los que no se declaran todas las ventas, con lo que se evita pagar el IVA de este porcentaje de ingresos no declarado, pero sí se desgravan el IVA de las compras de esos productos que realmente después sí venden

Aunque tú sí cumplas con tus obligaciones y declares todas las ventas y su IVA correspondiente, una visita sorpresa de un inspector puede resultar inoportuna e incómoda. Por eso, te damos algunas recomendaciones para que tengas todo listo y esa inspección se convierta en un mero trámite.

Siempre preparado

 Cuando un inspector de Hacienda se persona en tu negocio, la documentación o los datos que te puede solicitar son todos aquellos que tengan trascendencia tributaria, es decir: facturas, contabilidad, libros de cuentas y de registro, nóminas, etc. y que tengan que ver con ejercicios no prescritos.

Nuestra recomendación, ten siempre a mano y en un lugar seguro todos esos documentos.

Recepción de la visita

Ante una visita rutinaria de la Agencia Tributaria tienes dos opciones: reservarte el derecho de admisión o permitir su entrada. Esto, en el caso de que el inspector no tenga una orden judicial, porque si está en posesión de ese documento tiene toda la legitimidad para acceder a tu lugar de trabajo con o sin tu consentimiento.

 Si has permitido el acceso, has de saber que para que un inspector de Hacienda pueda llevar a cabo una inspección deberá tener, por escrito, la autorización del delegado de la Agencia Tributaria de la zona.

Si el inspector tiene autorización, impedirle el paso puede ser objeto de sanciones que van de los 300 € al 2% de la cifra de tu negocio (con un mínimo de 20.000 € y un máximo de 600.000 €).

Es diferente si trabajas desde casa, puesto que tiene consideración de espacio judicialmente protegido, esto es, necesitan autorización judicial para entrar.

Documentación solicitada

 Una vez dentro, el inspector solo podrá acceder a la documentación fiscal de un negocio con la presencia del administrador o su representante legal y, de manera opcional, la de tu asesora fiscal.

La documentación que comúnmente se solicita son los tickets, facturas y justificantes bancarios -para el caso de los gastos deducibles sin factura-. Estos documentos servirán para respaldar tus declaraciones fiscales. En esta situación, es importante que seas consciente de que tienes el derecho de aplazar la visita en el caso de que tengas que solicitar a terceros una parte de la documentación.

¿Te puedes negar a aportar la documentación que te solicite el inspector? Ni mucho menos, ya que es una figura que tiene derecho por ley a solicitarla.

En cualquier caso, las visitas de Hacienda son poco comunes, es más usual recibir el requerimiento de documentación por escrito. En este caso, nuestra recomendación es que la revises antes con tu asesor fiscal, de modo que puedas responder a lo que realmente quieren investigar con claridad.

Suscríbete a nuestra Newsletter y recibe los artículos en tu email.