Prevención de riesgos laborales para afrontar la vuelta a la actividad - Ideas para tu Empresa
[wpdreams_ajaxsearchlite]

Prevención de riesgos laborales para afrontar la vuelta a la actividad

Lectura: 5 min | 29 Jun 20

La reanudación de tu actividad comercial es una buena noticia, pero debe ir acompañada de un buen plan de prevención de riesgos laborales. Si eres un autónomo empleador es imperativo que garantices que la vuelta al trabajo de tus empleados se realizará de forma segura. Así lo ha exigido además el Ministerio de Sanidad durante la desescalada empresarial. Entre las medidas que debes llevar a cabo destaca una evaluación inicial de los riesgos laborales así como medidas específicas que varían en función de cada sector. Resumimos todo lo que debes saber.

La recuperación de la normalidad laboral está siendo muy progresiva en España. Son muchas las compañías que mantienen el teletrabajo hasta septiembre, pero también hay otras cuyos trabajadores ya están volviendo a las oficinas. Esta vuelta es una buena noticia tras tres meses de confinamiento, si bien hay que extremar todas las precauciones para evitar que se vuelva a propagar el SARS-CoV-2.

Las más habituales ya las tenemos muy interiorizadas: lavado frecuente de manos, desinfección con gel hidroalcohólico, uso de mascarillas, etc. Sin embargo, las empresas y los autónomos que tengan empleados a su cargo deben profundizar en ellas. Además, algunas medidas pueden variar en función del sector de actividad al que se dedique la compañía.

El Ministerio de Sanidad ha hecho pública una serie de recomendaciones que debes tener en cuenta a la hora de decidir cómo efectuar la desescalada en tu empresa. A continuación resumimos cuáles son las principales y cuáles son más específicas de algunos sectores.

Medidas generales de prevención de riesgos laborales

Si tienes empleados a tu cargo debes conocer cuáles son las acciones que tienes que llevar a cabo antes de que se produzca la vuelta a la normalidad. Estas medidas se aplican independientemente del número de empleados que tengas a tu cargo.

Evaluación de riesgos

Este es el primer paso que debes llevar a cabo. Antes de decidir cuántos de tus empleados vuelven a la oficina, es importante analizar el nivel de riesgo. Éste variará según la naturaleza de tu actividad, si hay contacto estrecho con clientes inevitablemente, el tamaño del centro de trabajo, etc. Además, también es recomendable evaluar de forma individual el caso de cada trabajador: si convive o no con personas de riesgo, si tiene hijos o personas a su cargo que dificulten su vuelta, si pertenece a algún grupo de riesgo, etc. Este análisis actúa como una primera criba de prevención de contagios.

Elaboración del Plan de Contingencia

Una vez que has realizado el análisis de riesgos laborales previos, es momento de crear un Plan de Contingencia adaptado a la situación y necesidades de tu negocio. No obstante, estos son algunos de los aspectos que pueden contemplarse en cualquier plan:

  • Definición de factores como la ubicación de los puestos de trabajo, el horario o los turnos laborales establecidos, medidas de actuación ante la visita de clientes, forma de desplazamiento, etc.
  • Explicación detallada de las medidas de prevención divididas según su naturaleza. Por ejemplo, las medidas organizativas (distancia mínima de seguridad, uso de equipos de protección individual, reducción del aforo, señalética, etc.). Otro tipo de medidas que deben aclararse son las medidas higiénicas (desinfección constante, refuerzo de prácticas de limpieza, protocolos de gestión de residuos, etc.).
  • Protocolo de actuación ante posibles contagios: extremar las precauciones reduce el riesgo de contagio. Sin embargo, tu negocio debe contar con un plan en el que los trabajadores sepan cómo se procedería a actuar si se detectase un positivo por coronavirus. Es importante que informes detalladamente de este plan en el momento de volver a la oficina, pues refuerza la confianza de tus trabajadores.

Medidas específicas de prevención de riesgos laborales según tu sector de actividad

La naturaleza de cada actividad puede requerir ciertas medidas de seguridad adicionales. Por ejemplo, si tu negocio cuenta con una parte relevante de atención al público deberás llevar mascarilla de forma permanente. En cambio, los trabajadores de oficina que cumplan con la distancia de seguridad pueden estar sin ella siempre que se encuentren en su sitio. A continuación destacamos las medidas principales de algunos sectores específicos.

Peluquerías y centros de estética

Si eres autónomo y tienes un negocio relacionado con el cuidado estético, como peluquerías, barberías, centros de depilación, etc., puedes adoptar alguna de las directrices que establecen comunidades como Cantabria y País Vasco. Las guías marcan pautas muy claras en cuanto a la limpieza y desinfección de productos como peines, tijeras, cepillos, etc. También determinan el proceso de espera entre un cliente y otro, evitando que se aglomeren en el interior del local.

Sector del Comercio

La guía de buenas prácticas para los establecimientos del sector comercial actúa como un índice general para los trabajadores de esta área. Sin embargo, hay otra serie de documentos más específicos que puedes consultar. El Instituto Nacional de Seguridad y Salud en el Trabajob (INSST) ha elaborado una guía de buenas prácticas en el comercio de alimentación, bebidas y productos de primera necesidad. Aquí se especifica, por ejemplo, la obligación de repartir guantes a los clientes cuando entran, así como de desinfectar los carros de la compra o marcar en el suelo las direcciones de recorrido o los límites para mantener la distancia de seguridad.

Algunas comunidades como País Vasco han ido un paso más allá y han publicado guías para comercios más específicos, como tiendas de ropa, zapaterías o concesionarios. Se contemplan medidas como, por ejemplo, utilizar cubrepié o cubrepiernas a la hora de probarse zapatos o botas.

Negocios de Transporte y Logística

El Instituto Nacional de Seguridad y Salud de los Trabajadores ha elaborado una guía de buenas prácticas en el transporte, reparto y carga y descarga de mercancías. El documento especifica, por ejemplo, cómo se debe actuar en la carga y descarga de material. Si este proceso lo realiza una persona del centro receptor de la mercancía, el transportista debe permanecer dentro del vehículo.

Las asociaciones y patronales logísticas han unificado sus criterios para crear la “Guía del coronavirus para la logística”. En este caso también se detalla el protocolo de actuación ante las entregas de material, tanto en el caso de entregas a empresas como a particulares.

Sector del Metal

En este caso el documento que recoge las medidas aplicables a cualquier negocio relacionado con este sector ha sido elaborado por la Confederación Española de Organizaciones Empresariales del Metal, junto con los sindicatos.

Clínicas veterinarias

Los centros veterinarios también tienen varios documentos de referencia, como las directrices de buenas prácticas en centros veterinarios y sanidad animal que propaga el INSST. Entre otras medidas contempla evitar que los propietarios intervengan en el proceso de exploración o pruebas médicas de los animales, algo habitual hasta ahora.

Por su parte, la Organización Colegial Veterinaria Española ha compartido mediante una infografía en la que reúne consejos de actuación a la hora de tratar animales, tanto para los profesionales como para los dueños.

Estos son solo algunos de los sectores que cuentan con medidas de prevención de riesgos laborales y de seguridad específicas con motivo de la COVID-19. Si eres autónomo y tienes un negocio que pueda requerir medidas adicionales es preferible pecar por exceso que por defecto. Para ello, consultar esta batería de directrices puede resultar de gran utilidad, si bien en muchos casos es el propio sentido común el que impera a la hora de implantar las condiciones de prevención.

Suscríbete a nuestra Newsletter y recibe los artículos en tu email.