Qué hacer con Big Data en mi empresa - Ideas Para Tu Empresa
[wpdreams_ajaxsearchlite]
Big data empresa

Qué hacer con Big Data en mi empresa

Lectura: 3 min | 5 Mar 16

Quizás el concepto Big Data suena grande de por sí, pero lo cierto es que está al alcance de cualquier empresa. Su utilidad va desde la fidelización de los clientes hasta el análisis de la competencia.

Normalmente cuando se quiere hacer ver que algo es grande se acude a la comparación con campos de fútbol. Pero desde que varios campos de fútbol caben en un pendrive, la medida se queda corta, tanto que echamos mano de una simple palabra: Big, grande en inglés. El Big Data tiene que ver con la acumulación masiva de datos.

También hace referencia a la tecnología que ayuda a tomar esos datos y procesarlos. Pero no todo es Big Data. La tecnología y el concepto en sí mismo deben cumplir las 4 V.

Las 4Vs del Big Data

¿Para qué me puede servir el Big Data?

1. Adaptar la oferta al cliente. Hoy en día el cliente vierte a la red sus preferencias, intereses, horas en las que compra, dónde vive, y mucho más. Aprovechar esa información nos servirá para personalizar la oferta. Es algo que hace Amazon con éxito.

2. Fidelizar a los clientes. Usar los datos que el propio cliente proporciona en su beneficio ayudará a que siga confiando en tu empresa. De hecho puedes proponerle pequeños retos. Por ejemplo, la aseguradora norteamericana John Hancock Financial ofrece importantes descuentos a los clientes que hacen más ejercicio y, por tanto, mantienen una vida sana. ¿Cómo lo controla? Regala una pulsera Fitbit, un producto que monitorea la actividad física. Esos datos le permiten ofrecer descuentos, y así cliente y empresa salen ganando.

3. Desarrollo de nuevos productos. Puede que tengas un gimnasio y que las clases de Zumba sean un éxito. De ahí puedes saber que a tus clientes les gusta un alimento concreto o alguna bebida energética. También si tienen alguna lesión para poder ofrecerle algún servicio de fisioterapia, por ejemplo.

4. Rastrear el impacto de la marca. Analizar si hablan bien o mal de mí es primordial para poder reaccionar con rapidez. En las Redes Sociales verás que se da buena cuenta de ello.

5. Analizar a la competencia. Los clientes de otras compañías también van dejando huella. Observa si se sienten orgullosos, o si hay algún resquicio que puedas aprovechar para contraatacar a la competencia.

Muchas empresas a tu alrededor ya están echando mano del Big Data para todo esto. Según un estudio de Accenture, el 94% de los ejecutivos encuestados lo usan de forma moderada o amplia para identificar nuevas fuentes de ingresos, el 86% para retener clientes y el 82% para desarrollar nuevos productos o servicios.

Soy una Pyme, ¿cuánto me va a costar esto?

Hemos puesto ejemplos de grandes empresas, pero esto es para todos. Hay soluciones que cuestan cientos de miles de euros. El presupuesto no da, pero si diese ¿realmente lo necesitarías? Hay que preguntarse para qué queremos las cosas y qué necesitamos.

Una solución es buscar alianzas. Un ejemplo lo da Fan on Fire. Esta startup, española dedicada a la venta de entradas de eventos, se ha asociado con Spotify para conocer los artistas favoritos de los clientes y así poder hacerles ofertas de entradas a conciertos.

También hay soluciones de código abierto que permiten que todo el mundo pueda usarlas, o requiera una mínima adaptación, lo cual ahorra costes. Además, existen versiones asequibles e incluso gratuitas (aunque con ciertas limitaciones) de soluciones de grandes empresas. Un ejemplo es Watson Analytics, con versión freemium, y capaz de hacer analítica predictiva, es decir, de anticiparse a ciertos problemas futuros.

Pescar datos en las redes

Los perfiles de la empresa en Redes Sociales también nos sirven para extraer datos que nos aportan valor. Twitter, por poner un ejemplo, nos da datos de edad, género, profesión, localización geográfica o idioma de nuestros seguidores y de todo eso se puede sacar provecho.

Twitter Analytics

 

No hay que olvidarse de Google Analytics, una herramienta que nos informa, incluso en  tiempo real, de los usuarios de nuestra web. Sus datos nos sirven para segmentar bien en campañas de Marketing.

 

Google Analytics

 

No hay excusa. Los datos están ahí y eso es dinero, beneficio. Ahora solo queda la tarea de aprender a manejarlos. Cuesta, sí, pero compensa. ¿Nunca te has parado a pensar: «Si yo supiera lo que pasa por la cabeza del cliente…»? ¿Has echado un vistazo a los perfiles de tus seguidores?

Suscríbete a nuestra Newsletter y recibe los artículos en tu email.