[wpdreams_ajaxsearchlite]
Salario Emocional en las empresas

Reduce el absentismo laboral mejorando el ambiente de tu empresa y aumenta la productividad

Lectura: 3 min | 19 Feb 19

Autor: Esteban Viso

El absentismo laboral es uno de los problemas más graves para las empresas por las pérdidas económicas que implica. Solo en 2017, el coste del absentismo por ITCC (Incapacidad Temporal por Contingencias Comunes) fue de 76.751,65 millones de euros. Un 11,01% más con respecto a 2016.

Existen bajas justificadas y no justificadas, por motivos de salud, por licencias o permisos, vacaciones… o simplemente ausencias que no se justifican. ¿Cómo podemos reducir el absentismo laboral? ¿Podemos hacer algo para conseguir un ambiente de trabajo que haga que nuestros trabajadores no recurran a la baja?

Sí, es posible. Y tiene que ver más con la felicidad en el puesto de trabajo que con otros premios para los trabajadores.

Todos queremos un aumento de sueldo. Pero la diferencia entre los buenos empleados y los empleados felices en su puesto de trabajo es enorme. Recientemente se publicaron los resultados de una encuesta de Adecco para conocer el grado de felicidad de los trabajadores españoles.

De entre los resultados, destaca que casi uno de cada cuatro trabajadores afirma no ser feliz en su trabajo. Esto genera en ellos estrés y malestar que desemboca en una clara falta de productividad.

¿Cuáles son las claves para mejorar el ambiente de la oficina y aumentar la productividad?

No hay una piedra filosofal que nos diga exactamente cómo hemos de solucionar los problemas de absentismo en nuestra empresa. Ni siquiera es trivial saber cómo conseguir que los trabajadores sean más felices en sus puestos. Sin embargo, existe la posibilidad de plantearse ofrecer un salario emocional. Ese premio a los empleados que, con bastante probabilidad, hará que se encuentren más motivados.

El salario emocional no tiene que ver, directamente, con el sueldo. Este concepto se refiere más bien a las retribuciones no económicas. A los beneficios que permiten a los trabajadores mejorar su calidad de vida y que fomentan la conciliación laboral.

Los ejemplos más frecuentes de salario emocional son:

  • Beneficios sociales: como un seguro médico privado, ayudas a la alimentación o el transporte, planes de jubilación… Inditex, por ejemplo, cuenta con una aplicación móvil para sus trabajadores. En ella pueden encontrar descuentos en establecimientos de ocio y restauración o en transporte, oportunidades de formación o laborales…
  • Teletrabajo: ya sea ocasional o no. El teletrabajo es una de las mejores maneras de fomentar la conciliación laboral con la vida familiar. Cada vez más trabajadores aprecian este beneficio no económico. Repsol ofrece a sus trabajadores la posibilidad de trabajar desde casa en diferentes modalidades: un día, dos días, el 20% de la jornada o dos tardes más el viernes.
  • Formación continuada: ya sea planteando un plan de carrera o bien estimulando al trabajador para que apueste por su desarrollo personal. IKEA, por ejemplo, tiene una variedad de programas de formación internos y ofrece la oportunidad de crear su propio plan de crecimiento a medida.
  • Flexibilidad horaria: tanto si se trata de establecer una horquilla para la hora de entrada (en la sede corporativa de Endesa, por ejemplo, se puede entrar libremente entre las 7:30 y las 9:00 de la mañana), como si se permite emplear parte del tiempo de la jornada de trabajo para atender alguna urgencia, o hacer algún recado.

Qué es el salario emocional

Chief Happiness Officer, el responsable de fomentar la felicidad en el trabajo

Este es un puesto de trabajo con más demanda cada vez. El Chief Happiness Officer (CHO) es el encargado de mantener y fomentar un ambiente de trabajo óptimo, y de que todos tus empleados estén felices realizando sus tareas. Su principal cometido es analizar la situación actual del ambiente laboral y desarrollar estrategias que consigan enamorar a todos los empleados cada día del año.

Es un puesto que corresponde al departamento de Recursos Humanos, y se complementa con las medidas orientadas a mejorar el ambiente laboral que enumeramos anteriormente. No es muy habitual en España, todavía, aunque si estás pensando en implantarlo en tu empresa te aconsejamos seguir de cerca a referentes como David Tomás o Lidia Nicolau.

¿Qué funciones tiene un Chief Happiness Officer, un director de felicidad o un especialista en felicidad? Podemos identificar cuatro tareas principales:

  1. Realizar escucha activa de los empleados: conocer las impresiones y opiniones de los empleados es una manera práctica de pulsar el estado de ánimo generalizado. El CHO pondrá a disposición de los trabajadores los canales de comunicación adecuados para que todo fluya, y para tomar buena nota de aquello que se podría mejorar.
  2. Mantener un buen ambiente laboral configurando equipos de personas compatibles, así como asegurarse la retención del talento gracias a las herramientas de que pueda disponer.
  3. Fomentar el trabajo en equipo y la cooperación entre departamentos. Otro punto fundamental para mejorar el ambiente y aumentar la productividad es engrasar las relaciones entre departamentos, equipos y personas.
  4. Realizar encuestas periódicas acerca del clima laboral que los empelados perciben en la empresa.

Como vemos, existen muchos mecanismos y herramientas para analizar y mejorar el ambiente laboral. Esta figura, el CHO, puede ser clave para entender la mejor estrategia a seguir a la hora de fomentar el compañerismo, aumentar la felicidad de la plantilla y dar un impulso positivo a la productividad.

Autor

Esteban Viso

Ingeniero de Telecomunicación, redactor profesional y entusiasta de la tecnología y de cómo esta nos ayuda a mejorar nuestras vidas.

Suscríbete a nuestra Newsletter y recibe los artículos en tu email.