Registro de jornada laboral: cómo adaptarlo al teletrabajo - Ideas para tu Empresa
[wpdreams_ajaxsearchlite]

Registro de jornada laboral: cómo adaptarlo al teletrabajo

Lectura: 3 min | 9 Jun 20

Se cumple un año de la implantación del registro de jornada laboral obligatorio, si bien las circunstancias actuales son muy distintas a las que había entonces. El teletrabajo ha cambiado la forma de trabajar y, por tanto, ha influido en algunas cuestiones como esta. Debes tener en cuenta que el registro de jornada laboral sigue siendo imperativo para tu Pyme independientemente de la situación actual, tanto para la empresa como para los trabajadores. Te damos algunas ideas de cómo puedes llevar a cabo ese control en un contexto de trabajo en remoto de larga duración.

La pandemia del coronavirus ha cambiado muchos aspectos del entorno laboral, pero uno de los más claros es la deslocalización física. El teletrabajo se ha impuesto como la fórmula preferente en España, y no parece que vaya a desaparecer. De hecho, el 74% de compañías están valorando la posibilidad de incorporarlo de forma permanente para parte de su plantilla, según una encuesta elaborada por Gartner.

Las ventajas del trabajo en remoto son claras, especialmente en materia de conciliación laboral y familiar. No obstante, ante un escenario de trabajo más deslocalizado a nivel general surgen nuevas dudas. Una de ellas es qué pasará con el registro de jornada laboral, obligatorio desde hace ahora un año.

Esta medida fue una de las grandes novedades de 2019, si bien en ese momento el panorama era muy distinto al actual. A continuación respondemos a las principales dudas y te contamos cómo adaptarlo a la situación de nueva normalidad en la que estamos inmersos.

Registro de jornada: obligatorio también para el teletrabajo

El Estado de Alarma no ha eliminado la obligatoriedad de mantener el sistema de control horario de sus trabajadores. De hecho, la guía que publicó el Ministerio de Trabajo hace un año contemplaba cómo debía realizarse el registro en las empresas que tuviesen el teletrabajo implantado. El documento especifica cuál es la principal particularidad en estos casos.

El registro se contabilizará con períodos o secuencias temporales superiores al día. De esta forma, los trabajadores que dispongan de flexibilidad para organizar su jornada mensual podrán cumplimentar este registro, adaptándolo al horario que ellos mismos se organicen, y sin que los “excesos” de más de ocho horas diarias se contabilicen como trabajo extraordinario.

¿Cómo puedo efectuar el registro de jornada de forma telemática?

Existen diversas fórmulas y soluciones digitales para asegurar el correcto cumplimiento del registro de jornada para los empleados que trabajen en remoto. Cabe destacar que la autorregulación convencional en estos casos también puede dar lugar a “instrumentos válidos” para computar la jornada. Es decir, si tu Pyme llega a un acuerdo con sus trabajadores sobre cómo se va a realizar este control, dicho mecanismo tendrá validez legal.

En este sentido, las empresas determinarán qué sistema de control horario es el más adecuado teniendo en cuenta su tamaño, dispersión geográfica y tipo de actividad. En cualquier caso, debe existir un acuerdo entre ambas partes. Puede ser válido tanto un sistema de firma digital de hojas como un registro a través de herramientas de autogestión del tiempo. Igualmente, es recomendable que todos los datos se almacenen en la nube para evitar que se pierda.

¿Qué sucede si no se cumple con el registro de jornada?

El modus operandi y los protocolos de actuación de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social no han variado específicamente con motivo del coronavirus. Esto implica que las empresas que no hayan facilitado un sistema de control de jornada pueden enfrentarse a sanciones económicas que oscilan entre los 626 y los 6.250 euros. Es importante recalcar que, en caso de que sea el trabajador quien incumple su obligación de registrar su jornada, la empresa puede sancionarle según esté estipulado en la Ley sobre el Estatuto de los Trabajadores. Es decir, el trabajador debe responder ante la empresa, y ésta, a su vez, ante el Ministerio de Trabajo.

Ley Reguladora del Trabajo a Distancia, proyecto legislativo en curso

Las empresas españolas, tanto las grandes como las pequeñas, estaban ya encaminadas en la senda de la digitalización de sus procesos operativos. No obstante, este ritmo se ha visto impulsado durante el período de confinamiento. Esta aceleración ha puesto de manifiesto la necesidad de regular con mayor precisión fórmulas laborales como el teletrabajo.

En esta línea, el Ejecutivo ha afirmado que está trabajando en un proyecto de la Ley Reguladora del Trabajo a Distancia. El objetivo es especificar en qué condiciones y con qué elementos se puede implantar el teletrabajo en las empresas. Además, está previsto que contemple aspectos como el derecho a la desconexión digital o la regulación de los descansos.

La irrupción del teletrabajo como modelo laboral preferente durante la pandemia ha revelado dos grandes conclusiones. En primer lugar, que la mayoría de empresas sí puede seguir desarrollando su actividad sin que ésta se vea afectada por la deslocalización física. En segundo lugar, que el funcionamiento del teletrabajo requiere un compromiso tanto por parte de las empresas como por parte de los empleados. Uniendo ambos factores, muchos negocios tienen ante sí la oportunidad de dar un salto cualitativo en digitalización y flexibilidad laboral.

Suscríbete a nuestra Newsletter y recibe los artículos en tu email.