Reorientación y diversificación de negocio tras el coronavirus: claves de éxito - Ideas para tu Empresa
[wpdreams_ajaxsearchlite]

Reorientación y diversificación de negocio tras el coronavirus: claves de éxito

Lectura: 3 min | 4 Ago 20

El período de confinamiento ha servido para que muchas empresas, especialmente las más pequeñas, hayan buscado alternativas a su actividad habitual. Por ejemplo, lanzando iniciativas de formación empresarial, creando aplicaciones que faciliten el trabajo colaborativo o empezar a comercializar nuevas líneas de producto. A continuación recopilamos casos de éxito de diferentes negocios que han aprovechado la COVID-19 para diversificar su actividad.

Se suele decir que el aislamiento potencia la creatividad, y eso es lo que han hecho muchos empresarios durante los tres meses de confinamiento. En ocasiones por una cuestión de necesidad ante la decadencia del negocio tradicional, y a veces para complementar una oferta ya existente de servicios. La reorientación o diversificación de negocio, no obstante,  requiere de una flexibilidad que es más fácil de encontrar en Pymes y emprendedores. Las grandes corporaciones, debido a su complejidad estructural, necesitan más tiempo y organización para abrirse a nuevos mercados.

Por otro lado, la pandemia ha impactado de manera más acusada a pequeños negocios, cuyo músculo financiero es menor que el de las grandes empresas. En este contexto, la capacidad de reacción que hayan tenido para adaptarse a la situación actual es clave para el éxito o fracaso de su actividad empresarial.

La forma de adaptación al panorama actual varía en función del sector de actividad de cada empresa y de los recursos de los que disponga. En cualquier caso, hemos visto cómo muchos empresarios han aprovechado el confinamiento para abrir su abanico de servicios, o incluso para reorientarlos completamente. Analizamos cómo puedes reenfocar tu actividad y qué empresas ya se han decidido a ello.

 

¿Reorientación o diversificación de negocio?

Esta es una de las dudas que suelen surgir con mayor frecuencia entre las Pymes. Si bien es cierto que abrir una nueva línea de negocio siempre es arriesgado, las grandes empresas tienen cierto margen de error. Sin embargo, una decisión de este tipo para un autónomo puede acarrerar consecuencias irreversibles. Por ello la pregunta que debes hacerte es si necesitas reorientar tu negocio por completo o diversificar tu portfolio de servicios y abrir nuevas líneas de actuación.

Para responder a esta cuestión es preciso tener varios factores en cuenta. El más relevante es analizar el futuro de tu sector de actividad y del tipo de productos o servicios que ofreces. La pandemia de la COVID-19 ha cambiado por completo las previsiones de ciertos ámbitos empresariales, cuya recuperación se estima más complicada. Por ejemplo, si tu negocio depende directamente del turismo internacional, sabes que será uno de los que a priori se recuperen más tarde.

El segundo aspecto sobre el que debes reflexionar afecta a aquellos factores externos que cambien el escenario laboral general. Es el caso del teletrabajo, que se postula como uno de los principales cambios laborales tras la experiencia de trabajo a distancia forzoso. La medida, que se podría implantar mediante un sistema híbrido, permitiría una mayor conciliación de la vida laboral y familiar. Otra de las tendencias más comentadas es la digitalización, que se ha consolidado como una vía de negocio casi necesaria para muchas empresas. De hecho, el eCommerce se ha incrementado en un 40% aproximadamente desde el inicio de la pandemia.

Finalmente, es importante definir la capacidad financiera y de recursos de cada negocio antes de decidir iniciar nuevas líneas. Las necesidades económicas que requiere la diversificación de negocio pueden ser distintas a las que requiere una reorientación total de actividad. Por otro lado, necesitas saber de qué recursos dispones y qué capacidad tendrías para disponer de otros adicionales en caso de que fueran necesarios.

Casos de éxito: empresas que han apostado por estos modelos

La rigidez empresarial no tiene cabida en un entorno tan cambiante como el actual. La flexibilidad y la versatilidad son cualidades fundamentales en cualquier negocio que emprendamos.  Hemos sido testigos de cómo algunas compañías han optado por cambiar radicalmente su actividad durante el confinamiento. Otras, en cambio, han aprovechado el parón de su negocio para abrirse a nuevas oportunidades.

Uno de estos ejemplos lo encontramos en la finca Monte Higueras, un negocio rural que se ha visto obligado a interrumpir la celebración de eventos, una de sus principales líneas de ingresos. La paralización económica les ha servido para poner en marcha una nueva área que ya habían contemplado: la elaboración de cerveza artesana.

La consultora de Recursos Humanos Intuitiva también ha aprovechado este período para actualizar su oferta de servicios. Ahora ofrecen servicios de formación, mejoras internas y desarrollo de productos propios para ayudar a las empresas a gestionar los cambios tan inmediatos.

El confinamiento también ha generado oportunidades de negocio inesperadas. Es el caso de la empresa segoviana Repuestos Avelino, que adaptó las caretas desbrozadoras que ya tenían, incorporándoles una pantalla de plástico, y adaptándolas así a las necesidades de protección actuales. Actualmente ya cuentan con pedidos de otras empresas que necesitan este material protector para su plantilla.

La diversificación o reorientación de tu negocio es una decisión arriesgada pero en muchas ocasiones necesaria para adecuarte al contexto actual. Las previsiones anuales de 2020 han cambiado completamente tras los tres meses de parón a causa de la crisis sanitaria. Los autónomos se han visto obligados a desplegar toda su creatividad para encontrar nuevas vías de negocio que les ayuden a paliar los efectos económicos que la pandemia ha acarreado a sus empresas.

Suscríbete a nuestra Newsletter y recibe los artículos en tu email.