Retribución flexible: beneficios para tu Pyme
[wpdreams_ajaxsearchlite]
Retribución flexible

Retribución flexible: beneficios para tu Pyme

Lectura: 4 min | 5 Dic 19

Una de las medidas de mayor éxito para avanzar en materia de conciliación para tu Pyme es establecer planes de retribución flexible. No solo ayudaría a aumentar la productividad de tus empleados, sino que también contribuiría a mejorar la reputación de tu empresa. Te contamos cuáles son las ventajas por las que deberías plantearte incluirla.

La retribución flexible es un sistema retributivo que permite al empleado dividir el cobro de su sueldo en dos partes. Una que se ingresará directamente en la cuenta corriente del empleado, que corresponderá a la mayoría del sueldo; y otra, de una cantidad más reducida, que se cobra a través de productos o servicios que le ofrece la empresa.

Estos productos y servicios siempre cuentan con ventajas fiscales y no están considerados rendimientos gravables en el impuesto sobre la renta.  Sin embargo, el 72% de las Pymes todavía no ha implantado la retribución flexible.

Ventajas de los programas de retribución flexible para tu Pyme

La retribución flexible beneficia también a la empresa y no solo al trabajador. Aumenta el poder adquisitivo de tus empleados sin que esto suponga un incremento en los gastos de tu negocio. Además resulta una opción más económica para tu empresa y simplifica las gestiones, lo que se traduce en un ahorro tanto de procesos como de tiempo.

En España el transporte, la comida (estos dos siempre que se utilicen durante los días laborables), la guardería, la formación o los seguros médicos no suponen retribución en especie. Es decir, están libres de impuestos. Es como si se cobrase más, porque el dinero que se destinará cada año a productos como la comida o la guardería se resta directamente del sueldo bruto. Por lo tanto, el porcentaje de IRPF que se aplique será menor al que se atribuiría a un salario sin retribución flexible.

Una de las ventajas para tus trabajadores es que podrán elegir qué parte de su salario cobrará en dinero y qué parte cobrará en productos y servicios. De este modo, el empleado puede acceder a una mejor calidad de vida y tiene más dinero disponible pues, como hemos dicho antes, esos determinados productos quedan exentos de impuestos.

En definitiva, ofrecer planes de retribución flexible incrementa la motivación de tus empleados y, por consiguiente, su productividad. Recuerda que los trabajadores de una compañía son los mejores embajadores de la misma. En la medida en que sientan que ésta les aporta facilidades de conciliación, mayor será su compromiso.

Retribución flexible quote

¿Cómo puedes implementar un programa de retribución flexible en tu Pyme?

Hay distintas compañías en nuestro país que ofrecen servicios y soluciones para integrar la retribución flexible a la hora de pagar a los trabajadores. La diferencia radica en la gestión que ofrece cada una: tarjetas en vez de tickets en papel, acceso a una plataforma o aplicación para poder consultar el saldo… cada una tiene sus propias características. En cualquiera de los casos, es recomendable seguir los siguientes pasos:

  1. Analiza las necesidades de tus empleados y ofréceles una solución interesante que les permita aumentar su poder adquisitivo a través de la retribución flexible.
  2. Diseña un plan personalizado para cada empleado en función de su situación. Por ejemplo, una persona que tiene hijos preferirá la retribución de la guardería.
  3. Explica a tu empleado cómo funciona el plan de retribución flexible y cómo le puede beneficiar. Recuerda que no todos saben lo que es o cómo funciona.

Finalmente, no te olvides de evaluar cada cierto tiempo la eficacia de los planes contratados y la satisfacción de tus empleados. Recuerda que ofrecer una buena calidad del servicio a tus empleados tendrá consecuencias en su futura actitud y por eso es tan importante ofrecerle alternativas que se ajusten a sus necesidades y circunstancias personales.

Ejemplo de Nómina: cómo quedaría aplicando la retribución flexible

El ejemplo que vamos a exponer a continuación demuestra que no hace falta darle demasiadas vueltas a balances o las finanzas de la empresa para ofrecer una alternativa a tus empleados. Imagina, por ejemplo, que uno de tus empleados necesita un plan de retribución flexible para pagar la guardería de sus dos hijos y, por otro lado, come siempre fuera de la oficina. Estas serían los datos que deberías tener en cuenta para realizar el cálculo:

  • Datos generales:
    • Salario bruto anual: 30.000 euros
    • Número de hijos a cargo menores de 25 años: 2
    • Número de hijos menores de 3 años: 1
  • Retribución flexible: guarderías
    • Importe que quiere destinarse a la guardería: 200 euros
    • Número de meses al año: 9
  • Retribución flexible: restaurantes
    • Gasto diario que se quiere destinar a restaurante: 10 euros
    • Número de días: 16 al mes
    • Número de meses al año: 11

Sin retribución flexible, aplicamos un IRPF del 13,96% sobre su sueldo, un total de 4.189€ que se restarían de los 30.000€ brutos que percibe al año. Y todavía tendría que pagar su comida fuera de la oficina y la guardería de sus hijos.

Sin embargo, con retribución flexible se destinarían 1.800€ a la guardería de sus hijos y otros 1.760€ a restaurantes, en total 3.560€. Esa cantidad, exenta de IRPF, se resta del salario anual y quedarían unos 26.440€ a los que se les aplicaría un 11,80% del IRPF; es decir, unos 3.121€.

El ahorro está claro: 1.068 euros al año que tu empleado puede destinar a cualquier cosa que necesite. Este ejemplo demuestra las ventajas económicas que supone la retribución flexible para los empleados y que, por tanto, incrementan su satisfacción. Consecuentemente, la empresa se beneficia de ello en materia de productividad, por lo que implementar este tipo de programas es una opción positiva para ambas partes.

Suscríbete a nuestra Newsletter y recibe los artículos en tu email.