[wpdreams_ajaxsearchlite]
Storytelling para tu negocio

Storytelling para atraer clientes a tu negocio

Lectura: 5 min | 17 Mar 20

Autor: Elia Guardiola

Seth Godin dijo, “El marketing ya no se trata de las cosas que vendes, sino de las historias que cuentas”.

El Storytelling se ha puesto de moda. En realidad hace unos cuantos años que se puso de moda, pero últimamente está más en auge que nunca. Mucha gente lo describe como el arte de contar historias. Y sin duda lo es, pero yo lo defino como el arte de comunicar la filosofía de un producto, un servicio o la propia marca en sí, a través de las historias.

Creamos historias, las generamos con contenido real o imaginario, pero lo hacemos. Sobrevivimos gracias a las historias, y a la historia de las historias. Evolucionamos gracias a ellas y a través de ellas. Contamos historias para no olvidar, para recordar de dónde venimos y hacia dónde va nuestra sociedad. Contamos historias para defender nuestros derechos, para no dejar en el letargo los valores humanos y para liderar. Contamos historias para no olvidar nunca quiénes somos y de dónde venimos en realidad. Y sobre todo, para que no nos olviden.

Cautivar para enamorar a los usuarios y a nuestro equipo

Hay que crear historias que cautiven para enamorar a los usuarios, si no, la historia cae en saco roto. Pero recuerda que las historias sirven también para el liderazgo dentro de nuestra empresa.

El cerebro humano es una máquina perfecta de retentiva. Retenemos más de lo que recordamos de forma consciente, y lo que permanece en nuestro recuerdo consciente siempre suele ir precedido de algo que nos marcó. Por lo tanto, es imprescindible que una historia cautive y emocione.

Una historia que transmiten el valor de las marcas, de las personas, y que los consumidores, incluso el equipo humano de las marcas, es decir, el cliente interno, necesitan para sentirse identificados o, por lo menos, sentir que esas marcas, “sus” marcas, tienen un valor emocional que las hace más valiosas, únicas y defendibles a toda costa.

En consecuencia, la fidelización de los consumidores para convertirlos en clientes, será una acción garantizada. El Storytelling puede ser un punto de inflexión entre el sentimiento de gustarte una marca como consumidor, o sentir amor por ella. Es decir, el Storytelling puede ayudar a una marca a convertirse en una Lovemark.

La exigencia de los consumidores

Seamos honestos. Los consumidores cada día son más exigentes. El hecho de tener más recursos a nuestro alcance, hace que nos convirtamos en seres poco comprensivos a la hora de exigir. Y cuando se trata de exigir a las marcas por las cuales pagamos, más aún.

Nos permitimos la licencia de criticar cuando una marca no cumple lo que promete, sin previa explicación de ésta. Nos permitimos destruir marcas sin ser conscientes del trabajo arduo que hay detrás de cada campaña, de cada producto o servicio… de las horas infinitas para sacar adelante un proyecto.

Recuerda que toda marca debe prometer algo con su producto o servicio. Y cumplirlo, claro. Porque cuando prometemos, nos comprometemos. Y cuando nos comprometemos, generamos confianza.

Lo difícil es ser prescriptor de una marca que, a pesar de los pequeños errores del guión que conlleva ser una de ellas, sigamos defendiéndola. La humanización de las marcas empieza por el valor humano de las personas que la forman, incluidos sus seguidores, consumidores y clientes. Es decir, por los clientes internos: Los trabajadores de la marca.

El Storytelling nos ayuda a vender, por supuesto, y estudios demuestran que, sin lugar a dudas, una marca que utilice el Storytelling, vende mucho más que la que no.

Entendamos que somos seres más emocionales que racionales. Y a pesar de que todas las emociones se generan en el cerebro, debemos ser consciente que el hecho de ser seres afectivos, un producto con una historia detrás siempre nos motivará a querer saber más sobre ese producto, sobre la historia y, por supuesto, sobre la marca. Es parte de la persuasión que conlleva contar una historia.

Estamos hechos de historias, de momentos y experiencias. Teniendo esto claro, comprenderemos la excelencia y cuán imprescindible es el Storytelling. Detrás de cada campaña de publicidad emocional hay tantas historias como usuarios vean esa publicidad.

Claves para crear Storytelling que impacte 

Está bien poner de manifiesto conceptos, explicar la importancia de un buen Storytelling y dar datos. Ciertamente es imprescindible saber todo esto para ponernos en contexto. Pero hoy quiero contarte algunos puntos clave para generar un Storytelling que impacte. Si bien no son una verdad absoluta, porque no creo en ella, ni son todos los que existen, porque entonces os tendría leyendo hasta mañana, creo que podéis tenerlos en cuenta para ir empezando.

No debemos olvidar que el Storytelling no es exclusivo de la narrativa escrita. Es decir, podemos crear Storytelling a través de un artículo, de un spot publicitario potenciando una campaña de video marketing, a través de una imagen con un buen eslogan, a través de un podcast, vuestro Curriculum Vitae, o para liderar un equipo de personas.

Puntos Clave Storytelling

Motivación

La historia debe motivar. Motivación y persuasión son dos de los puntos clave para el Marketing Emocional del que tanto suelo hablar, pero no es exclusivo de este. En el Storytelling sin motivación, no hay emoción (ni acción). Es decir, que cuando contamos una historia es imprescindible despertar emociones. Si no hay emoción, no hay reacción de los usuarios y la historia no motiva, conllevando que la campaña se convierta en un fracaso.

Emoción

Ya hemos dicho que somos seres más emocionales que racionales. Así que partiendo de esta base, la historia debe emocionar y sensibilizar al usuario. Eso será el resultado de una reacción emocional donde el usuario nos demostrará que, de una forma u otra, se ha sentido identificado. Sin duda un dato intangible, obviamente, ya que no podremos averiguar en qué medida, cuánto se ha emocionado y cómo ha reaccionado, pero si lo hace, tened por seguro que ya no mirará con indiferencia esa marca.

Cuando nos emocionamos ante un contenido online u offline, es porque en algún momento de la historia algo nos recordó algún momento de nuestra vida, trasladándolo a nuestra propia experiencia.

Leitmotiv 

En toda historia debe existir un leitmotiv, la razón de ser de la historia, aquello que la marca está contando. Es el que enamorará y enganchará al usuario, precisamente por la identificación con la historia, la relación afectiva entre marca y consumidor, entre contenido y nuestra propia historia.

Recuerda que el cerebro reacciona ante estímulos emocionales. Debemos lograr que los usuarios se identifiquen con esa razón de ser de la propia marca, por su carácter recurrente dentro de dicha historia.

Cautivar 

Vivimos en la Era de la Infoxicación, o exceso de información. Recibimos una media de entre 5.000 y 10.000 impactos diarios de Comunicación, Marketing y Publicidad, y donde nuestro cerebro filtra aquello que más nos interesa. Retiene aquello que cubre nuestras necesidades, así que si la historia no cautiva, engancha y despierta la curiosidad del usuario desde el principio, ten por seguro que no lo hará más adelante.

Vivimos en la Era de la inmediatez, donde nadie tiene tiempo de nada y lo queremos todo rápido y sin dilaciones. Aquellas historias que no enganchen desde el principio, morirán.

Dualidades

Si queremos que los usuarios se sientan identificados con las historias que contamos como marcas, es imprescindible que esa historia contenga dualidades o nudos, es decir, conflictos.

Las historias deben tener momentos de incertidumbre, esos mismos que dan sentido a la vida de las personas de forma real. Si queremos que nuestra comunidad sienta la historia como algo propio, debemos crear momentos donde se sientan identificados.

Fácil de recordar 

Cuanto más rebuscada sea una historia, más complicada la hacemos para recordar. No es necesario crear historias con muchos elementos pero sí, con la fuerza y el impacto emocional suficiente como para que marquen.

Si la historia deja huella, ésta podrá ser transmitida a muchas más personas. Personas que descubrirán la marca o la conocerán mejor y con más detalle. Por lo tanto, la historia debe ser fácil de recordar para que sea sencilla de contar.

Autor

Elia Guardiola

CEO de Serendipia by Èlia Guardiola. Especializada en Marketing Emocional y Experiencial, Storytelling y StoryExperience. Docente en Universidades, Escuelas de Negocios y Empresas internacionales.

Le puedes encontrar en:

Twitter: @EliaGuardiola

Facebook

Suscríbete a nuestra Newsletter y recibe los artículos en tu email.