Teletrabajo o presencial: qué opciones están valorando las empresas
[wpdreams_ajaxsearchlite]
Teletrabajo

Teletrabajo vs. Trabajo presencial: qué opciones están valorando las empresas

Lectura: 3 min | 9 Sep 21

Ahora que la mayoría de la sociedad está vacunada, las empresas tienen que tomar una decisión respecto a si van a volver al sistema de oficinas o si, por el contrario, aprovecharán para instaurar el teletrabajo. Cada forma de trabajo tiene ventajas y desafíos por delante. Enumeramos cuáles son para que puedas tomar una decisión con toda la información sobre la mesa.

Con casi el 70% de la población española vacunada con la pauta completa, algunas empresas ya plantean la posibilidad de volver presencialmente a la oficina y otras seguirán apostando por modelos de teletrabajo o formatos híbridos. La vuelta a la normalidad empresarial no será igual en todos los casos y esta decisión reside principalmente en valorar las diferentes ventajas y retos que trae consigo el trabajo presencial y en remoto.

El teletrabajo: una alternativa que ha llegado para quedarse

Trabajar desde casa parecía una utopía para algunas empresas antes de la pandemia. Sin embargo, el teletrabajo se ha incorporado en multitud de compañías como respuesta a la nueva normalidad y ha demostrado ser en muchos casos igual de eficiente que el trabajo presencial, e incluso en ocasiones más beneficioso para los empleados.

A continuación, te enumeramos las principales ventajas que ha demostrado el teletrabajo desde el último año:

  • Para los empleados:
  • Para las empresas:
    • Reducción de gastos en infraestructuras y suministros.
    • Atracción y retención de talento.
    • Mayor acceso a profesionales de cualquier ubicación.

Pero más allá de las ventajas que puede tener el trabajo en remoto, también presenta algunos desafíos en el desempeño laboral:

  • Imposibilidad de implantarlo en algunos puestos que requieren trabajar de forma presencial.
  • Reducción de proyectos colaborativos y dificultad de generar sentimiento de pertenencia o ‘teambuilding’.
  • Integración de nuevas herramientas digitales para trabajar y comunicarse de forma online.
  • Necesidad de invertir en ciberseguridad para proteger los equipos y herramientas que utilicen los empleados para concretarse a la red de la empresa.
  • Posibles entornos de teletrabajo poco confortables o con distracciones.

La vuelta a la oficina: cada vez más cerca

A partir de este mes de septiembre, muchas empresas ya han comenzado a volver de forma escalonada a la oficina, con el objetivo de ir recuperando poco a poco el trabajo presencial. El reencuentro con los compañeros es posiblemente uno de los momentos más esperados desde el comienzo de la pandemia y supone dar un paso más hacia la normalidad empresarial.

Las ventajas de volver a la oficina son decisivas para algunas empresas a la hora de retomar la nueva cotidianidad:

  • Para los empleados:
    • Facilita la comunicación y el entendimiento entre los compañeros, de forma más espontánea y verbal que a través de las herramientas digitales.
    • Mejora el aprendizaje a través de las colaboraciones presenciales y los grupos de trabajo.
    • Es positivo para la salud emocional mantener contacto con los compañeros y evitar un excesivo aislamiento.
  • Para las empresas:
    • Fortalece el sentimiento de pertenencia hacia la empresa y permite estrechar los lazos entre los empleados.
    • Facilita la integración de nuevos miembros en los equipos de trabajo y permite crear roles entre los trabajadores.
    • La productividad de los empleados puede mejorar en unas oficinas con un ambiente luminoso, con recursos técnicos, mobiliario ergonómico, etc.

Por el contrario, el trabajo presencial también supone renunciar a las virtudes del teletrabajo y presenta algunos desafíos adicionales:

  • Puede dificultar la concentración por el ruido en la oficina, las llamadas o las conversaciones de terceros.
  • Supone un mayor riesgo de cara a los contagios e implica tomar medidas exhaustivas de prevención, como la ventilación, higienización y registro de contactos.
  • Implica mayor tiempo para realizar desplazamientos y dificulta la conciliación laboral y familiar.
  • La falta de flexibilidad puede provocar que la empresa pierda talento.
  • A partir de la aprobación de la Ley del Teletrabajo, las empresas deberán suministrar a los empleados materiales y medios necesarios para trabajar en un entorno confortable.

Un equilibrio entre el teletrabajo y la vuelta a la oficina es una solución que de momento se está planteando en muchas empresas. Los modelos de trabajo híbridos, en el que se combinen las jornadas en remoto y presenciales, se plantean como una alternativa para que ambas opciones convivan, sin renunciar completamente a las ventajas de cada una.

Una metodología de trabajo mixta puede ser una apuesta segura para mantener la flexibilidad y las virtudes del teletrabajo implementadas hasta el momento, retomando de forma escalonada el contacto con el equipo en la oficina, fortaleciendo la comunicación y recuperando el lado más social de la actividad laboral.