Teletrabajo y conciliación familiar: cómo conseguir la cuadratura del círculo
[wpdreams_ajaxsearchlite]
Conciliación familiar

Teletrabajo y conciliación familiar: cómo conseguir la cuadratura del círculo

Lectura: 4 min | 2 Abr 20

Autor: Arantxa Herranz

En estos días de confinamiento por la crisis del coronavirus COVID-19, en muchas casas de nuestro país, teletrabajar se ha convertido en una misión casi imposible. Muchas veces, estar acompañados de los más pequeños de la casa es una fuente de distracciones e interrupciones, lo que hace que nuestros hogares no siempre sean un escenario de trabajo ideal. Por eso, con el fin de ayudarte a que saques adelante todas tus tareas y proyectos con éxito durante estas semanas, vamos a darte una serie de recomendaciones y pautas que seguro te ayudarán a conciliar mejor teletrabajo y familia.

 

Mantener la rutina

Toda la familia debe entender que, aunque sea desde casa, estamos trabajando. Así pues, debemos mantener las rutinas que tenemos establecidas cuando vamos a la oficina: mantener determinadas reuniones, chequear el correo electrónico, revisar el estado de los proyectos, llamar a clientes…

Evidentemente, no hace falta levantarse a la misma hora si nos ahorramos el tiempo de transporte, pero sí debemos calcular si el desayuno de los más pequeños puede alterar nuestra hora de inicio de trabajo. Como medida de flexibilidad, podemos ajustar el horario a ciertas necesidades, pero en la medida de lo posible hay que mantener un horario y hábitos firmes: empezar a trabajar a la misma hora todos los días, limitar los descansos a la misma longitud y frecuencia…

Eso sí, podemos aprovechar para hacer descansos cada menos tiempo para atender a los niños. En ese caso, hay que dejar el móvil en nuestra “oficina” para prestar atención a la familia.

Un poco de intimidad

¿Quién no se acuerda de ese famoso vídeo del profesor Robert Kelly hablando con la BBC cuando, de repente, aparecen sus hijos en la habitación?

Si tenemos una llamada o videoconferencia importante, debemos garantizar la privacidad. Debemos avisar al resto de los miembros de la familia que debemos permanecer aislados e incluso con la puerta cerrada y que no se nos debe molestar. Si es imposible porque el menor es muy pequeño o está enfermo, debemos avisar a nuestro interlocutor de la situación para que no le pille desprevenido si sufrimos una anécdota.

Hablar con los hijos

Esto depende mucho de la edad, pero hay que explicar a los hijos en qué consiste nuestro trabajo, qué significa y porqué, aunque estemos en casa, no estamos 100% disponibles para ellos, y mucho menos para jugar. Al hacerlo, transmitimos los valores del trabajo duro y la responsabilidad y les podemos hacer partícipes de lo que agradecemos su colaboración cuando nos dejan trabajar.

Establecer horarios y pautas para todos

Teletrabajar también es beneficioso para el resto de la familia, no solo para el trabajador. Pero es necesario establecer unas líneas básicas de convivencia y unas pautas, así como unos horarios en los que deben acometerse las tareas. Estos objetivos siempre deben ser realistas. Repartirse estas tareas del hogar, implicando también a los niños, es una buena forma de mantener la cordialidad.

En situaciones como la actual, en la que los dos progenitores de la familia estén teletrabajando, es bueno acordar unos horarios para hacer las pausas o establecer quién debe encargarse de los menores en cada franja horaria, en función del resto de necesidades laborales de cada uno de los adultos.

Conciliación

Gestionar las interrupciones

Aunque organizar horarios y supuestos en los que el resto de la familia puede interrumpir puede ayudarnos a ser productivos trabajando desde casa, hay que tener siempre presente lo que es el teletrabajo: flexibilidad. Así pues, seamos abiertos de mente y recordemos que una interrupción puede ser la puerta a un descanso necesario, lo que nos ayudará a mantener después la concentración.

Adopta la multitarea

Muchos defienden que no podemos hacer dos cosas a la vez y ser eficientes en ambas, pero la cosa cambia cuando trabajamos con niños en casa. Debemos comprender que la multitarea es un arma de doble filo: puede agilizar el día o dejarnos con media docena de proyectos a medio hacer. La clave está en la gestión del tiempo de la multitarea.

Por ejemplo, podemos dar de comer a un hijo, o acompañarle, mientras completamos un documento o, incluso, atendemos una reunión virtual, siempre y cuando tengamos una foto fija y el micrófono cerrado.

Saber cómo realizar múltiples tareas y cuándo realizarlas es clave para lograr una mejor armonía en la vida laboral y hogareña. Dicho esto, ningún consejo de gestión del tiempo funciona para todos porque cada uno tenemos diferentes estilos y debilidades a la hora de organizar nuestro tiempo. Así que nos toca evaluar por nosotros mismos en qué situaciones y horarios podemos hacer varias cosas a la vez.

Saca tiempo para ti

Cuando trabajas desde casa, no te tienes que desplazar hasta tu puesto de trabajo ni estás en contacto directo con compañeros, socios y clientes. Por eso, dentro de las rutinas, hay que encontrar hueco para el tiempo personal con el fin de mantener tu propia salud mental y física. El ejercicio, los esfuerzos creativos, reunirse con amigos, etc., pueden haber desaparecido de nuestra rutina, así que debemos encontrar espacio para hacer ejercicios, leer con tranquilidad o llevar a cabo cualquier otra actividad de ocio que nos guste y relaje.

 

Trabajar en casa con niños no es fácil, sobre todo en estos momentos en los que todos debemos permanecer confinados.  Como resume el profesor Robert Kelly, trabajar con los niños, sobre todo si llevan tiempo sin salir de casa, es duro y difícil, pero como dijo Napoleón, “lo imposible es el fantasma de los tímidos y el refugio de los cobardes”.

Autor

Arantxa Herranz

Periodista y freelance. Especializada en tecnología e innovación, Internet, papel, radio.

Le puedes encontrar en:

Twitter: @aherranz

Suscríbete a nuestra Newsletter y recibe los artículos en tu email.