[wpdreams_ajaxsearchlite]

Trabajar desde casa: ¿más rentable para un autónomo?

Lectura: 2 min | 4 Sep 17

Imagina levantarte por la mañana en casa y, tras una ducha y un buen desayuno, ir a tu escritorio, encender el ordenador y comenzar tu jornada laboral. Suena bien, ¿verdad?

Así es como trabajan un 6,6% de los profesionales españoles (1.200.000) según el informe Monitor Adecco de Oportunidades y Satisfacción en el Empleo, un porcentaje que demuestra que el teletrabajo, al menos en España, no acaba de arraigar en comparación con otros países de nuestro entorno.

Sin embargo, más allá de la comodidad que puede suponer trabajar desde el propio hogar, la pregunta que ronda las mentes de muchos autónomos es otra: ¿es realmente más rentable trabajar en casa en vez de en una oficina? Empezando porque te “ahorras” el alquiler de un local, todo parece indicar que sí.

Sin embargo, como casi todo en los negocios, depende del caso concreto. Y es que has de saber que hay una serie de gastos deducibles que solo podrás declarar si trabajas desde casa y que no son aplicables a aquellos autónomos que ejerzan su actividad en una oficina.

A continuación, os mostramos cuáles son y bajo qué condiciones podrás desgravarlos para que hagas tus propias cuentas y lo apliques a tu situación laboral y personal:

  • Alquiler: Podrás deducir en el IVA la parte proporcional cada trimestre, puesto que el arrendamiento está sujeto a ese impuesto. El trámite no es sencillo, y es que para beneficiarte de la deducción, necesitarás por parte de tu arrendador dos contratos (y tendrá que presentar él dos declaraciones de IVA), uno para los metros cuadrados de la vivienda dedicados a tu actividad profesional y otro con la superficie destinada a la parte personal.
  • Suministros: El agua, la luz, el teléfono, la electricidad… Son todos suministros necesarios tanto en una vivienda como en una oficina. La diferencia es que, con la nueva y recientemente aprobada Ley de Autónomos , se ha establecido una deducción del 20% en todos estos gastos. Hasta ahora se pedían contadores separados por parte de Hacienda para ver qué consumo era privado y cuál profesional en el caso de trabajar desde tu vivienda.
  • Gastos derivados de la titularidad de la vivienda (como el IBI, la cuota de la comunidad de propietarios o la tasa de basuras) que estén asociados a los metros cuadrados destinados a la realización de la actividad profesional.
  • Amortización del inmueble: Si es en propiedad, es deducible, al igual que los intereses de una hipoteca.
  • Seguro del hogar. Igualmente, su importe será deducible si la vivienda es en propiedad, no en alquiler.

Una nota importante es que estas deducciones no se aplican en el caso de los autónomos societarios, ya que será la sociedad la que podrá deducirse estos gastos y no el trabajador societario como tal.

Tampoco podrán beneficiarse de estas deducciones aquellos autónomos adscritos a la tributación por módulos, ya que en este régimen no hay gastos deducibles, excepción aparte de las amortizaciones de bienes duraderos -la vivienda en este caso.

Suscríbete a nuestra Newsletter y recibe los artículos en tu email.