[wpdreams_ajaxsearchlite]
Si vas a contratar por primera vez, estos son los tramites que debes conocer

¿Vas a contratar por primera vez? Estos son los trámites que debes conocer

Lectura: 4 min | 5 Abr 17

Contratar un trabajador conlleva en ocasiones más trámites de los que imaginas: Inscripción en la empresa, afiliación de trabajadores, alta en el Régimen de la Seguridad Social, alta de los contratos o la comunicación de apertura de centro de trabajo… Te damos las claves para que no te pierdas en el camino.

Según los últimos datos del INE, la economía española creció el pasado año más de un 3% y las perspectivas indican que lo seguirá haciendo en este 2017, en gran parte por el aumento del consumo. Puede que, como muchos emprendedores y autónomos, estés pensando en ampliar tu equipo y que te surjan dudas en lo referente a los trámites necesarios para contratar un empleado por primera vez. Básicamente, son trámites relacionados con el Régimen de la Seguridad Social. A continuación te contamos, paso a paso, qué debes hacer. Lo podemos resumir en tres puntos:

  1.  Inscribirte como empresario (que es distinto a inscribirse como autónomo) ante la Seguridad Social.
  2.  Dar de alta al trabajador en el régimen de la Seguridad Social (afiliándole previamente si no está afiliado).
  3. Elegir el tipo de contrato laboral que ofrecerás a tu empleado y comunicarlo una vez firmado al SEPE.

Primer paso para contratar: Inscribirte como empresario

En primer lugar, debes solicitar tu inscripción como empresario a la Tesorería General de la Seguridad Social (TGSS). No debes confundirlo con el hecho de darse de alta como autónomo, ya que es un proceso distinto que te dotará de la capacidad para contratar trabajadores. En este enlace tienes un localizador de las oficinas de la Seguridad Social, para encontrar el más cercano a tu domicilio, donde podrás cumplimentar el formulario TA.6. La TGSS te asignará un número, el Código de Cuenta de Cotización Principal o CCC, que viene a ser una especie de “DNI” para el empresario.

Se pueden dar casos en los que tengas que realizar algún trámite adicional para inscribirte como empresario (por ejemplo, si vas a ejercer tu actividad profesional en varias comunidades autónomas, o si los empleados que vayas a contratar cotizan de manera diferente a la norma general); para estas situaciones, el Ministerio de Economía pone a tu disposición la información necesaria.

Segundo paso para contratar: Dar de alta al trabajador en el Régimen de la Seguridad Social

Una vez inscrito como empresario, es momento de dar de alta al trabajador en el Régimen de la Seguridad Social. Has de tener en cuenta que si el empleado que piensas contratar no ha trabajado antes, tendrá que solicitar su número de afiliación (o NAF) mediante el formulario TA.1.

Mediante el alta, establecerás los lazos jurídicos entre la Seguridad Social, tu empleado y tú como empresario, fijando vuestras obligaciones (cotización) y derechos (recibir prestaciones). En la web del Ministerio de Empleo podrás descargar el modelo de solicitud necesario, el TA.2 para presentarlo en las oficinas de la TSGG.

Tercer paso para contratar: Comunicar el contrato laboral al SEPE

El próximo paso es determinar qué tipo de contrato laboral quieres ofrecer a tu futuro empleado y, una vez firmado, comunicarlo al Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE) en los próximos 10 días. Puedes hacerlo electrónicamente a través del servicio web Contrat@ del SEPE o en sus oficinas. Este sencillo test del SEPE te ayudará a determinar qué contrato se adapta mejor a tus necesidades y generará automáticamente un modelo de contrato que podrás utilizar. Además, en esta infografía te explicamos los distintos tipos de contrato:

Otras cuestiones básicas antes de contratar: Abrir tu centro de trabajo y obtener el calendario laboral

Tienes que tener cuenta que, antes de contratar empleados, has de comunicar la apertura de tu centro de trabajo a la Consejería de Trabajo correspondiente y obtener el calendario laboral para ponerlo a disposición de tus futuros empleados.

Como comentábamos, es necesario comunicar a la Consejería de Trabajo de la comunidad autónoma que corresponda la apertura de tu centro de trabajo, es decir, el área (independientemente de que esté edificada o no) en la que tus trabajadores deban permanecer o acceder por razones laborales. Es un trámite necesario para asegurar unas correctas condiciones de seguridad y salud laboral. En esta web encontrarás los datos que te pedirán, que incluyen datos de la empresa, del centro de trabajo y de los elementos de producción y almacenamiento del centro de trabajo (referente a la maquinaria que utilices).

  • ¿Cuándo comunicarlo? Antes de la apertura del centro o tras realizar reformas o ampliaciones importantes, o en los 30 días posteriores. Cuando se trata de obras de construcción, necesariamente habrás de comunicarlo previamente.
  • ¿En qué formato? La Consejería de tu comunidad te facilitará el formulario.

Finalmente, es tu deber como empresario exponer en tus centros de trabajo de manera visible el calendario laboral, incluyendo el horario de trabajo, la distribución a lo largo del año de los días de trabajo, los festivos, descansos estipulados y días inhábiles. Puedes descargártelo en la web del Ministerio de Empleo.

Te animamos a visitar la página de preguntas frecuentes de la Dirección General de Industria y de la Pequeña y Mediana Empresa si tienes alguna duda adicional. Y recuerda que puedes apoyarte en una gestoría para que te asesore.

Descubriendo los 4 tipos de contrato

Contrato indefinido:

  • La prestación de servicios se acuerda sin límite de tiempo.
  • Su formalización puede ser verbal o escrita y, en cuanto a la duración de la jornada, esta podrá ser completa, parcial o para la prestación de servicios fijos discontinuos.
  • Existen además cláusulas específicas para contratos indefinidos de personas con discapacidad, de apoyo a los emprendedores, para jóvenes, formativos a tiempo parcial, para trabajadores en riesgo de exclusión social, etc.

Contrato temporal:

  • En contraposición al indefinido, tiene un límite de tiempo estipulado.
  • La formalización normalmente es escrita, salvo que sea a jornada completa (este tipo de contrato también puede ser a jornada parcial) y de una duración menor a las 4 semanas.
  • Existen diferentes tipos: por obra y servicio, eventual, de interinidad, primer empleo joven, de relevo, de jubilación parcial, para personas con discapacidad…

Contrato de prácticas:

  • A veces suele confundirse con un contrato formativo.
  • Su objetivo es que el trabajador obtenga una experiencia o práctica profesional adaptada a los estudios cursados.
  • Es importante que esté en posesión del título universitario o de FP de grado medio o superior -o títulos equivalentes reconocidos oficialmente-.
  • Siempre deberá formalizarse por escrito e, importante, no pueden haber pasado más de 5 años desde que el trabajador haya finalizado sus estudios (7 en el caso de personas con discapacidad).
  • Si el trabajador tiene menos de 30 años, no se tiene en cuenta cuándo terminó sus estudios.
  • Su duración mínima es 6 meses y, la máxima, 2 años.

Contrato para la formación y el aprendizaje:

  • Su objetivo es lograr la cualificación profesional del trabajador mediante la alternancia de una actividad laboral (retribuida) con una actividad formativa en el sistema de FP o el sistema educativo.
  • Trata de favorecer la inserción laboral de jóvenes entre 16 y 25 años (sin límite para personas con discapacidad o colectivos en riesgo de exclusión social, por ejemplo), su formalización será escrita y la jornada completa.
  • La retribución en ningún caso será menor al Salario Mínimo Interprofesional.

Suscríbete a nuestra Newsletter y recibe los artículos en tu email.