Vencimientos de pago: cómo saber cuándo debes cobrar una factura
[wpdreams_ajaxsearchlite]
Vencimientos de pago

Vencimientos de pago: cómo saber cuándo debes cobrar una factura

Lectura: 3 min | 8 Dic 19

La Ley de Morosidad establece muy claramente los plazos máximos en los que tu empresa debe efectuar el cobro de una factura a tus clientes. El plazo de vencimiento difiere en función del tipo de factura y de quién sea el cliente; no tiene el mismo período una empresa privada que la Administración Pública, por ejemplo. Además, pasada la fecha de vencimiento, la empresa tiene derecho a reclamar intereses por el retraso en el pago. Especificamos todo lo que debes saber al respecto.

La previsión de cobro de las facturas y vencimientos de pago es de vital importancia para cualquier empresa. Especialmente en el caso de las Pymes, para las que recibir el pago por sus servicios es necesario para poder continuar desarrollando su negocio. Por tanto, ejercer un control férreo del estado en que se encuentra cada factura es fundamental.

La planificación de los pagos es una de las tareas que es recomendable llevar a cabo de forma periódica. De esta manera sabes en todo momento no solo los pagos que tienes que efectuar, sino también aquellas facturas cuya cuantía todavía no has cobrado. En estos casos, la fecha de vencimiento de pago es clave para realizar dicha previsión.

Plazos de vencimientos de pago: límites que debe controlar tu Pyme

Una práctica habitual de las empresas españolas, sobre todo si son grandes, es retrasar al máximo el pago a proveedores. Sin embargo, esto supone un perjuicio importante para las Pymes, que dependen en muchas ocasiones de recibir ese pago para tener liquidez. La Ley de Morosidad es el documento legal que evita esta situación, si bien la modificación de dicha ley establecida en un Real-decreto posterior estipula que:

  • En el caso del pago entre empresas, el plazo máximo para abonarlo es de 30 días naturales desde la fecha de recepción del servicio. Además, la Ley especifica que en ningún caso podrá ser ampliado a más de 60 días ni siquiera estableciendo un acuerdo entre ambas partes. El objetivo es claro: impedir que el cobro se retrase en exceso.
  • Cuando el pago se produce entre organismos del sector público, el período de cobro también es de 30 días.

Vencimiento de pago

En cualquiera de los casos, el proveedor tiene la obligación de hacer llegar la factura al cliente en menos de 30 días desde la fecha en que se presten los servicios. Cabe destacar que si la factura se recibe de forma electrónica, el plazo de pago empezará a contar desde el día de la recepción.

El plazo estipulado por la ley está claro. Sin embargo, en la práctica los datos son distintos. Según la consultora INFORMA D&B, el período medio de pago de las empresas españolas alcanza los 91 días. Es decir, casi un mes por encima de lo legal.

Cómo reclamar el cobro de tu factura pasada la fecha de vencimiento

Teniendo en cuenta que la media de tiempo que las compañías tardan en abonar sus facturas es de tres meses, puede darse el caso de que tu Pyme cuente con servicios realizados que todavía no ha cobrado. La duda que surge en este caso es la misma: ¿qué puedo hacer para recibir dicha cantidad?

  1. Comunica de forma amigable al deudor el vencimiento de la factura. Puede darse el caso de que, debido al estrés del día a día, el cliente se olvide del plazo máximo en que tenía que pagar la factura. En aras de mantener una buena relación comercial, trata de hacérselo saber de forma amistosa antes de empezar otro procedimiento burocrático.
  2. Reclama los intereses de demora por las facturas impagadas. Es decir, recargos que actúan como compensación por el retraso en el pago. La cuantía de estos recargos será la especificada en el contrato comercial. En caso de que no esté definida, debes tomar como referencia la establecida por el Banco Central Europeo, que varía según los tipos de interés.
  3. Adicionalmente a esto puedes reclamar un importe de 40 euros en concepto de indemnización por la gestión del cobro de la deuda. Si además has incurrido en más gastos derivados de este retraso, tienes derecho de solicitar una indemnización acreditando dichos gastos. Si la cantidad es superior a 30.000 euros, la indemnización no podrá ser mayor del 15% de la deuda.

Las pequeñas y medianas empresas suelen optar por una fórmula distinta: el procedimiento monitorio. Se trata de una vía menos costosa, pues no es necesaria la presencia de abogado o procurador. Eso sí, para poder iniciar este tipo de procedimientos, la deuda debe cumplir una serie de requisitos. Tiene que ser líquida y contable numéricamente; la cuantía debe estar determinada; la factura debe haber vencido; y tiene que ser exigible.

Como ves, hay cauces para reclamar lo que es tuyo. Sin embargo, has de saber que el tiempo juega a favor del deudor, por lo que independientemente de los períodos de pago establecidos, es esencial que lleves un control continuo de tus cobros pendientes (te ayudamos con esta plantilla) y reclames de manera continuada una vez superado su vencimiento.

Suscríbete a nuestra Newsletter y recibe los artículos en tu email.