[wpdreams_ajaxsearchlite]

Ventajas e inconvenientes de darse de baja como autónomo en vacaciones

Lectura: 3 min | 5 Jun 17

Históricamente, durante los meses de verano, especialmente julio y agosto, la actividad empresarial sufre -excepciones aparte como el sector turístico- un descenso en el ritmo de trabajo.

En el caso de los trabajadores por cuenta propia, ya sea por sus propias vacaciones o por las de sus clientes, surge inevitablemente una pregunta: ¿me compensa darme de baja como autónomo durante este período? Y es que si la mayoría de tus clientes paran su actividad, tú no facturas en esa época, pero tus gastos siguen siendo los mismos: cuota de autónomos, local, servicios como electricidad o Internet…

En la búsqueda del ahorro, muchos autónomos o freelances se plantean si “bajar la persiana” y darse de baja durante esos meses es una solución para, al menos, no tener que pagar la cuota.

A priori parece una buena idea pero, como casi todo en el mundo de los negocios, depende de múltiples factores. Por ejemplo, si tu dedicación es estacional (pongamos que eres guía turístico) o tu lugar de trabajo cierra (eres abogado y los juzgados no dan servicio), seguro que esta te parecerá una opción más que valorable.

Sin embargo, y con el riesgo que toda generalización conlleva, podemos decir que la baja temporal, en la mayoría de los casos, no es beneficiosa para el autónomo. A continuación, las ventajas y desventajas:

Ventajas de darse de baja en períodos vacacionales

  • Ahorro de la cuota de autónomos. Si no vas a tener ingresos en un tiempo, pagar los 267,04 € de la cuota puede suponerte perder dinero.
  • Declaración trimestral. Al no estar dado de alta, no se tributa en la declaración trimestral por ese tiempo, por lo que puedes olvidarte de estar pendiente de guardar todos los tickets de gastos y facturas.
  • Tarifa plana. Si te estás beneficiando de la tarifa plana, cuando vuelvas a darte de alta tras las vacaciones podrás seguir haciéndolo. Sin embargo, debes tener en cuenta que, cuando retomes tu actividad, el contador no habrá parado, por lo que los meses de inactividad se contabilizarán como meses de “derecho” a tarifa plana.
  • Cuotas de colegio profesional. Si para ejercer tu actividad tienes que estar colegiado, es posible que una vez dado de baja tampoco tengas que satisfacer esa cuota, aunque depende de diferentes variables, por lo que recomendamos preguntar directamente. En algunos colegios, por ejemplo, existe la figura del colegiado no ejerciente.

Desventajas de darse de baja en períodos vacacionales

  • La cuota de autónomos se paga en su totalidad. Por lo tanto, si vas a darte de baja, para no pagar la cuota debes hacerlo durante uno o varios meses completos. Si las vacaciones de tus clientes van a durar 15 días, no puedes darte de baja solo dos semanas y abonar una parte proporcional, tendrás que ingresar la totalidad aunque solo trabajes unas jornadas.
  • Trámites. Darse de baja y posteriormente de alta implica realizar las gestiones pertinentes. Cierto es que ya no es tan laborioso como hace unos años (puedes darte de alta en 24h presentando ante la AEAT el formulario modelo 036 o 037) y que los trámites se han agilizado bastante, pero debes considerar este factor igualmente.
  • Pensión. Para los autónomos en una franja de edad cercana a la jubilación, los períodos sin cotizaciones podrían provocar la disminución de su pensión de jubilación.
  • Sin deducciones. Los gastos que realices durante el período de baja (alquiler de local, Internet, electricidad, material de oficina…) no serán deducibles.
  • Gestoría. En los meses de baja no es conveniente dejar de pagar la gestoría. La razón es que en la declaración trimestral, el autónomo tiene que declarar los meses inmediatamente anterior y posterior al de baja. Al ser una situación poco común, es preferible seguir contando con la gestoría.
  • Paro. Para poder recibir la prestación indicada por cese de actividad, es necesario haber aportado, de manera continuada, durante los doce meses anteriores a solicitarlo.
  • Incapacidad temporal. Para cobrar este subsidio por una enfermedad común, es preciso haber aportado a la Seguridad Social un mínimo de 180 días en los 5 años anteriores a la solicitud.

Como ves, a priori hay más desventajas que ventajas de darse de baja en los meses de inactividad.

Para terminar, un par de consejos:

  • Si te vas de vacaciones en julio, no olvides la declaración trimestral y entrégala con antelación. El día límite es el 20 de julio y, si es domiciliado, el 15.
  • Si vas a solicitar la baja de autónomo en verano recuerda que, para que tenga efecto desde el primer día del mes siguiente, el plazo es de seis días naturales de antelación. Además, deberás hacerlo primero en Hacienda y después en la Seguridad Social (con el modelo TA.0521).

Suscríbete a nuestra Newsletter y recibe los artículos en tu email.