[wpdreams_ajaxsearchlite]
marketplace ventajas e inconvenientes

Ventajas y desventajas del marketplace, la alternativa de negocio para tu empresa

Lectura: 5 min | 16 Jul 19

Cada vez son más las empresas que amplifican su negocio electrónico y no se centran solo en tener una web de venta online, sino que deciden exponer sus productos en marketplaces, que actúan como ‘supermercados’ digitales. Pero, ¿qué es mejor? ¿Mantener un total control de tu producto en tu entorno o sacrificar rentabilidad para ganar en alcance en un marketplace? Comparamos las ventajas e inconvenientes de cada modelo.

Sin duda, el eCommerce ha supuesto un cambio en los modelos de negocio tradicionales. De hecho, el último estudio elaborado por Cepyme eleva al 20% el porcentaje de Pymes que tienen tienda online en España. Así, las empresas se ven obligadas a adaptarse a un escenario en el que las plataformas digitales multiplican la presencia de las organizaciones en el entorno online. En los últimos años, además, se ha generalizado un nuevo modelo, el de los marketplaces. Esto es, grandes plataformas que terceros pueden utilizar para realizar sus ventas. Gigantes como Amazon, eBay, Aliexpress o Groupon son ejemplos paradigmáticos: conectan a empresas y negocios con una audiencia de usuarios que difícilmente lograrían alcanzar a través de su web o eCommerce.

Todo parecen ventajas: más audiencia, más personas que conocen tu negocio, más posibilidades de venta. Sin embargo, como ya habrás imaginado, vender en un marketplace no es gratis. Por esto, muchas empresas se enfrentan al dilema de si deben o no promocionarse en este tipo de plataformas. A continuación, analizamos las ventajas e inconvenientes para ayudarte a tomar la mejor decisión.

Alcance, logística, especialización… Ventajas de formar parte y vender a través de un marketplace

Son muchos los beneficios de utilizar los marketplaces para amplificar el potencial de ventas de tu marca. Detallamos los 5 principales:

1. Visibilidad

Para que te hagas una idea de su dimensión, solo Amazon Prime, el servicio de suscripción de Amazon, tiene más de 100 millones de usuarios. Por lo tanto, 100 millones de potenciales compradores de los productos o servicios de tu empresa. Tener este alcance solo a través de tu página web o eCommerce es, aunque pueda parecer arriesgado afirmarlo, imposible. De hecho, en España Google es la web más visitada con un estimado de 110 millones de visitas al mes. Segunda es Youtube con 22 millones al mes.

Por tanto, no hay ninguna duda de que estar en un marketplace supone una visibilidad y un alcance para tu empresa que no podrá conseguir a través de su propia tienda online.

2. Nuevo canal de venta e incremento de beneficios

Tener tus productos o servicios en un marketplace significa contar un nuevo canal de venta. Indirecto, pero un nuevo canal al fin y al cabo. Diversificas y aumentas las posibilidades de vender. Si las ventas se consuman, se incrementan los beneficios, pues habrás obtenido ingresos de un canal que anteriormente no tenías.

3. Sin preocupaciones logísticas ni costes bancarios

A menudo, uno de los grandes problemas de las empresas es la logística, tanto si está internalizada como si la lleva un proveedor. En ambos casos, un mal servicio puede dar al traste con la experiencia del cliente. Y puede que si ésta no ha sido satisfactoria no vuelva a comprar.

Por norma general, los grandes marketplaces tienen servicios logísticos muy bien dimensionados y engrasados. Es uno de sus puntos fuertes: la recogida y el envío de mercancía al usuario final. Estos marketplaces trabajan con sus propios proveedores logísticos o incluso es un proceso totalmente internalizado, por lo que la empresa que vende a través de ellos no tiene que preocuparse de nada.

Por otro lado, los usuarios pagan directamente a la plataforma y luego ésta lo hace al tercero. Esto supone que generalmente la empresa no incurra en costes bancarios, sino que sea el marketplace el que los asuma.

4. Especialización

Antes hemos nombrado marketplaces como Amazon, eBay o Aliexpress. Se trata de plataformas generalistas, pero también existen sectoriales o especializadas, donde tu empresa podrá llegar directamente a su público objetivo.

Es el caso de El Tenedor, Just Eat o Deliveroo si tu negocio es un restaurante; Treatwell si tiene que ver con la belleza, Idealista en el mercado inmobiliario, Deliberry en supermercados, Naturitas para productos naturales, etc. Existen marketplaces en la mayoría de sectores, por lo que es recomendable echar un vistazo por si, además de los generales, te compensa formar parte de uno sectorial. También puedes probar un tiempo y ver qué te funciona mejor, si el marketplace genérico o el especializado.

5. Vender sin necesidad de web

Tener una web es, hoy en día, prácticamente imprescindible. Es la mejor carta de presentación de tu empresa. Pero si por falta de tiempo o por cualquier otra razón no has desarrollado un site para tu negocio o una tienda online, un marketplace te permitirá vender sin tener que preocuparte de una web propia. En este sentido, simplificará tu día a día, pues ya no es solo que no tengas que crearla, sino que te ahorrarás el mantenimiento. De todos modos, tener una web es siempre recomendable, pues será lo primero que consulten los potenciales clientes.

Marketplaces ventas y desventajas infografía

Inconvenientes de los marketplaces

Como casi todo en el mundo de los negocios, no solo hay ventajas y los marketplaces exigirán una contrapartida a cambio de su alcance. A continuación, desarrollamos algunos inconvenientes para que también los tengas en cuenta:

1. Reducción del margen de beneficio

Si bien existen diferentes modelos de colaboración, generalmente un marketplace te cobrará una comisión por cada venta. Hay otras modalidades, como una cuota de ingreso en la plataforma, pago por volumen de ventas o una cantidad determinada por permanecer en la plataforma durante un intervalo de tiempo establecido. Esto repercute directamente en la reducción de tu margen de beneficio.

2. Sin control de tu imagen

En un marketplace es complicado diferenciarse de la competencia o de otras empresas, pues todas ‘anuncian’ sus productos o servicios en una misma plataforma. Por consiguiente, bajo una misma interfaz y en un mismo espacio. Así, es el marketplace quien tiene el control de tu imagen, y apenas puedes individualizarte a través de tu logo o la imagen de tu establecimiento o productos.

3. Continua comparación con precios de tu competencia

En tu web tú eres el único protagonista, por lo que solo tus productos se hacen la competencia entre ellos. Sin embargo, en un marketplace estarás junto a tus competidores. Por ende, el usuario podrá comparar continuamente los precios de un mismo o similar producto. En este sentido, deberás siempre estar atento a los precios de otras entidades y es posible que te veas en la obligación de tener que ajustar los tuyos para poder ser competitivo.

4. Dilación en los pagos

Cuando un cliente hace una compra en un marketplace, éste recibe casi de inmediato el pago. Por lo tanto, dispone de ese dinero para su cashflow. Sin embargo, lo más habitual es que no abone el importe al vendedor -a tu empresa- hasta semanas o meses después. En definitiva, a pesar de haber hecho la venta, no contarás con el dinero hasta un tiempo después.

5. Control de stocks más complejo

Vender al mismo tiempo en un marketplace y en tu web o tienda física supone tener que llevar un control extra de tu stock. Ten en cuenta que tendrás varios canales de venta abiertos al mismo tiempo, por lo que necesitarás información casi en tiempo real para no tener problemas de existencias y evitar tener que realizar devoluciones a alguno de tus clientes.

Como ves, los marketplaces tienen muchísimas ventajas para tu negocio, pero también inconvenientes. Por ello, vender o no desde ellos no es una decisión que puedas tomar de forma impulsiva, sino valorando pros, contras y cómo afectarán a tu empresa.

Suscríbete a nuestra Newsletter y recibe los artículos en tu email.